Rhinestone: La comedia olvidada de Stallone

Publicidad

A comienzos de los años ´80 atravesaba un gran momento de su carrera con la popularidad de y la primera entrega de y eso lo alentó a explorar otras vetas artísticas.

En 1983 incursionó en el género musical al dirigir la continuación de Fiebre de sábado por la noche, con John Travolta.

Aunque la crítica no fue muy cariñosa con el film, el público respondió en los cines y Staying Alive sorprendió con una recaudación de más de 120 millones de dólares.

Durante ese período el director Robert Zemeckis lo convocó para protagonizar Tras la esmeralda perdida, con Kathleen Turner y Danny DeVito. 

Un proyecto que Sly rechazó ya que buscaba salir de su zona de confort artística y explorar otros géneros.

En ese contexto se produjo su infame debut en la comedia con una película mala que en 1984 resultó aniquilada por la prensa y superada comercialmente por la obra de Zemeckis.

Sin embargo con el paso del tiempo la relación del film con la gente cambió drásticamente y si exploran los comentarios que expresan los lectores en sitios como IMDB van a notar que la gran mayoría son positivos.

El tema con Rinesthone, que en conocimos como El taxista caradura, es que ofrece esa clase de producciones fallidas que la mirás en la actualidad y te saca más carcajadas que muchos bodrios del mismo género que se estrenan en la actualidad.

Una especie de placer culposo desopilante con un Stallone completamente descontrolado que conforma una inesperada y divertida dupla con Dolly Parton.

Por aquellos días la cantante también pasaba por un gran momento de su carrera y en esta producción fue la única artista que salió bien parada del proyecto.

Aunque las reseñas de 1984 fueron brutales contra Stallone a Dolly no la tocaron y hasta la dejaron afuera de los premios Raspberry Awards, que suele resaltar lo peor del Hollywoodense.

Rhinestone tuvo nueve nominaciones que cubrieron casi todas las categorías (menos Peor actriz) y ganó dos estatuillas en los rubros de Peor actor y Peor canción original, que era la que interpretaba como solista Sly.

Otra particularidad de esta película es que la dirección corrió por cuenta de , más conocido por haber sido el creador del emblemático clásico de , Black Chritsmas (1974).

A comienzos de los ´80 decidió incursionar en la comedia donde le fue bien con Tribute (Jack Lemmon) y Porky´s y en este trabajó tal vez se confió demasiado en su dominio del género.

Dolly Parton interpreta a una cantante de música country quien se encuentra estancada en un club nocturno de Nueva York, debido al contrato que tiene con un empresario musical.

Una noche surge una apuesta entre ellos.

Si ella consigue convertir a un tipo común y corriente en un íntérprete de música country, el productor rompre el contrato y la libera de todo compromiso con el club.

Si falla el contato se extiende por otros diez años.

La persona escogida para la apuesta resulta ser Nick Martinelli (Stallone), un italiano bruto que se desempeña como el peor taxista de la ciudad.

Una especie de primo de Rocky Balboa, pero con menos neuronas, que tiene la aspiración de ser estrella de rock y ofrece momentos sublimes como el de la siguiente escena.

Para convertir a Martinelli en un cantante country Dolly lo lleva a su ciudad natal en Tennesseee con el fin de entrenarlo antes de la prueba en Nueva York.

Gran parte de la comedia pasa por el choque cultural que se produce entre este tipo de la ciudad que canta horrendo y los campesinos que lo tratan como si fuera un sujeto con problemas mentales.

La dupla entre Sly y Parton funciona muy bien en lo referido a las situaciones cómicas pero resulta menos convincente cuando la trama se concentra en el terreno del romance.

No tanto por la química entre los artistas, sino que cuesta imaginar a estos dos personajes juntos.

Hace unos años Stallone se refirió en una a este film y reveló algunas cosas interesantes.

Si bien no lo odia como Para o mi mamá dispara el actor expresó que cometió el error de no haberse impuesto más ante el estudio y los productores.

Originalmente la película iba a ser una comedia romántica dirigida por Mike Nichols (Silkwood) y la banda Whitesnake por pedido de Stallone iba a trabajar en la banda de sonido junto a Dolly.

Sin embargo, cuando el proyecto quedó a cargo de Bob Clark, el nuevo director encaminó la historia por el terreno del ridículo y en lugar de adaptar la comedia a las capacidades de Sly, quien no era humorista, lo obligaron a ser Jim Belushi.

En consecuencia, el tipo que venía de encarnar a Rambo acá aparecía como un idiota con escenas ridículas y en ese momento el público no lo aceptó.

Sobre todo cuando te podías encontrar con momentos como este, que hoy por supuesto son divertidos de ver.

Como se puede ver en esa esa escena, el reparto también incluyó a Richard Farmasworth, quien encarnaba al padre de Parton y años después sobresalió en Una historia sencilla de David Lynch.

Una curiosidad divertida es el siguiente afiche con el que se vendió Rhinestone en algunos países como Turquía.

Stallone aparece con sus músculos en modo macho alfa conteniendo a Dolly en una especie de drama pasional que no podría estar más lejos del producto final.

Una particularidad de esta película que también incomodó al protagonista es que el director invirtió los roles habituales de género.

En Rinesthone Dolly no necesita que la defiendan y ella se encarga de poner en su lugar, siempre a las piñas, a los tipos que no la respetan.

Hay una escena donde inclusive Martinelli se queja que ella intervenga en las peleas porque ve afectada su masculinidad.

En ese sentido el personaje de la cantante country estuvo bastante adelantado a su tiempo y como Parton no hacía el ridículo y sacaba adelante la trama con mucha dignidad los palos de la reseña no fueron hacia ella.

Hace poco volví a ver esta producción otra vez y la verdad que es muy entretenida porque ofrece un Stallone inédito que no se volvió a repetir.

En los ´90 esta película solía ser un clásico de Cinecanal pero ya no la emiten tanto los canales de cine.

Creo que en lo referido a la comedia Stallone brindó su mejor labor en la subestimada (1991) con una intepretación menos exagerada.

Como mencioné al comienzo de la nota,  la única que salió bien parada de este proyecto fue Dolly Parton, ya que si bien el film fue un fracaso comercial, ella tuvo dos hits musicales con la banda de sonido que lideraron las listas de las canciones más escuchadas de 1984 en Estados Unidos.

Este era el avance original.

 

No tag for this post.

Publicidad

6 comentarios

  1. No la tenía vista esta comedia. Pero más allá de esta película fallida creo que Stallone es uno de los artista del cine mas subestimados. Hay películas como F.I.S.T o Copland donde también se luce como actor. Hay que recordar lo buen director y guionista que es.

    Y como decís,»Oscar» para mí es una de las mejores comedias de la historia (por lo menos para mi); donde también actua excelentes y legendarios actores. Además, esta el plus que esta Ornella Mutti. Una de las mujeres más hermosas de la historia. Recuerdo haberme reído tanto con «Oscar» que tuve un ataque de asma.

  2. Qué hallazgo este film Hugo!
    No estaba enterada de su existencia y la verdad que todo lo bizarro que tiene lo hace irresistible para la actualidad, especialmente teniendo en cuenta la trascendencia de la trayectoria de ambos protagonistas. Una joyita!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.