Día de la independencia

Esta semana se estrena en los cines la continuación de uno de los grandes fenómenos cinematográficos de la década de 1990.

Día de la independencia, del director alemán Roland Emmerich, fue claramente el mayor evento pochoclero de 1996.

Una producción de los estudios Fox extremadamente popular que generó en su momento un impacto similar al de Jurassic Park.

Es decir, el film tuvo una enorme campaña de promoción meses antes de su estreno y cuando llegó a las salas era un estreno que tenías que ver y del que todo el mundo hablaba.

Lo voy a aclarar de entrada en esta nota.

Soy un gran defensor de Día de la independencia y creó que se requiere de un alto grado de idiotez tomarse en serio esta historia, como lo hicieron algunos críticos en el momento del estreno.

Siempre vi a esta propuesta como una sátira del cine de ciencia ficción de los años ´50. Emmerich tal vez fue más sutil que Tim Burton en Marte ataca pero el concepto de la parodia estaba claramente presente en el humor que tenía el argumento.

De hecho, la película incluía un fragmento de El día que paralizaron la Tierra, de 1951, algo que no fue casualidad.

La idea del presidente de los Estados Unidos liderando el ataque contra los aliens era maravillosa. Sobre todo por la manera en que el personaje era trabajado. El director no le dio el rol a Leslie Nielsen, donde la sátira hubiera quedado más burda, sino que escogió a un actor serio como Bill Pullman quien generaba una situación disparatada desde otro lugar.

Hacía muchos años que no veía esta película y el sábado pasado volví a disfrutarla después de mucho tiempo

Quedé muy impactado por lo bien que envejeció este film durante todos estos años. La verdad es que Día de la independencia presenta mejores efectos visuales que muchos desastres que vimos en el último tiempo.

Me vienen a la mente la última entrega de El Hobbit, R.I.P.D (Jeff Bridges), Espejito, Espejito o la infame Dioses de Egipto.

A 20 años del estreno del film de Emmerich el ataque de los aliens en Nueva York y Washington sigue siendo impecable. Lo mismo ocurre con las secuencias de los combates aéreos.

Los efectos especiales estuvieron tan bien hechos que después de tantos tiempo la película no perdió vigencia.

Una vez más queda demostrado que la técnica de trabajo con miniaturas, donde se reconstruyen con maquetas los escenarios, sigue siendo infalible.

Hoy solucionan todo con la animación computada y no siempre los resultados son positivos. Un tema que me genera dudas en la continuación que se viene, ya que los colaboradores de Emmerich derraparon con el uso del CGI en sus filmes previos.

10,000 BC fue probablemente el peor caso de todos.

b

Lo cierto es que el equipo de efectos especiales de Día de la independencia se llevó un merecido Oscar en 1997 por la excelente labor que hicieron en esta producción.

Algo que siempre me gustó de esta obra del director alemán es que no se tomaba totalmente en serio la historia y tenía muy buenos momentos humorísticos.

Luego de verla otra vez este fin de semana sigo insistiendo que Jeff Goldblum es el actor que se robó esta película, seguido por un sólido Robert Loggia en un rol secundario y un brillante Bill Pullman. La arenga del presidente antes del ataque a los aliens era genial.

Will Smith no estaba mal y formaba una buena dupla con Goldblum, especialmente en el acto final, pero no fue el artista más destacado del reparto.

No obstante la presentación de su personaje era excelente.

Los estudios Fox hicieron este film con un presupuesto de 72 millones de dólares y la película terminó recaudando más de 800 millones de dólares.

Un factor importante en el éxito de esta producción fue la excelente campaña de marketing que desde finales de 1995 comenzó a interesar al público por esta propuesta.

En los Estados Unidos el histórico spot de Día de la independencia que se emitió en la edición 30 del Super Bowl generó importantes cambios en la industria del cine norteamericano.

Hasta ese momento la idea de promocionar películas en eventos deportivos no era algo habitual. Fox en 1996 pagó más de un millón de dólares por el sport del televisor y en Hollywood muchos medios pensaron que era una medida desesperada de la compañía.

Lo cierto es que ese aviso fue la plataforma sobre la que se cimentó la difusión del film. Luego que capturaran la atención de más de la mitad de los norteamericanos en el Super Bowl la campaña de marketing marchó sobre ruedas.

A raíz del suceso comercial de Día de la independencia al año siguiente el resto de los grandes estudios comenzaron a promocionar sus películas en la final de fútbol americano.

Hoy los spots cinematográficos del Super Bowl son un clásico y sigue generando atracción, ya que es una vía para conocer nuevas imágenes de filmes esperados.

Este es el famoso aviso que cambió las estrategias de marketing en el cine.

Obviamente luego de semejante éxito Fox enseguida puso en marcha la continuación y le pagó una fortuna al guionista y productor Dean Devlin para escribiera el guión.

Sin embargo, el escritor devolvió el dinero al estudio porque consideró que el guión no estaba a la altura de lo que debía ser una buena continuación.

Emmerich estuvo de acuerdo y decidió seguir con otros proyectos.

Recién en el 2013 Devlin finalmente consiguió escribir un argumento que terminó por concretar la continuación.

Will Smith originalmente iba a ser parte del proyecto pero como los estudios Fox se negaron a pagarle los 50 millones de dólares que pedía de salario se quedó afuera del film.

De todos modos Emmerich reunió a buena parte del elenco original, como Pullman, Goldblum, Brent Spiner (quien vuelve a interpretar al científico Okum), Vivica Fox y Judd Hirch, el padre del personaje de Goldblum.

En un par de días (mañana para mí) podremos comprobar si la esperada continuación de Día de la independencia está a la altura de la original que brindó un gran entretenimiento.

Esperemos que sí.

El avance del film original.

12 Comments on Día de la independencia

  1. en su momento creo que era una locura que una pelicula dure 3 horas como esta, yo recuerdo que me fascino mucho de chico, siempre la pasaban en el cable y nunca dejo de gustarme a pesar de todo. honestamente no me entusiasma en lo mas minimo el estreno de una secuela 20 años despues… pero quizas vaya a verla.

  2. Si te pones a analizarla como un pesado le podes notar alguna fisura pero es imposible no entretenerse con esta película,es el cine pochoclero en todo el sentido de la palabra y algo mucho mas digno que Armageddon por ejemplo.Con todas las pelis malas que tiene Emmerich mas la desconfianza que generan esos trailers,ojala que sí pero para mi no van a poder replicar el mismo resultado.

  3. Siempre me gustó esta película, tiene momentos geniales que al verlos cuando era chico, flasheaba!! Eso sí, mucha propaganda yankee. Esperemos que con la secuela no derrapen…

    Ahora disculpá mi offtopic, pero me entró una duda con respecto a una película que analizaste hace un tiempo y ahora me generó confusión… Pensé que el director de El renegado Josey Wales odiaba, por decirlo de alguna manera, a los aborígenes norteamericanos, y que en esta historia los retrata como humanos, algo atípico a la época y contradictorio para el pensamiento del director. La cosa es que busqué la nota porque no recordaba el nombre de la película y al releerla no encontré esa información, o sea que me confundí, el tema es con qué película lo hice, o leí un artículo similar y pensé que lo escribiste vos? O lo soñé! 😛 Te agredecería que me ayudes con esta intriga…

  4. Ja!! Cuando leí que la dirigió Clint, quedé mal!! Andá a saber con qué película y con qué director me confundí… o si nunca existió un caso así! Si te das cuenta, chiflame! Saludos!!

  5. CINCUENTA MILLONES PIDIO WILL SMITH???!!!!

    Decime que exageraste para darle efecto!! Todo bien yo lo banco bastante pero pedir esa plata es rechazar la pelicula. Y si te dicen que si hiciste historia

  6. En realidad eran 50 millones por las dos, parte 2 y 3, pero igual es una barbaridad. Sobre todo porque a la tercera depende de como le vaya la segunda en la taquilla.

  7. Siempre me fascinó de esta película un video que sacaron antes de que se estrene y pasaban por la tele, sobre un noticiero que iba informando la llegada de las naves. Era todo en tiempo real y despues en la peli pasaban alguna partecita. Te digo que me gustó hasta mas que la peli, la idea era fantástica.

  8. Vi anoche en avant premiere la secuela y la disfruté muchísimo, por supuesto que hablo desde la nostalgia y no tomándomela en serio tal cual decís, aunque mi humilde opinión es que cumple su objetivo y muy bien. Por mi parte no extrañé para nada a Will Smith.
    Día de la Independencia me encantó en su momento y tiene ese no sé qué que te hace verla cada vez que la pasan en la tele y creo que lograr eso hoy en día habla muy bien de una peli. Saludos!

  9. De esta pelicula no me puedo olvidar jamas la sensacion que senti en el cine gracias a ese tremendo sonido, en la escena cuando ingresa la primer nave extraterrestre. El sonido te golpeaba en la espalda acompañando el ingreso de dicha nave desde la parte superior de la pantalla…genial.

  10. Sergio Vera, yo vi ese video que decís, lo agarré empezado y me lo creí!! Está bien que tenía 9 años jajaja. Pero no sabía que estaba relacionado a esta peli, nunca más lo volví a ver.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: