The Bunnyman Massacre (2011)

Hacía un montón que ni hacía notas sobre propuestas de terror y en la semana de Halloween no paro.

Hoy quiero referirme a uno de los filmes más dementes que vi en el último tiempo que estuvo inspirado en hechos reales, por más extraño que suene.

Antes de centrarme en la película debo contarles la historia verdadera que tuvo lugar en el pueblo de Fairfax County, Estados Unidos.

En octubre de 1970 los habitantes de esa localidad del estado de Virginia se vieron amenazados por un loco vestido de conejo que intentaba atacar a la gente con un hacha.

Bob Bennet un cadete de la Fuerza Aérea decidió visitar con su novia a un familiar luego de ver un partido de fútbol. El joven estacionó su auto en un descampado cerca de la calle Guinea Road. Mientra la pareja se preparaba para salir del vehículo un hombre vestido con un traje de conejo apareció de la nada y golpeó con su hacha la ventana del asiento del acompañante.

El conejo les gritó que se retiraran de su propiedad privada y el cadete Bennet encendió el auto y huyó con su novia del lugar para hacer la denuncia en la policía.

Los oficiales que investigaron el lugar no encontraron rastros del hombre conejo.

Diez días después volvió a ser visto en la misma zona. Esta vez un guardia de seguridad encontró al hombre conejo cerca de una casa que estaba en construcción. Cuando el guardia le pidió que se retirara del lugar, el loco del hacha empezó a destruir la entrada de la casa.

bunnyman-massacre-02

El hombre conejo volvió a aparecer la noche de Halloween y dos ocasiones más en noviembre de 1970, donde amenazó con su arma a las personas que encontraba.

Los hechos fueron investigados por la policía y los diarios y nadie pudo obtener una pista sólida del misterioso hombre conejo.

Quién se escondía detrás del traje y cúal era su motivación para actuar de esa manera son enigmas que nunca conoceremos.

El hombre conejo un día dejó de ser visto en la zona de la calle Guinea Road y nunca más se supo de él.

Sin embargo, con el paso del tiempo se convirtió en una popular leyenda urbana de la ciudad de Fairfax.

Según el mito que surgió entre los habitantes de ese lugar, el hombre conejo era un convicto que cumplía su condena en un  hospital psiquiátrico, luego de haber  matado a toda su familia durante un domingo de Pascua.

Mientras lo transportaban a otra localidad el vehiculo de la policia chocó con otro auto y el psicópata escapó. Poco después de su huida los vecinos de Fairfax empezaron a encontrar los restos de conejos muertos colgados de los árboles.

La policía identificó al fugitivo con el nombre de Douglas J.Grifon, quien murió atropellado por un tren mientras escapaba de la policía.

Desde entonces, los días previos a Halloween suelen aparecer esqueletos de conejos en el puente donde el psicópata fue arrollado por el tren.

De acuerdo a la leyenda urbana el fantasma del hombre conejo todavía suele merodear por el lugar y hay personas que afirman haberlo visto por las noches merodeando el lugar.

Por esa razón, durante las celebraciones de Halloween, cientos de turistas aficionados a estos relatos todos los años visitan la ciudad de Fairfax para ver el lugar donde murió el hombre conejo.

Hoy en You Tube hay numerosos videos con gente que filma su experiencia en el puente donde supuestamente anda suelto el fantasma del hombre conejo.

Este delirio que no tiene mucho sentido fue la fuente de inspiración de la película de terror inglesa The Bunnyman Massacre.

Una producción independiente de Carl Lindbergh que evocó el cine de explotación de los años ´70 y los slashers de los años ´80.

La trama es muy sencilla y se centra en una pareja de adolescentes que es perseguida por un loco disfrazado de conejo, quien comete crímenes de canibalismo junto al típico campesino sureño o Hillbilly del cine de terror.

El film de Lindbergh tiene un comienzo bastante jugado donde el conejo masacra a los niños de un micro escolar.

No es para nada común ver el asesinato de chicos en un propuesta de este tipo y la escena la verdad que es algo perturbadora.

Después la historia entra en el terreno de lo absurdo y es imposible no reír frente a las escenas ridículas que ofrece la trama.

Lindbergh claramente evocó el trabajo de Tobe Hooper en La masacre de Texas y las historias ochentosas de asesinos. De hecho, el director incluyó una escena que recrea uno de los asesinatos más famosos de Jason Voorhees.

Las actuaciones son olvidables y las historia es malísima. No obstante, esta producción tiene sus méritos en los aspectos técnicos.

Muy especialmente en la fotografía que es fabulosa y la música que genera muy buenas ambientaciones de suspenso.

La escena del conejo caminando en el atardecer con la motosierra, al mejor estilo Leatherface, es visualmente fabulosa.

El trabajo del director Lindbergh funcionó muy bien en video y en el 2014 se estrenó la continuación que no llegué a ver todavía.

The Bunnyman Massacre se consigue con facilidad y si buscan una propuesta de terror bizarra puede ser una opción para tener en cuenta.

El avance.

.

 

 

 

4 Comentarios

  1. Despues la voy a voy a buscar que ya me entro la intriga! Ayer por vi “basket case”, muy buena y bastante bizarra.
    Saludos!

  2. Con esa historia me dieron ganas de leer otra de tus Crónicas Policiales…deberías de hacer otra, me gustaban mucho!! (y no debo ser el único) Qué tal sobre John Wayne Gacy a.k.a el Payaso Asesino??

    Saludos!!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*