Retrospectiva Sherwood: The adventures of Maid Marian (2022)

Publicidad

Como vimos a lo largo de este informe las películas de Robin Hood, más allá del entretenimiento, suelen ser un reflejo del contexto cultural que rodeó la interpretación de los personajes en un momento determinado.

Por eso también son tan interesantes de analizar.

En la era Me Too todavía no había llegado la producción que abordara esta temática con la impronta feminista de la actualidad y el independiente le ganó de mano a los estudios de Hollywood.

Mad Marian finalmente tuvo su película y es mucho menos terrible de los que indican los haters de internet.

El film fue realizado por la productora Picture Perfect que en el 2020 incursionó en el mito artúrico con esa joyita subestimada que fue Arturo y Merlín,centrada en el subgénero de la Buddy Movie.

(Previamente reseñada en el informe de esa temática.)

Tras brindar la peor película de Hood que se registró en la historia del cine (Robin Hood: The Rebellion) este año mejoraron un poco con The Adventures of Maid Marian que sin ser una obra notable, al menos resultó más cuidada en los aspectos técnicos.

La trama propone una continuación de la historia tradicional.

Luego de derrotar al Sheríff de Nottingham y acabar con el yugo del Príncipe John, Robin parte junto al Rey Richard nuevamente a las cruzadas.

El monarca muere en la guerra y esto complica en Sherwood a los miembros de la banda de Hood debido a que pierden su protección y quedan otra vez al acecho del Sheriff.

Cuando Robin resulta gravemente herido en un combate con las fuerzas del villano, Marian toma el liderazgo de los rebeldes y busca trasladar a su amante a una locación más segura.

El concepto no es malo el problema reside en su ejecución.

El director y guionista Bill Thomas lamentablemente cae en los nefastos clichés que  hoy son habituales  en la industria del cine.

Marian aparece como una especie de casi perfecta, mientras que Robin es representado en el rol de un pobre pusilánime debilucho, completamente alejado de su personalidad tradicional.

En un punto la veta progresista que intenta abrazar el film surge de una actitud condescendiente del director hacia la protagonista.

En otras palabras, Marian no tiene chance de sobresalir por su cuenta al menos que Hood sea un idiota o se lo presente debilitado.

Si Thomas hubiera aplicado la formula de Patti Jenkins en la primera , donde  había un equilibrio en el vínculo entre Diana y Steve Trevor, esta producción hubiera sido mucho más interesante.

La revisión feminista de esta leyenda la trabajó mejor Disney en Princess of Thieves, con Keira Knigthley, que desarrolló un concepto similar en el argumento.

Pese a esta falencia  Sophie Craig de todos modos se luce con su interpretación y en las secuencias de acción ofrece un desempeño más digno que el reparto completo de Robín Hood: The Rebellion.

Como suele ocurrir con estas producciones de presupuestos limitados la representación medieval es más artificial y los vestuarios parecen salidos de un espectáculo teatral.

Dentro de una temática que superó los 110 años de vigencia en el mundo del entretenimiento, The Adventures of Maid Marian al menos hizo el esfuerzo de proponer algo diferente con los personajes.

Pese a las debilidades del guión se deja ver si son seguidores de esta leyenda clásica.

Pueden encontrarla en el puerto de Jack.

 

 

 

 

 

Notas relacionadas

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.