Una de las grandes paradojas de la vida.

Sir , el padre del detective  Sherlock Holmes, máximo ícono del racionamiento deductivo, en la vida real era un profundo creyente del espiritismo y las hadas.

En su libro de 1922 ,”The Coming of the Fairies”, (un excelente estudio sobre los espíritus de la naturaleza) el autor expuso su convencimiento de la existencia de las hadas, algo que casi puso en jaque su carrera, ya que la crítica literaria y sus editores creían que el hombre se había vuelto loco.

En 1926 levantó la apuesta con la publicación de un trabajo sobre la historia del espiritismo, los fenómenos psíquicos y la comunicación con los muertos, que se convirtió en un tema adictivo para Doyle, quien era un profundo seguidor de estas cosas.

Sobre todo a partir de la muerte de su hijo y otros familiares, luego de la Primera Guerra Mundial.

En consecuencia, “El País de las Brumas”, también de 1926, representó uno de sus trabajos de ficción más personales, ya que retrató a través de un gran relato de suspenso gótico sus más profundas creencias sobre estos temas.

Conan Doyle volvió a trabajar en este caso con el protagonista de “El Mundo Perdido“, el profesor Challenger, pese a que el libro en realidad tiene como figuras principales a su hija Enid y su colega periodista, Edward Malone.

La novela gira en torno a la investigación que realiza esta pareja para un diario, destinada a revelar la veracidad o fraude de distintas sesiones de espiritismo.

Los fantasmas y los fenómenos paranormales son las grandes estrellas de esta novela, que con una prosa muy amena brinda una lectura fascinante.

Cabe destacar que muchos de los misterios que se plantean en la trama están basados en hechos reales que Doyle llegó a conocer o que en otros casos le contaron.

Si te interesan las personas médiums que pueden ver a los muertos, los fantasmas y las casas embrujadas es un hecho  que con El País de las Brumas no te vas a aburrir.

Es una de las mejores novelas que se escribieron sobre estos temas y sin embargo no es tan famosa dentro de la obra de Doyle.  En parte porque quedó opacada por las aventuras de Holmes que son más populares.

Lo cierto es que este libro para Sir Arthur fue un original vehículo para expresarse sobre los temas que más le apasionaban, donde además pudo transmitir su opinión al respecto, sin que los detractores del tema se le venieran encima. Al ser una novela de ficción la temática era mejor digerida por sus lectores.

Aprovecho para volver a recomendar ese gran libro que es “Estudios del natural: Los casos que Sherlock Holmes no pudo resolver”, que presenta los artículos periodísticos que Conan Doyle escribió sobre crímenes reales y fenómenos paranormales verídicos, para la revista Strand.

El capítulo que se refiere al mundo del espíritismo es un gran complemento de esta novela.

Una propuesta distinta entre los trabajos de este gran maestro de la literatura que vale la pena descubrir.

Tags: ,

Etiquetas: ,

2 comentarios on El País de las Brumas: Un libro de Conan Doyle

  1. Luis dice:

    Tomo apunte de el libro para proximas lecturas.
    Me surgio un pensamiento leyendo lo de la paradoja (“Sir Arthur Conan Doyle, el padre del detective Sherlock Holmes, máximo ícono del racionamiento deductivo, en la vida real era un profundo creyente del espiritismo y las hadas.”).
    Puede ser que el tipo,Conana Doyle,se saturo de razonamientos y logicas escribiendo las historias de Sherlock, entonces en su tiempo libre buscaba entretenerse con cosas fantasiosas y casi irracionales.
    Solo comparto una idea, Saludos!!.

  2. Hugo Zapata dice:

    El tema es que Conan no veía estas cosas como un entetenimiento, sino que estaba convencido de la existencia en otros planos dimensionales de los espíritus de la naturaleza o de los fantasmas como almas atormentadas que no habían podido encontrar la paz al abandonar el cuerpo físico.
    Es un tema que da para largo, pero es interesante. En lo personal no creo que estuviera loco.
    Saludos!!

%d personas les gusta esto: