Anne, la de Avonlea

descarga (1)Me enamoré de Anne Shirley.

Uno de los más grandes personajes creados en la literatura, que luego de conocerlo es imposible no comprometerse a leer y coleccionar su saga completa.

Después de esta segunda entrega logré entender por qué Anne es un ícono tan grande en Japón y sus libros escritos hace 100 años son en la actualidad responsable de sostener la economía de una ciudad.

Para que quede más claro.

La base de fans de una serie de libros son los responsables en sacar adelante con el turismo la economía de una ciudad, donde miles de familias viven de la pasión de los fans por esta pelirroja que viajan a Canadá para conocer las locaciones donde transcurrieron las historias.

La región rural de Cavendish desde hace muchos años viven del merchandising de Anne Shirley y supieron encontrarle la vuelta con el parque temático de Avonlea donde se recrea el mundo de los libros de .

Esta es una publicidad del parque.

¿Qué es lo que hizo posible que un libro genere tanta pasión?

El arte de Lucy Montgomery, una escritora que supo crear personajes entrañables con los que el lector de cualquier sexo y edad puede encariñarse.

Una de mis mayores críticas a las ediciones de estas novelas es que las cubiertas son extremadamente femeninas y espantan a cualquier flaco que pudiera acercarse a estas historias.

Yo porque soy un freak de la literatura y leo de todo pero la verdad que si no hubiera conocido a Anne por medio de la clásica serie de animación japonesa, que me intrigó a buscar la obra original, la verdad que ni en pedo le daba bola a estos libros porque la tapas parecen novelitas románticas para adolescentes.

Nada más lejos de la realidad.

Lucy Montgomery básicamente es Jane Austen con onda.

Lucy supo crear historias humanas y emotivas que lograron capturar en sus momento a todo tipo de lectores gracias al humor que tienen sus novelas y los diálogos ingeniosos de los personajes.

Anne es desopilante y mucho más rebelde y desacartonada  que las heroínas de Austen que vivían en la misma época de la pelirroja.

La particularidad de esta saga es que cada novela presenta a la protagonista en una etapa diferente de su vida.

Anne va creciendo con el transcurso de los libros y sus historias se vuelven más interesantes.

La saga empieza con la llegada de la pelirroja a Tejados Verdes, cuando tiene 10 años y termina cuando tiene 50 y es una mujer madura.

“Anne, la de Avonlea”, retoma la historia desde el final del primer tomo que fue “Anne, la de Tejados Verdes”, cuando la protagonista tiene 16 años.

La segunda parte cubre dos años de la vida de la joven entre los 16 y los 18 y se enfoca en su adolescencia.

Lo que me encantó de este libro, que es uno de los mejores que leí este año, es que Montgomery evitó todos los clichés que uno podía esperar de una propuesta de este estilo.

La historia tiene bastante romance pero es trabajado con un realismo inusual, donde no cae en situaciones melosas o forzadas ni convierte a sus personajes en figuras de telenovela.

Es más, hoy podés encontrar más romance estúpido y trillado en libros actuales para adolescentes como la saga Crepúsculo o Cazadores de sombras que en las historias de Anne Shirley.

Si los hippies hubieran existido a finales del siglo 19 Anne hubiera sido un ícono entre ellos por su espíritu libre y la conexión que tiene con su imaginación y la naturaleza.

Lo genial de esta segunda entrega es la manera en que trabaja la relación de la protagonista con Gilbert Blake que remite al romance entre Rock Hunter y Lisa Hayes en Robotech (perdón por la referencia nerd)

Montgomery le da aire a la relación de los personajes y permite que se vaya cocinando a fuego lento.

En este libro contra todo lo que lector hubiera esperado, la relación entre los dos personajes todavía no se consuma y la principal trama romántica se da entre personajes secundarios.

“Quizás, después de todo el romance no llegaba con pompa y esplendor, como caballero andante; quizá se deslizaba a nuestro lado calladamente como un viejo amigo;quizás se revelaba en prosa hasta que una repentina iluminación que recorría sus páginas traicionaba el ritmo y la música, quizás se desprendía naturalmente de una hermosa amistad, como una rosa de corazón dorado de su tallo”.

Este es uno de los aspectos que más me gusta de esta serie, las relaciones sentimentales no son forzadas y fluye naturalmente entre los personajes como en la vida real.

“Anne, la de Avonlea” se centra en las primeras experiencias de la protagonistas como maestra de escuela, cuyo método de enseñanza va a contramano de la sociedad de finales de siglo 19.

Acá se presentan nuevos personajes y aunque es mayor, sigue siendo la misma colgada de siempre que termina involucradas en algunos líos muy graciosos.

En fin, me encantó esta novela y renuevo mi compromiso de lectura con la saga.

5 Comentarios

  1. Nunca lei un libro de esta saga, pero quiero matar a mi librero! Me dijo que eran libros independientes y me acabo de enterar que le regale a mi primita EL QUINTO!! No va a entender nada la pobre!

  2. Una saga increíble me faltan pocos para completar la saga, la tapas son muy femenina y muy juveniles, pero aun asi estan buena tiene un onda a pelicula de animacion
    saludos

  3. Gracias por rescatarla nuevamente. Merece ser leída mil veces. Es obvio que no quieras parar de leer y, por supuesto, no saldrás desilusionado.Todos los libros son “encantadores”. Feliz 2014, lleno de libros, pelis y comics!!!!!

Comentarios cerrados.