El relanzamiento de Danger Mouse

Aplauso extendido para la productora independiente Boulder Media.

Junto con El show de Peabody y Sherman, de Dreamworks, la nueva serie de  es la mejor resurrección de un personaje clásico que vi en los últimos años.

Otra prueba del gran momento que vive la animación europea, donde inclusive en el cine vienen brindando joyas del nivel de Un gato en París, Ernest y Celestine y La canción del mar.

 Danger Mouse es un ícono de la televisión inglesa que en los años ´80 trascendió por el humor surrealista que presentaba.

Una propuesta anárquica que tenía la virtud de entretener al público infantil y a los adultos en niveles diferentes.

La obra de Brian Cosgrove, que en Latinoamérica fue doblada en Argentina, tenía un humor completamente bizarro que no podías encontrar en otras propuestas.

No me voy a detener tanto en la vieja serie porque ya hice una nota al respecto.

Este relanzamiento la verdad que superó todas mis expectativas.

Uno tiene la sensación que Danger Mouse nunca desapareció sino que siempre estuvo presente en la televisión.

Lo genial de esta serie es que fue realizada con el objetivo de difundir el personaje a una nueva generación de espectadores, sin distorsionar la esencia de la obra de Cosgrove.

Se trata de un dibujo animado realizado con un cuidado extremo a lo que fue la serie de los años ´80.

El estilo de humor sigue intacto con la diferencia que la narración de los episodios es mucho más dinámica.

Es decir, el formato del dibujo está adaptado a los tiempos de hoy donde se presenta con más rapidez el conflicto de la historia.

La otra novedad es que las escenas de acción son muchos más elaboradas y excitantes que las de la vieja serie.

Más allá de estas cuestiones y algunos personajes nuevos que se incorporaron, Danger Mouse captura a la perfección el espíritu de la serie original.

La personalidad de los protagonistas y los villanos sigue intacta, al igual que la situaciones absurdas.

Desde los aspectos técnicos el programa presenta una animación más refinada y colorida que mantiene el estilo de diseño de los personajes de Brian Cosgrove. Un gran acierto que no desarrollara esta producción desde la animación computada.

La serie fue realizada por la productora irlandesa Bolder Media que en los últimos años brindo otros productos exitosos como El tigre (Nickelodeon) y Mansión Foster para amigos imaginarios (Cartoon Network).

En Inglaterra donde Danger Mouse es un ícono popular, la nueva serie se convirtió en una de las producciones infantiles más vistas de los últimos años y contó con el apoyo de la prensa.

Probablemente por el cuidado que tuvieron los realizadores en no arruinar el personaje con modificaciones tontas.

Una suerte que no tuvo el reciente relanzamiento de Thunderbirds que es una serie horrenda.

En el continente americano el regreso de Danger Mouse se puede ver por Netflix.

Un avance del programa que como podrán ver mantuvo su canción original.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: