El regreso de Black Hood

gUn año tremendo para la editorial Archie Comics que sobresalió entre la competencia por los proyectos novedosos que brindó.

Junto al relanzamiento de Archie, escrito por Mark Waid, y las series de terror Afterlife with Archie y Chilling Adventure of Sabrina, en este 2015 la compañía sorprendió con el relanzamiento de varios héroes del pulp que habían quedado olvidados en el tiempo.

Me refiero a The Black Hood, Shield, The Fox, Sam Hill y The Hangman que fueron muy populares a comienzos de la década de 1940.

A través del nuevo sello Dark Circle Comics la editorial Archie revivió a estos históricos personajes para una nueva generación de lectores.

En el día de hoy me voy a centrar en The Black Hood un justiciero que probablemente tuvo el relanzamiento más interesante, junto con Shield.

Aunque hoy los lectores más jóvenes no lo tengan presente, este personaje fue uno de los héroes más destacado dentro del período que se conoce como el Golden Age de los cómics que tuvo su pico de popularidad en los años ´40.

The Black Hood nació en la revista Top Notch Comics en 1943 y era un personaje que estaba muy influenciado por el el viejo y querido Bicho Azul, un héroe muy popular de la compañía Charlton que había debutado en los kioskos en 1940.

Más tarde en 1966, DC lo revivió y lo incorporó a su universo de ficción.

Al igual que el bicho, The Black Hood era un policía que se convertía en un vigilante enmascarado para combatir el crimen fuera de la ley.

Como el Spirit de Will Eisner, otra gran inspiración, Mattew Kip Burland era un policía que había sido acusado de un crimen falso, por un villano llamado The Skull.

Kip entonces se convertía en The Black Hood para limpiar su nombre.

hoohA finales de los años ´40, cuando el género de superhéroes empezó a decaer en las ventas Harry Shorten, el creador del personaje decidió darle un giro importante a la historia.

Burland era desenmascarado en un juicio y a partir de ese momento continuó sus aventuras como detective privado.

The Black Hood fue muy popular por aquellos años y llegó a tener un radioteatro en los Estados Unidos.

La editorial Archie revivió al personaje en los años ´70 con una segunda encarnación del héroe.

Esta vez el protagonista era Thomas Kip Burland, sobrino del personaje original, que usaba un traje moderno, más parecido a Ghost Rider.

Sin embargo, la revista no funcionó a nivel comercial y luego de tres números en 1979.

36 años después The Black Hood volvió a los kioskos con un perfil diferente.

Este nuevo relanzamiento de Archie Comics está completamente influenciado por el trabajo de Greg Rucka en Gotham Central y Ed Brubaker en Daredevil.

La trama se desarrolla en la actualidad en la ciudad de Filadelfia y tiene como protagonista a un policía motorizado llamado Greg Hettinger.

Un día acude a una llamada de emergencia y se ve envuelto en un enfrentamiento. Hettinger recibe un disparo en la cara y antes de caer herido mata a un hombre que resulta ser Thomas Burland, el vigilante conocido como The Black Hood. El sobrino del personaje original.

Conmovido por esa situación y sumado al hecho que su cara quedó desfigurada, Hettinger decide continuar con el legado del justiciero enmascarado.

El protagonista enseguida descubre una organización corrupta dentro de la policía donde se encuentran involucrados aquellos oficiales que solían ser sus amigos.

El cómic fue escrito por Duane Swierczynski, quien trabajó para Marvel en las revistas de Caballero Luna y Punisher y cuya especialidad es el género policial.

En este caso hizo un gran trabajo al fusionar las historias del hard boiled con el pulp clásico de aventuras. La nueva serie de Black Hood exploró la psicología de este anti héroe con una profundidad que carecieron las colecciones previas.

La etapa de Swierczynski brindó una representación más oscura, violenta y realista de un personaje que nunca había sido explorado por este camino y en este punto encontramos uno de los principales ganchos de la historieta.

No es un dato menor que las ilustraciones corrieron por cuenta de Michael Gaydos (Daredevil Redemption) y Howard Chaykin, quienes tomaron una estética muy similar al Ghotam Central de Rucka.

Me gustó mucho este relanzamiento porque presenta un buen policial para lectores adultos con un personaje clásico que había quedado en el olvido.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*