Daisy: Una película de Andrew Lau

Ojalá se hicieran más películas románticas de este estilo!

es uno de mis cineastas asiáticos favoritos junto con Johnnie To y Zhang Yimou.

Lo que me encanta de sus trabajos es que son obras de un artista sumamente versátil que trabaja todos los géneros.

Un día te hace una épica de artes marciales, luego sigue con una gran trilogía policial como Infernal Affairs y después te sorprende con un film romántico como Daisy.

Dentro de las cosas que hizo en los últimos años esta es una de sus más intersantes produccioness porque incursionó en un genero que no suele trabajar a menudo.

En Asia el 80 por ciento de las producciones taquilleras, al menos las más importantes a nivel comercial, pertenecen al género romántico.

Allá son fanáticos del melodrama y cada tanto surgen muy buenas películas con historias que sorprenden por el nivel de sus realizaciones e interpretaciones.

Daisy es un películón de aquellos que combinó de manera brillante el melodrama romántico con el género policial.

Es un film que en lo personal me encantó por la manera en que fusionó estos dos estilos con los cuales se puede hacer un desastre cuando no se trabajan adecuadamente.

La historia narra un triángulo amoroso que se da entre una joven pintora (Jun Ji-Hyum, la protagonista de My Sassy Girl), un detective de Interpol y un asesino a sueldo (Jung Woo Sung, de The Good, The Bad an The Weird).

Antes de seguir quiero destacar que existen dos versiones de este film.

El corte que se dio para cines, que tuvo críticas regulares, y el corte de Andrew Lau que es una maravilla y presenta importantes modificaciones.

Con Daisy ocurrió algo similar a lo que se dio con Daredevil, donde el corte del director es radicalmente distinto y superior al film que llegó a los cines.

Es decir, si quieren ver esta historia busquen la versión que diga, “corte del director” que es la que vale la pena.

La versión personal de Andrew Lau incorpora 25 minutos de escenas que no se vieron en el cine y narra el film de manera no lineal, algo que hace más interesante a la visión de este relato.

El problema que tenía la versión original es que trataba de abarcar demasiado en poco tiempo y en la edición hicieron un pastiche horrible, donde el desarrollo de los personajes quedaba truncado.

El corte del director se toma más tiempo para contar las historias de los tres protagonistas y esto hace que el conflicto sentimental que se forma entre ellos sea mucho más apasionante.

Todo la historia tiene lugar en Holanda.

Park Yi es un asesino a sueldo que queda totalmente flechado por la belleza de una joven artista. Si  que ella lo sepa él le envía ramos de margaritas (de ahí el título de la historia) al negocio en el que trabaja con su abuelo.

La chica queda intrigada por estos regalos y espera ansiosamente que el misterioso admirador aparezca alguna vez, así puede conocerlo.

Un día llega un joven de Corea que se presenta como empresario, pero en realidad es un detective de Interpol, y por uno error que no voy a mencionar para no contar todo, la joven cree que es su viejo admirador.

Así comienza un triángulo peligroso cuando entra en acción el asesino que ve por una confusión amenzada la posibilidad de llegar a la chica que ama.

Lo que me gustó del personaje del killer es que no cae en el cliché del clásico asesino a sueldo callado, solitario y frio que vemos una y otra ven en el cine hollywoondese.

Park-Yi es un tipo común y corriente que no tiene una apariencia intimidante, pero su ocupación es especial y en lo suyo es implacable.

El tipo, pese a las cosas que hace, tiene corazón y eso es lo que lo hace interesante, porque es humano y el personaje resulta más complejo y aterrador, en lugar de ser retratado como una máquina de matar.

Está muy bueno como las vida de los tres se cruzan y se termina armando un infierno cuando las verdaderas historias personales del policía y el criminal que trabaja para unos mafiosos sale a la luz.

Lau narra esta historia dramática con una labor espectacular en lo que se refiere a la dirección de fotografía, que además corrió por su cuenta, sumado a una muy buena banda de sonido.

Si bien Daisy es una historia de amor, el film también tiene muy buenos momentos de suspenso y fabulosas secuencias de tiroteos, que por momentos remiten a Full Time Killer, el film de Johnnie To.

Estas escenas pueden ser un poco desconcertantes por el tono general que tiene la película, pero justamente eso es lo que también hace especial a Daisy, que es un melodrama diferente.

A mí me encantó esta película y la recomiendo.

9 Comentarios

  1. La tendré que ver… tus “recomendaciones/reviews” van como piña.
    Nomás me queda una duda, no fué Andy Lau el que protagonizó Full Time Killer (junto con Takashi Sorimachi, el de GTO)?

  2. una pelicula para tener en cuenta? che hugo ya que estamos hablando de peliculas orientales conoces little big soldier es la ultima pelicula de jackie chan y recibio muy buenas criticas y queria saber si la habias visto

  3. Gracias Hugo a intentar conseguirla entonces. Me vi “Legend of the fist” (gracias a vos) también dirigida por Lau y es una super digna secuela de la de Jet Li. Otra pelicula que me sorprendio y no te escuche decir nada es “Warlords” con Andy Lau y Jet Li…me sorprendio gratamente..¿La vistes?.

Comentarios cerrados.