Mujercitas: El clásico de Louise May Alcott

Una propuesta literaria que el año pasado me sorprendió gratamente, ya que siempre había pensado que se trataba de esos bodrios tediosos como lo que solían escribir las hermanas Brontë, onda Jane Eyre o Cumbres Borrascosas que tuve que leer para unos exámenes de inglés y fueron insufribles.

Al final Mujercitas resultó una gran obra que está más cerca del cine de Hayao Miyazaki que las telenovelas románticas que yo me imaginaba.

Lo cierto es que no sólo descubrí un libro que fue literalmente revolucionario en el momento de su publicación, sino que además pude conocer a una tremenda escritora que me impactó por la composición y el realismo que tienen  sus personajes.

La historia tiene como protagonistas a Jo, Meg, Beth y Amy, cuatro hermanas que deben acostumbrarse a lidiar con la pobreza durante la Guerra Civil de los Estados Unidos.

El libro sigue la vida de los cuatro personajes durante el transcurso de un año (que en este caso es 1861), mientras esperan el regreso de su padre que se fue pelear a la guerra.

Durante este período en que las protagonistas se esfuerzan por sacar la casa de la familia adelante, en los tiempos de miseria que se viven, todas enfrentan distintas experiencias que las hacen crecer en la vida y dejan de ser niñas para pasar a ser mujeres.

Mujercitas es un libro que revolucionó la literatura norteamericana y en el momento de su publicación, en 1868, generó un gran impacto por la manera en que Louise May Alcott criticó la sociedad machista del siglo 18.

Este aspecto está claramente representado en el memorable personaje de Josephine March, que resultó un gran conmoción en el mundo literario, ya que era una heroína rebelde que desafiaba las costumbres sociales de la época, algo difícil  .

Es loco porque hoy en pleno siglo 21, Jo March sigue siendo una heroína mucho más rebelde y admirable, que los retrógrados, ultraconservadores, y patéticos personajes femeninos de la autora de la saga Crepúsculo, Stephenie Meyer, donde la realización personal de su protagonista, Bella Swan, pasar por tener al lado un macho que pueda rescatarla constantemente.

La aspiración de Jo pasaba por ser escritora  y triunfar con su vocación en un mundo en el que el éxito profesional estaba prohibido por el simple hecho de haber nacido mujer.

En un punto esta joven resultó una representación de la propia autora, que basó la trama de la novela en sus experiencias personales de la infancia, cuando vivió en la ciudad de Concord Massachusetts, y al igual que su personaje desafió las convenciones sociales de su época con la publicación de esta historia.

Un aspecto que me sorprendió de este libro es la tremenda narración realista que hace Alcott de los distintos conflictos que se desatan en cada capítulo y lo bien desarrollado que están las personalidades de las distintas protagonistas.

Esto se da también con el tema del romance, que nunca cae en clichés melosos o sentimentalistas, debido a la naturaleza de los personajes que se expresan con honestidad en sus relaciones.

Cuando terminás la novela te queda la sensación que llegaste a conocer a fondo a las integrantes de la familia March.

Bueno, eso fue justamente lo que le pasó a los lectores en 1868 y la presión para que Alcott brindara más historias con  estos personajes hizo que la escritora publicara tres continuaciones más tituladas, “Buenas esposas” (1869), “Hombrecitos” (1871) y “Los muchachos de Jo” (1886).

Como mencionaba al comienzo, al leer Mujercitas por momentos tuve la sensación de estar disfrutando de una historia que tranquilamente podría haber sido una película de los estudios Ghibli, de esas que narran historias humanos sobre la madurez y la experiencia de crecer en la vida.

Luego descubrí que, en efecto, la animación japonesa que en el pasado brindó este tipo de historias en más de una oportunidad adaptó dos veces esta novela.

La primera vez fue en 1981, producida por la compañía Toei y la segunda que es la más popular en 1987, realizada por Nippon Animation que tuvo 48 capítulos.

En You Tube se puede ver una película que condensa toda la serie.

Esta versión animada tuvo muy buena repercusión y en 1993 se estrenó la continuación titulada Mujercitas II: Los muchachos de Jo.

La verdad que disfruté mucho de este libro y recomiendo su lectura.

 

6 Comments on Mujercitas: El clásico de Louise May Alcott

  1. Hola! Que grato venir a leer esto! Soy fanática (o lo fui durante mi niñez) de lo que hoy se puede llamar “la saga mujercitas”
    Esta serie de libros es un poco más larga, hay varios, cómo decirlo? Spin off de la misma autora como Bajo las Lilas por ejemplo(que cuenta la historia de los nietos de Jo…o algo así) y recuerdo un título más: “Los cuentos de la tía Jo”
    En 1994 hubo una adaptación en cine con Winona Rider como Jo, Kirsten Dunst como Amy de pequeña, y estaba también Christian Bale.

  2. Me encanta Mujercitas, es un libro que cuando sos nena tarde o temprano te lo cruzas de alguna manera. La primera version que lei fue gracias a la coleccion de libros clasicos que venian con la revista Anteojito (creo que era una version mas corta), y tambien recuerdo haber leido Hombrecitos en la misma coleccion.
    Tambien vi una serie y una peli con Winona Ryder que estaba buena.
    Saludos!

  3. Uh, qué temita, la comparación con Bella Swann jajajaja

    Yo creo que Mujercitas sufre el estigma de su título, quizás de haberse llamado de otra manera mucha gente se habría acercado a su lectura con menos prejuicios.

    La versión cinematográfica con Wynona Rider y Christian Bale (entre otros) es muy buena y a mi me encanta. Siempre que la encuentro en el cable la veo de nuevo.

    No sé si sabías que Louisa May Alcott tiene una historia muy peculiar: conoció a Thoreau y a Ralph Waldo Emerson, entre otros. Pero fue su padre el que la educó y quien más la influyó. Su papá quería vivir en una sociedad utópica y “basada en el autoanálisis y en el deseo de estimular la persoalidad del niño mediante la conversación, más que mediante la lectura”.

    Bueno, me extendí jajaja
    Beso!!

  4. no diria que me encanto, pero disfrute leerlo. Pense que iba a ser un bodrio pero dentro disfrute leerlo.Una conocida me desafio a leerlo, y como no pude conmigo acepte el desafio, y por suerte disfrute leerlo.

  5. Bueno primer hombre que deja un comentario en esta nota y solo para mencionar el dato geek:

    Me acuerdo de ver muuucho el anime de Mujercitas cuando era chico. Tengo una larga lista de libros que siempre digo que quiero leer y nunca me siento a hacerlo, este es uno de ellos. Lo malo de los clásicos a veces es que uno ya sabe antes de abrir la tapa sobre muchos puntos argumentales que debería enterarse sólo al leerlos.

    PD: mi novia odia a Christian Bale solo por como la hizo sufrir a Jo en esa película.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: