The Man from Hong Kong

hongkong3Es una ley del Universo.

En este planeta nadie puede superar a los australianos a la hora de filmar persecuciones automovilísticas.

Se suele comentar en Hollywood que cuando una secuencia de este tipo sobresale en alguna película se debe a que el realizador o los dobles de riesgo vienen de Australia.

Algo que alimentó este tema durante décadas es que es sabido que los dobles de riesgo de ese país están totalmente pirados y hacen cosas que no todo el mundo se atreve a realizar, inclusive entre la gente de este gremio.

Por eso son muy respetados y elogiados en la industria.  Al margen de este tema los cineastas de Australia revolucionaron en los ´70 la manera de trabajar la acción con vehículos y tuvieron una gran influencia en los artistas que vinieron después.

Dos próceres en este tema son los cineastas George Miller, quien se destacó con la saga de Mad Max, y Brian Trenchard Smith, uno de los máximos maestros que existen en el cine clase B.

Cuando Quentin Tarantino estrenó Kill Bill en Australia, le dedicó personalmente la película a Smith, ya que lo considera uno de los realizadores más importantes en la historia del cine de a acción.

Si te ponés a ver sus películas vas a a descubrir que lo que afirma Tarantino es imposible de refutar por la sencilla razón que las cosas que vas a ver en los trabajos de este tipo, no las vas a encontrar en ningún otro lado.

The Man from Hong Kong, no sólo es una de sus obras maestras, sino que además se la considera uno de los grandes clásicos de este género.

Se trata de un film que no da respiro. Para que se den una idea, de los 106 minutos que tiene de duración, sólo 18 minutos son escenas con diálogos.

Después es todo acción sin parar.

Esta fue una película importante en su momento  porque representó la primera coproducción entre Australia y China y surgió en un momento muy especial.

En 1975 había un furor tremendo por los filmes de artes marciales y al mismo tiempo estaba de moda  lo que se conoce como la “nueva ola del cine australiano” que fue un movimiento que renovó por completo el cine de ese país con una nueva camada de artistas que lograron trascender internacionalmente.
maThe Man From Hong Kong fue producida por el legendario Raymond Chow, que convirtió en estrellas de cine a Bruce Lee y Jackie Chan con sus películas.

En este caso el protagonista fue Jimmy Wang, la estrella principal de The One-Armed Swordsman, que en ese momento era una de las figuras más importantes del género.

Un actor talentoso pero muy conflictivo que se vio envuelto en un montón de escándalos a lo largo de su vida.

Todos los miembros del equipo de esta película en particular, tanto técnicos como actores, describieron a Jimmy Wang como “un grandísimo hijo de puta”.

Es muy loco,  pero todos hablan pestes de él, ya que trataba muy mal a todo el mundo y quería dirigir el film por su cuenta.

Esto no es de extrañar teniendo en cuenta la reputación del actor en China.

Otras dos figuras del reparto fueron Sammo Hung, quien tiene una breve participación como actor, y George Lazemby, el peor James Bond de la historia, quien protagonizó en 1969 Al servicio secreto de su Majestad.

No tuvo muy buena repercusión por los fans del personaje y después de ese trabajo nunca más volvió a interpretar a Bond.

En esta historia es el villano principal.

También trabajan varias caras conocidas de Mad Max 1 y 3.

La trama gira en torno a un detective chino que viaja a Australia para desbaratar las operaciones ilegales de un mafioso de ese país.

La verdad que fue un milagro que nadie muriera durante el rodaje de este film, porque la secuencias de acción fueron realmente muy peligrosas.

El director Trenchard Smith tiene la reputación de ser un tipo sin escrúpulos a la hora de filmar este tipo de escenas, donde la vida de los dobles de riesgo siempre están al límite.

No en vano, fueron estos filmes lo que cimentaron la reputación que tienen los australianos en este campo.

Una de las persecuciones automovilísticas, que es uno de los momentos por los que se recuerda a este film, fue usada claramente como referencia en Death Proof, de Quentin Tarantino.

Es una escena que claramente está a la par de Bullit y Vanishing Point y representa uno de los principales motivos por los que en la actualidad esta producción es considerada un clásico del género.

The Man from Hong Kong estuvo claramente influenciada por la saga de 007, con la particularidad que el agente encubierto que interpreta Jimmy Wang es un sádico desalmado.

La violencia que tenían estos filmes era totalmente zarpada para la época. Más allá de las persecuciones y los tiroteos que dirigió el director es justo destacar también las coreografías de artes marciales, creadas por Sammo Hung, que estuvieron muy buenas.

Si te gusta el cine de acción esta es una película que no podés desconocer, porque es uno de los super clásicos que tuvo una tremenda influencia en mucho directores que trabajan hoy en día en el cine.

Para conocer más sobre la obra de Trenchar-Smit y la nueva ola del cine australiano de los ´70 recomiendo ver el documental Not Quite Hollywood que analiza muy bien este tema.

Lo suelen emitir por I-Sat y la verdad que no tiene desperdicio.

2 Comments on The Man from Hong Kong

  1. Muy buena recomendacion, el otro dia por CityVibe pasaron un documental sobre el cine autraliano y la verdad que los tipos son insuperables en cuanto a este tipo de producciones. Si hasta hacian peliculas con guiones espantosos, solo para hacer secuencias de accion gloriosas!!

  2. Me encanto ese documental, “Not quite hollywood”.
    Como futuro director, me resulto muy enriquecedor.
    Destaco la anecdota de Tarantino respecto a Patrick (1978): el queria que La Noiva en Kill Bill, cuando estaba en coma, estuviera con los ojos abiertos como el personaje principal de la pelicula citada. Al final no lo hizo porque a Uma Thurman le parecio algo sinsentido y Quentin le respondio “no me puse a pensar si tenia sentido o no, solamente me parecio cool”.GENIAL!!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: