Reseña de Spirit: El indomable

Publicidad

Calificación: B-

Junto con El príncipe de Egipto, Spirit, el corcel indomable sobresalió entre las obras maestras del estudio realizadas en la tradicional a comienzos del siglo 21.

Una gran película inspirada por el clásico Azabache, de Anna Sewell, que contó con una gran banda de sonido de y presentaba una interesante reflexión sobre los efectos de la colonización de las comunidades indígenas en los Estados Unidos.

A partir del 2017 el estudio volvió a revivir esta propuesta en una franquicia exitosa desarrollada para que tuvo una muy buena recepción del público infantil.

Spirit: Riding Free fue una desarrollada a través de la CGI que se concentraba en la relación de uno de los hijos de Spirit con una niña latina, en un pueblo ubicado en la frontera de los Estados Unidos con México.

Al programa le fue muy bien en la plataforma de streaming y llegó a tener ocho temporadas, además de varios especiales.

Esta película que llega a los cines y representa el proyecto más perezoso en la historia de , no es otra cosa que una extendida del piloto de la de televisión.

En lugar de aprovechar el presupuesto para expandir la franquicia con una historia original se limitaron a refritar lo mismo que hicieron en Netflix y en la comparación no sale bien parada.

Al tener que estirar un episodio de 22 minutos en un largometraje de una hora y media el relato se limitar a copiar la introducción de los personajes con numerosas situaciones redundantes que no conducen a nada.

Este es el típico film donde a los chicos menores de seis años a los diez minutos de haberse iniciado el film los tenés corriendo por los pasillos del cine, ya que se comen un embole con este trabajo desapasionado del estudio.

El segmento del público entre los seis y diez años probablemente la disfrute más si es que no vieron de antemano la serie,  ya que el argumento es un burdo refrito del primer capítulo con mínimas modificaciones.

En materia de realización los realizadores hicieron lo que pudieron el presupuesto limitado de 30 millones de dólares que es apenas un cuarto de los que suelen invertir esta compañía  habitualmente.

Un jefe en pañales por ejemplo tuvo un costo de 125 millones de dólares y por supuesto esta diferencia se nota en la calidad artística del film.

Reitero, probablemente haya niños que pasen un momento entretenido con esto pero eso no quita el hecho que Spirit: El indomable es lo más flojo que brindó dentro de la franquicia del caballo y la filmografía del estudio.

Notas relacionadas

Publicidad

4 comentarios

  1. Hugo, viste la 2 de ¨Jefe en Pañales¨?
    Esta muy buena la verdad. Los personajes nuevos suman mucho a la historia, algunos más protagónicos y otros más secundarios pero en general son todas grandes adiciones.
    Sigue siendo ese tipo de peli que es entretenida tanto para grandes como para chicos.

  2. La verdad no esperaba nada bueno de esta peli, asi que la dejare pasar y me quedo con el recuerdo de su filme original (que es excelente).

  3. La primer película de Spirit es un alto dramón… No sé si me da el coraje de arriesgarme de nuevo con algo de la franquicia…
    Lo mal que se puso mí vieja con esa película… Qué necesidad… Hacía que Faivel un Cuento Americano fuera una película livianita…
    Los caballos sufren mucho en el cine…

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.