Sartana: Un grande del spaguetti western

Una injusticia.

Cuando se trata el tema del spaguetti western, los dos personajes que siempre se mencionan como emblemas de este género son Django y el Hombre sin Nombre.

Sin embargo, por alguna razón misteriosa, que supongo tendrá que ver con algún problema de memoria de quienes analizan el tema o tal vez por ignorancia absoluta, a Sartana siempre lo dejan de lado.

Uno de los máximos íconos del western europeo que en materia de popularidad, en la década del ´70 superó al anti héroe que interpretó Clint Eastwood.

De hecho, el Hombre sin Nombre solo apareció en tres filmes. Sartana en 15!

Claro que las cinco primeras fueron las películas oficiales y el resto secuelas clandestinas, pero se filmaban porque convocaban mucha gente a los cines.  Inclusive algunas de las secuelas más divertidas con este pistolero fueron las continuaciones no oficiales.

Sartana es por lejos uno de los pistoleros más cool y misteriosos que surgieron en el western que fue interpretado en cuatro filmes por Gianni Garko, alias Johnny Garko.

Este personaje es lo más y sus características personales son las que generaron que el público quedara fascinado cuando surgió en la pantalla grande.

La primera película fue Si te encuentras con Sartana ruega por tu muerte de 1968, dirigida por Gianfranco Parolini, que luego haría la trilogía de Savata con Lee Van Cleef.

Garko ya había interpretado en 1966 a un personaje llamado Sartana en Baño de sangre al salir el sol, donde hacía de villano y se enfrentaba a Anthony Steffen (Django, el bastardo).

El nombre de Sartana  le gustó tanto al director Parolini que decidió hacer un film completamente distinto con un pistolero llamado de esa manera.

Sartana se convirtió en una sensación cuando debutó con esta primera película porque era un anti héroe diferente a lo que se veía por aquellos días.

El director Parolini concibió a este personaje como una combinación entre el Hombre sin Nombre y James Bond.

La principal característica de este cowboy es que no se mueve por el dinero. No es un cazarecompensas ni lo motiva la venganza.

Sartana sólo mata a aquellos que él cree merecen morir.

Es una especie de ángel vengador con cualidades de ninja, ya que suele aparecer de la nada y se mueve con una velocidad atípica entre los pistoleros y tiene un arsenal super cool y tecnológico como los que usa 007, que vaya uno a saber de dónde los sacó.

Inclusive cuenta con cartas letales con las que juega al poker y que le arroja a unos tipos a modo de shuriken, las estrellas ninjas, en una maravillosa escena de Buen funeral amigos, paga Sartana (1970).

Su historia personal es un misterio y en ninguna de las películas se hizo referencia a su pasado. Tampoco se sabe de dónde surgió, algo que le adjudicó ciertas cualidades místicas, donde en algunos filmes se lo retrata como una especie de ángel justiciero.

Sartana viste siempre de negro y de manera elegante. Las balas nunca lo alcanzan y sus grandes enemigos por lo general son ricos y personas de la alta sociedad.

Estamos ante un pistolero digno de un cómic. Por eso no fue casualidad que la historieta de Mandrake, de Lee Falk, fuera una de las grandes inspiraciones de este personaje.

La vestimenta siempre de negro es algo que el director tomó del famoso mago.

Para los puristas del western estas películas causaban indignación porque las cosas que hacía Sartana eran cualquiera. Sobre todo por los revólveres locos que tenía que no existían en la vida real.

Sin embargo fueron esas características las que generaron que se convirtiera en un ícono y se realizaran 15 películas.

En esta primera entrega oficial, que cuenta con una participación especial de Klaus Kinski, el personaje remite mucho al pistolero que interpretó Lee Van Cleef en Por unos dólares más.

En este caso el pistolero investiga las misteriosas muertes que se produjeron en una diligencia que trasladaba dinero.

Reitero, para mucha gente estos filmes son un insulto al western porque tiene escenas de acción totalmente locas, que por momentos parecen salidas de un film chino de artes marciales debido a las acrobacias que hace el protagonista.

La realidad es que la gente le importó un carajo lo que decían los críticos y desde el momento en que este pistolero llegó a los cines el éxito fue instántaneo.

Las películas de Sartana no te las podés tomar en serio y eso es lo divertido.

Los filmes se centraban exclusivamente en la acción y eran muy entretenidos. El tema es que con el transcurso de las secuelas se fueron al demonio con los elementos bizarros que incluían.

Lo ideal es comenzar por la saga original que luego del primer film continuó con Yo soy vuestro verdugo (1969), Buen funeral amigos, paga Sartana (1970), Llega Sartana (1970), esta es mi preferida por ser la más fumada de todas, y  Vende la pistola y comprate la tumba (1972).

En esta última, George Hilton, que en realidad era uruguayo y se llamaba Jorge Hill Acosta y Lara,  interpreta a Sartana y también se la conoce con el título de Fistful of Lead.

Uno de los más grandes pistoleros que brindó muchas horas de entretenimiento y recomiendo seguir.

Este es el avance de la película original.