Black Death: Una de terror con Sean Bean

Publicidad

Otra buena película que se suma a la filmografía del director inglés Christopher Smith, responsable de Creep y Triangle, que todavía no vi.

Black Death es una propuesta muy interesante protagonizada por el amigo Sean Bean, que tiene la particularidad de brindar un cuento de horror que se desarrolla en la época medieval.

La verdad que no son muy frecuentes las historias de este tipo, ya que este escenario por lo general se usa para contar relatos dramáticos o de aventuras, pero el terror no suele ser muy trabajado.

De hecho, no recuerdo haber visto filmes similares en mucho tiempo.

La trama transcurre en el año 1348 en Inglaterra, donde una peste está aniquilando a la población.

Un monje llamado Osmund  recibe la misión de liderar a un grupo de caballeros mercenarios, liderados por Sean Bean, a una aldea que se mantuvo intacta de la enfermedad que se propagó en la población.

Los monjes tienen la información que en el lugar reside un nigromante, es decir, un mago que tiene la habilidad de resucitar a los muertos.

La misión del monje es averiguar si los rumores que le llegó a la Iglesia de los resucitamientos son verdaderos.

El film es posible que le recuerde a más de un uno al clásico El culto siniestro (The Wicker Man) con Christopher Lee (arruinada hace poco por la impresentable remake que protagonizó Nicolas Cage) por las temáticas que trata.

Acá también tenemos a un protagonista que es un devoto cristiano cuyas creencias se ponen a prueba en la misión que le toca emprender.

Hubo dos cosas que me encantaron de esta película.

En primer lugar está totalmente en sintonía con mi propia creencia que las religiones son un sistema de esclavitud mental que oprimen a la gente.

No creo que haya una sola verdad, ni que «el Señor» tenga la imagen del  hombre anciano con barba larga sentado en un trono que se parece al padre de Thor y nos castiga si nos portamos mal o nos seguimos los dogmas de conducta que impone la Iglesia Católica, una secta legal que desde hace más de 2000 años viene haciendo barbaridades en el mundo.

Creo que es mucho más simple. Todo es Dios (la fuente que lo creó todo) y no es un patrimonio de las iglesias.

La película explora muy bien las consecuencias que acarrea los fundamentalismos y los dogmas religiosos.

Acá tenemos a una aldea donde sus habitantes no seguían al catolicismo y desde el momento en que el monje pone un pie con su misión en el lugar todo se va al demonio, ya que los aldeanos son vistos como paganos pecadores que deben ser redimidos por Dios.

A partir de ese momento se empieza a gestar una odisea donde cada personaje que se nos presenta saca a la luz sus miserias y las cosas se ponen bravas. No voy a contar toda la trama.

De algún modo Black Death es un gran retrato de lo poco que cambió el mundo desde la era medieval en cuestiones religiosas, algo que es bastante deprimente.

El núcleo del conflicto que existe en Medio Oriente, que todos los días se cobra víctimas aunque no salga en los diarios, tiene una base religiosa.

Es un tema muy difícil porque quienes profesan la» verdad Santa» y lideran esta organización no dejan de propagar mensajes dogmáticos y limitantes que no hacen otra cosa que dividir a la gente.

Lo vimos hace poco con el debate del casamiento gay.

Es loco ver esta historia que transcurre en la Edad Media y lidia con temáticas religiosas que en este momento siguen vigentes.

Por otra parte, Black Death ofrece un gran trabajo actoral de Sean Bean, quien se roba con su interpretación más de una escena.

El director Smith presenta una ambientación oscura y opresiva que genera que las cosas terribles que ocurren en el relato sean más agobiantes.

El cinesta además abordó el conflicto con mucho realismo. Acá no hay elementos fantásticos y hay una explicación detrás de las resucitaciones.

No es una película de terror convencional del estilo de Creep o Martes 13.

Más allá de algunas secuencias sangrientas el horror y combates violentos para mi la propuesta creo que pasa por otro lado. Lo que es realmente aterrador es que todavía haya gente que en pleno siglo 21 piense como los monjes de la Inquisición de este film.

Por lo menos ahora no queman a nadie, al menos que yo sepa, pero la base del pensamiento limitante sigue vigente.

Christopher Smith vuelve a demostrar su dominio del  suspenso y el horror con esta propuesta que es muy distinta a sus trabajos anteriores pero plantea cuestiones interesantes.

Un película de terror que no es más de lo mismo.

Eso ya de por si merece su recomendación.

La verdad que veo muy difícil que esta película inglesa estrenada este año en Europa llegue a los cines argentinos, por lo que traten de buscarla por otra vía si le interesa el tema.

Publicidad

6 comentarios

  1. Este peli la vi anoche porque pensé lo mismo que vos, que no va a llegar a Argentina…
    Me gustó mucho, está bien hecha, bien contada, y trata muy bien el tema de la religión… una peli recomendable.

    Con respecto al tema religioso y la actualidad, da para largo, pero es como decís vos, hay gente que todavía piensa como en aquella época, y se piensan que siguiendo un montón de reglas se van a salvar, y cuando tienen que ayudar a alguien son los 1ros de hacer un paso al costado… Para mí lo importante es tener la consciencia tranquila, estando bien con uno mismo, sin importar en lo que uno crea.

    Un abrazo!

  2. Ya me estoy buscando esta peli. Hace poco estuve viendo el corte del director de «Kingdom of Heaven» y me hiciste acordar a frases de esa película algo de lo que comentaste sobre el tema religioso, que desgraciadamente la fe pasa por otro lado y que muchas cosas no han cambiado desde el medioevo para acá. Es una pena.

  3. tratá de ver Triangle Hugo, un peliculon, es un rompedero de cabeza, aparte técnicamente es impecable, y la hizo con dos mangos este tipo.

  4. Voy a verla este finde de una! estoy desactualizada, ni sabia que existia esta peli!
    Y coincido con sebastian, mira Triangle y comentala!!!

Los comentarios están cerrados.