Cuatro cortos esenciales de Betty Boop

Betty Boop es uno de los personajes más transgresores que existieron en la historia de la animación y su rol de símbolo sexual generó que sus historias a  menudo resultaran censuradas.

Al menos en la era dorada de la filmografía de la chica flapper, que se desarrolla entre 1932 y 1934, donde los artistas del estudio de Max Fleischer brindaron las historias más picantes.

Betty Boop originalmente nació como una caricatura de la actriz y cantante Helen Kane, quien fue muy popular en Hollywood en los años ´20 y ´30.

En las primeros historias el personaje tenía el rostro de un perro caniche con cuerpo de mujer y a partir del corto Any Rags (1932), Betty pasó a tener forma humana con un mayor parecido físico a Kane.

La actriz demandó en 1932 al estudio Paramount y la productora Fleischer por la explotación de su imagen pero un jurado determinó luego que el parecido físico entre el dibujo animado y la actriz no era tan grande como para sostener la demanda.

betty

La filmografía de Betty Boop tiene cerca de 90 cortometrajes y varios especiales que se hicieron en los años ´80.

A continuación seleccioné las que considero las cuatro historias esenciales del personaje en la animación.

Boop-Opp-A-Doo (1932)

Este corto es tremendo por las temáticas que trabajó en el momento de su estreno en los cines y con el paso del tiempo se convirtió en la historia más famosa del personaje.

Acá se establecen los elementos que serían cotidianos en los primeros años de Betty con los estudios Fleischer.

La protagonista tiene que lidiar con el acoso sexual del pervertido dueño de un circo que desea desvirgarla.

Los intentos de violación, acosos, sumado a la tensión sexual entre los personajes fueron algunos de los elementos cotidianos de esta etapa.

Obviamente Betty siempre encontraba la manera de estar a salvo y nunca entregaba su “Boop-Opp-A-Doo“.

Cabe destacar que Betty tuvo su único encuentro sexual con Popeye en un corto inédito de 1938 que hoy se considera una cinta perdida.

Max Fleischer produjo ese material para una fiesta especial que ofreció a sus empleados, cuando la productora se mudó a de Nueva York a Miami.

El corto presentaba un encuentro entre los personajes donde Popeye comía una lata de espinacas y en lugar de darle fuerza su pene crecía a un tamaño desproporcionado. Ya se pueden imaginar lo que sucedía a continuación.

Fleischer sólo exhibió el corto para esa fiesta y el material luego se perdió.

Minnie the Moocher (1932)

Una de las historias más famosas de Betty que consolidó la personalidad que tendrían el personaje en los años siguientes.

El conflicto se dispara cuando la protagonista decide huir de sus casa, debido a que sus padres no aceptan sus comportamientos.

Betty desafía los convencionalismos de la generaciones anteriores y decide emprender un viaje con su amigo Bimbo a un bosque que resulta estar habitado por fantasmas.

Cal Caway y su orquesta, quienes aparecen en el comienzo del corto durante un segmento live action, interpretan varias canciones, entre ella Minnie the Moocher.

El trabajo más famoso de Calway recordado por la escena musical de los Blue Brothers.

Dizzy Red Riding Hood (1932)

Una de las historias más famosas de Betty que fue censurado y prohibido en la televisión norteamericana durante muchos años.

De hecho, hasta no hace mucho tiempo este material no se podía ver en You Tube.

Esta versión del cuento de Caperucita Roja siempre fue polémica por las actitudes sensuales de Betty y el hecho que el lobo hacia el final la manosea de modo inapropiado.

Al menos esas fueron las causas que siempre se alegaron para su prohibición.

Snow White (1933)

En el ambiente de la animación este corto es considerado la obra maestra de los estudios Fleischer con Betty Boop.

Una propuesta muy interesante que fusiona en un mismo relato los cuentos de Blancanieves, Alicia en el País de la Maravillas y La Bella y la Bestia.

La animación en el momento de su estreno estuvo completamente adelantada a su tiempo y sorprendió por la fluidez de los movimientos que tenían los personajes.

Muy especialmente un fantasmas que imita los pasos de baile de Cal Calway.

Los numerosos detalles en los escenarios de terror sumado a la música y el surrealismo de las imágenes generaron que Snow White se convirtiera en la historia más celebrada de Betty Boop.

Este corto fue seleccionado para su preservación en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos debido a su relevancia cultural.

 

 

1 Comentario

  1. OOhh me encanta Betty Boop! Mi abuela era una gran fan y yo la conocí ya que tengo todos estos cortos que reseñás más algunos otros en un VHS que supo traer Página 12 hace muchísimos años. Siempre me gustó por su gran animación y las canciones interpretadas por músicos reconocidos como Louis Amstrong. Me gustan igual en blanco y negro, supe ver luego una peli a color pero no es lo mismo. Saludos!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*