Arturo de Bretaña (1972)

Retrospectiva Camelot: Episodio 13

Con la llegada de la década de 1970 el retrato del Rey Arturo en el cine y la televisión tuvo cambios significativos.

Hasta ese momento todas y cada unas de las producciones que se hicieron con el personaje tuvieron un mismo punto en común.

Como pudimos ver en los episodios previos, el gran héroe de las películas siempre era otro personaje. Por lo general ese rol quedaba a cargo del misterioso Caballero Negro o Lancelot.

Arturo por razones inexplicables era retratado como un hombre anciano dedicado a los asuntos de la corte o un cornudo que no tenían mucha personalidad.

En el peor de los casos al Rey de Camelot lo hicieron tan noble y bueno que terminó siendo el personaje más aburrido de esta leyenda.

Finalmente en 1972 los ingleses fueron los pioneros en cambiar esta situación con una de las grandes joyas relacionadas con esta temática que en la actualidad es considerada una obra de culto.

Los productores del canal HTV que décadas atrás había realizado con éxito las series de Robin Hood (1955), Las aventuras de Sir Lancelot (1956), previamente reseñada en este informe y Ivanhoe (1958) fueron los responsable de deconstruir el mito artúrico en la televisión para brindar un visión diferente que no tenía precedentes en los medios audiovisuales.

Arturo de Britaña eliminó el perfil del héroe medieval clásico impuesto por Hollywood y la películas inglesas previas para retratar al personaje desde sus raíces celtas.

Si bien en el imaginario popular las aventuras de Arturo suelen estar asociadas con los tiempos medievales, las raíces del mito se encuentran en las leyendas del pueblo celta.

De hecho, en la región de Gales la resistencia contra los normandos se centró en el mito artúrico que un día un rey poderoso que en el pasado había rechazado a los sajones volvería para enfrentar al nuevo enemigo.

La popularidad de la leyenda era tan grande que para ganarse el apoyo de los galeses, quienes se resistían a ser gobernados por un monarca extranjero, Enrique II explotó la figura de Arturo a su beneficio.

Su estrategia fue hacerle creer a los galeses que su casta descendía del mismísimo rey celta.

Para desmoralizar a la resistencia el escritor normando Robert Wace distorsionó en una traducción al francés la clásica obra de Geoffrey de Monmouth, Historia de los Reyes de Bretaña, donde asociaba la casta de Enrique II con Arturo.

king_arthur_the_young_warlord_cover

La serie del canal HTV centró la trama en este contexto histórico donde el protagonista es el líder de la tribus celtas que se enfrentan a la invasión anglosajona de Gran Bretaña.

En esta interpretación quedaron afuera todos los elemento de fantasía y personajes clásicos como Merlín, Guinevere y los caballeros de la Mesa Redonda.

Arturo es representado como un guerrero y estratega político que lucha por la libertad del pueblo celta.

En el momento de su estreno la serie tuvo un enorme impacto en el público porque nunca se había visto al personaje de esta manera.

Los productores además desarrollaron un retrato más realistas de la Edad Media que se contraponía con el romanticismo hollywoodense de esos tiempos.

Arturo y su hermano Kai tenían un aspecto más rockero (ambos parecían miembros de la banda de rock The Faces) y los guerreros eran caracterizados como hombres sucios y recios de aspecto intimidante.

La estética opuesta a los caballeros medievales del cine.

El rol principal quedó a cargo de Oliver Tobias, quien hizo un gran trabajo con la interpretación del personaje. Arturo en este caso es un guerrero astuto que entra en acción a menudo y logra vencer a los normandos a través de sus creativas estrategias.

Las secuencias de acción eran más violentas en esta historia y los personajes combatían con un estilo más realista que las peleas de espadas que se habían visto en el pasado.

Otro detalle importante fue la representación sombría de los tiempos medievales que le dieron a la serie una estética muy particular.

Dentro del reparto la figura más conocida fue Brian Blessed (el recordado Príncipe Vultan de Flash Gordon) quien interpretaba al enemigo de Arturo, el personaje histórico, Marco de Cornualles.

En la leyenda de Camelot el rey de Kernow aparecía como el tío del caballero Tristán, cuyo romance con la princesa Isolda brindó una de las historia de amor más populares de esta temática.

 Arturo de Bretaña tuvo dos temporadas emitidas originalmente entre 1973 y 1973 y el programa constó de 24 episodios.

Con el paso del tiempo esta serie se convirtió en una serie de culto que terminó siendo editada en dvd gracias a la demana de los fans.

Actualmente se puede conseguir con facilidad en internet e inclusive en You Tube hay varios episodios.

En el siguiente video pueden ver el piloto de la serie.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*