Camino a Rocketeer: El rey de los hombres cohete (1949)

Cuando mencionamos el nombre de la gran mayoría de las personas, con algo de memoria, enseguida asocian el personaje con la película de Disney de 1991.

Sin embargo se trata de un personaje que protagonizó una de las grandes obras maestras del cómics de los años ´80.

En 1982 la novela gráfica de Dave Stevens se convirtió en lo que continúa siendo hasta la fecha uno de los grandes fenómenos de la historieta independiente.

Rocketeer tuvo un enorme impacto en el momento de su publicación debido al modo especial en que el autor le rindió homenaje a la literatura Pulp y los viejos seriales de Hollywood de los años ´40 y ´50.

Como explicó el escritor Harlan Ellison, en el prólogo del cómic, lo genial de esta propuesta es que el lector que conoce las fuentes de inspiración de Stevens puede disfrutar con más profundidad la carta de amor retro que concibió el autor con este personaje.

En esta serie de notas que se titulan Camino a Rocketeer me voy a encargar de analizar todas esas obras y personajes que inspiraron esta historieta y su película de los ´90.

Obviamente el primer paso es concentrarnos en el más grande precedente de Cliff Seccord que fue el viejo y querido Hombre Cohete de los seriales de la productora Republic.

Un personaje muy popular que surgió en 1949 y luego continuó en una saga conformada por otros tres seriales que conoceremos más adelante.

No deja de ser gracioso que en la actualidad este formato cinematográfico volvió a ser aplicado en la televisión de la actualidad, donde la gran mayoría de las series suelen brindar 13 capítulos.

En la época de gloria de Republic no existía la televisión y el público tenía que regresar semanalmente al cine para poder seguir el desarrollo de estas propuestas.

sr13_rocketmen_header

Este serial es maravilloso por su inocencia y los elementos disparatados que presentó la trama.

El conflicto se inicia cuando los integrantes de una sociedad de científicos empiezan a ser asesinados por el misterioso Doctor Volcán, cuya identidad recién se rebela en el último capítulo.

El Doctor Volcán no tiene metas estrechas y concibe un plan para conquistar el mundo con un arma de destrucción masiva que podría eliminar a todas la poblaciones que no se sometan a su mando.

Afortunadamente para el futuro de la humanidad, el doctor Millar logra sobrevivir el atentado contra su vida y se esconde una cueva donde crear un cohete propulsor que permite volar a gran velocidad además de un revólver de rayos.

Dos elementos que Millar crea junto a su colega, Jeff King, el gran protagonista de este serial que luego se convierte en el Hombre Cohete.

Acá nos encontramos con el primer elemento absurdo de esta producción que es el título.

El serial se llama El rey de los Hombre Cohete pero en realidad hay uno sólo personaje que se describe de esa manera. Ni siquiera se menciona en la trama la existencia de otros valientes justicieros por lo que nuestro héroe no puede ser rey de nada.

Jeff King, interpretado por Tristram Coffin, fue un claro precedente de Tony Stark y el héroe enmascarado tiene notables similitudes con Iron Man. De hecho el casco es muy similar a la primera encarnación del personaje de Stan Lee en los cómics.

Este serial la verdad que es muy entretenido y más allá de brindar la esencia de lo que sería luego Rocketeer, es una producción que se destacó por el nivel que tuvieron las secuencias de acción.

La película de 13 episodios fue dirigida por el Rolan Emmerich de los años ´40, Fred C.Bannon, un experto en destruir ciudades en la pantalla grande.

king

La escenas de vuelo del Hombre Cohete estuvieron muy bien realizadas para la época y se destacaron junto con el trabajo de los dobles de riesgo.

Algo muy interesante para destacar es que hasta el estreno de esta producción los personajes que volaban no eran muy creíbles. Por ejemplo, en el primer serial de Superman las escenas de vuelo se hacía directamente con dibujos animados.

En el caso del Hombre Cohete uno como espectador tiene la sensación que el héroe está volando en serio y en 1949 esto fue muy innovador en materia de efectos especiales.

Por otra parte, en el último episodio sobresale especialmente la destrucción masiva de Nueva York que es impactante de ver y hoy nos trae a la mente los filmes de Roland Emmerich.

El terremoto que genera el Doctor Volcán en este caso se realizó con un impecable uso de miniaturas.

Algo muy gracioso de este personaje es que a diferencia de Rocketeer, Jeff King tarda una eternidad en ponerse el traje cuando tiene que perseguir villanos.

Con el transcurso de los capítulos esto se fue acelerando con la edición, ya que era ridícula toda la preparación que tenía el protagonista para volar.

Un elemento clásico de Rocketeer que Dave Stevens también tomo de este serial es el revólver Luger de Jeff King que Cliff Seccord usa en el cómic.

Una arma alemana que en los tiempos de post guerra volvió a ser incorporada en las producciones de Hollywood.

El rey de los hombres cohete no fue un éxito en el momento de su estreno y representó un fiasco comercial para la productora Republic.

Sin embargo, cuando se re-estrenó en los cines (en 1951) en una versión editada con el título Lost Planet Airmen, la historia funcionó mejor a nivel comercial esto inspiró el regreso del personaje al año siguiente.

Hoy el serial se consigue con facilidad en internet y si lo buscan con subtítulos en Argentina fue editado en dvd por la compañía Época cuyo catálogo se especializa en cine clásico.

Este es el avance original del serial.

 

1 Comment on Camino a Rocketeer: El rey de los hombres cohete (1949)

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: