Last Stand at Saber River: Un western de Elmore Leonard

No debe existir en la literatura un género más subestimado y vapuleado que el western.

Rara vez se difunden en los medios y para los intelectuales suele ser considerado una clase de literatura barata sin ningún tipo de valor.

La realidad es que si tuviéramos que regirnos por los gustos de muchos de esos tilingos el arte habría perdido historias fascinantes que con el tiempo se convirtieron en íconos populares.

La literatura western brindó un enorme aporte al cine y muchas de las películas clásicas que conocemos tuvieron su origen en la literatura.

Podemos citar el caso de El renegado Josey Wales (Forrest Carter), Paloma solitaria (Larry McMurtry), Danza con lobos (Michael Blake), El tren de las 3:10 a Yuma () y Un hombre llamado caballo (Elliot Silverstein) entre algunos ejemplos.

Obviamente como ocurre con todos los géneros literarios, también se edita un montón de basura y abundan las novelas pulp trilladas que no tienen grandes contenidos.

Sin embargo si te ponés a buscar los trabajos de los grandes autores, como Louis L´Amour, cuyas novelas fueron adaptadas reiteradas veces en el cine, también te podés encontrar con grandes relatos.

Uno de los grandes maestros del western literario que nunca decepciona es Elmore Leonard.

Antes de concentrar su carrera en los relatos policiales, el autor comenzó a escribir historias del viejo Oeste que sobresalieron por el contenido de los argumentos.

Algo que hace tan especial a los western de Leonard es su maestría para generar situaciones de alta tensión que genera que te devores sus libros en poco tiempo.

Además era un excelente narrador de secuencias de acción, algo que no es tan sencillo de escribir como parece.

En esta oportunidad quiero que recomendarles una excelente novela que disfruté hace poco, Last Stand at Saber River.

fotos32

Paul Cable es un soldado confederado que regresa con su familia a rancho de Arizona luego de haber participado en la Guerra Civil de los Estados Unidos.

Mientras trata de reconectarse nuevamente con su esposa y tres hijo y los recuerdos perturbadores que vivió en las batallas, el protagonista se encuentra con un nuevo problema que complica su vida.

Su rancho fue ocupado por un grupo de soldados de la Unión que participaron en la guerra y no tienen pensado devolverle sus tierras ni los animales que se encuentran en el lugar.

Desde que Paul llega a Arizona tiene claro que su destino es formar parte de una nueva guerra mucho más personal donde se juega el futuro de su familia.

Sin embargo, el conflicto entre los Cable y los Kidston no es tan sencillo como parece y Paul enseguida descubre que los ex soldados de la Unión tal vez no son su verdadero enemigo, sino otro hombre que intenta manipular ambos bandos.

Desde las primeras páginas Leonard hace un trabajo excelente con la construcción del suspenso que va aumentando a medida que se desarrolla la historia.

Una característica tan interesante de su labor en este género es que el autor trabajaba las historias de cowboys a través del thriller. Sus historias suelen tener tantos giros inesperados que hasta el último episodio no podés predecir con exactitud quién llegará con vida al final.

Obviamente no faltan esos diálogos maravillosos que Quentin Tarantino sigue empeñado en imitar sin mucho éxito, por más que sus fanáticos crean que es un genio.

El desenlace de la novela es fascinante por la manera en que Leonard describe en detalle el tiroteo que se desata entre los protagonistas.

La única objeción que tengo para esta historia es que el final me pareció demasiado abrupto.

Me hubiera gustado que el autor se expandiera un poco más a modo de epílogo sobre el destino del resto de los personajes secundarios.

Al leer Last Stand at Saber River queda la sensación que Leonard en un momento se quedó sin hojas en la máquina de escribir y terminó el libro de esa manera.

Al margen de este detalle la novela es un gran western que no decepcionará a ningún amante del género.

Esta historia fue publicada originalmente en 1959 y en 1997 se adaptó en el cine con una muy buena película protagonizada por Tom Selleck en el rol de Paul Crabe.

Mejor elección imposible.

El film sigue muy de cerca el conflicto de Leonard y además de Selleck se destacan Keith y David Carradine como los hermanos Kidston.

Haley Joel Osment, antes de aparecer en Sexto Sentido interpretó al hijo del protagonista.

La película es buenísima y pero antes de verla recomiendo leer descubrir primero esta historia en su versión literaria.

Este es el avance de Last Stand at Saber River. Por alguna razón inexplicable el narrador del avance le cambió el nombre al protagonista y en lugar de Paul lo llama Ethan.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*