Reseña de The Power of the Dog

Publicidad

Calificación: B-

Tuve una enorme tentación de sacar dos reseñas de esta película.

Una falsa con calificación A donde me iba por las ramas con un collage de frases hechas pseudo literarias, típicas de la comunidad snob, con el fin de ensalsar de un modo rídiculo y exagerado obras maestras que no existen.

Después iba a publicar la orginal, con la opinión honesta,  que es la que finalmente pueden leer en este artículo.

Lamentablemente no me dio el tiempo porque tengo cosas más interesantes que terminar.

A través de un proyecto marketinero que busca pescar nominaciones al Oscar, la fecha de su no es causalidad, rescata del ostracismo la figura de Jane Campion.

Una directora que en la década de 1990 consiguió notoriedad gracias a sus colaboraciones con Harvey Keitel, que brindaron buenas películas como Holy Smoke (1998) y muy especialmente The Pianist con Holly Hunter.

Esa producción le valió un a Anna Paquin con 11 años y la banda sonora de Michael Nyman se convirtió en una de las más vendidas de los años ´90.

Luego Campion desapareció un poco de Hollywood con filmes menores que no tuvieron gran repercusión.

Después de muchos años volvió a llamar la atención con este film que probablemente consiga algunas nominaciones en un año de sequía creativa.

Tiene chances en los campos de la fotografía, guión adaptado, la música de Jonny Greenwoood (Radiohead), tal vez algunos de los actores y en los rubros de mejor película y dirección para cumplir con la cuota de correción política.

La historia está basada en la homónima de Thomas Savage que en 1967 fue bastante jugada al tratar el tema de la homofobía en la cultura machista de las comunidades rurales de los Estados Unidos.

Cabe resaltar que este relato no tiene absolutamente nada que ver con el género western, aunque Netfix se empecine en verder la adaptación de esa manera.

El hecho que tenga personajes que se movilicen a caballo no la vincula necesariamente con las temáticas y los elementos clásicos que conforman la identidad de ese género.

La película se ambienta en 1925 en una falsa localidad de Montana recreada sin mucha convicción en Nueva Zelanda.

El argumento presenta a los hermanos Burbank, hijos de padres millonarios que se desenvuelven con éxito en el negocio de la famiia vinvulado a la industría ganadera.

George, interpretado por un sólido Jesse Plemons (Brealing Bad), es un tipo afable y empático que demuestra ser un buena persona en todos sus actos.

Por el contrario, Phil (Benedict Cumberbatch) encarna el arquetipo clásico del macho alfa con pocas luces que tiende a comportarse como un matón resentido.

La relación entre ellos no es buena y se complica notablemente cuando George se casa con una viuda (Kirsten Dunst) que tiene un hijo adolescente.

A partir de ese momento Phil manifiesta un mlatrato psicológico hacia su cuñada y en especial con el joven que presenta un carácter amanerado y disfruta crear ornamentos decorativos con papeles.

Antes que el film llegue a la hora de duración Campion nos muestra al super macho lustrando con una extraña «pasión» la montura de su mentor, un sujeto llamado Bronco Brilly que le enseñó su oficio, y ahí se termina el misterio y entedemos por donde pasan las actitudes crueles del personaje.

Phil es un homosexual reprimido que se odia a si mismo y optar por esconderse detrás esa imagen exagerada de matón duro que se inventó y le ocasiona un enorme dolor interno.

La película elabora una exploración psicológica sobre la masculinidad tóxica y la homofobía en estos ambientes rurales de principios del siglo 20 en los que el hombre debía responder a determinados patrones de conductas sociales.

La labor de los protagonistas y algunos giros argumentales de la trama hacia el final contribuyen a levantar un film monótono que carece de esa tensión dramática que supieron tener los trabajos más conocidos de la realizadora.

La película pretender combinar de un modo burdo el clásico Gigante (James Dean) con El seceto de la montaña pero no la ayuda el tono pausado de la narración que por momentos se hace exasperante.

Al margen que la premisa del conflicto se siente anticuada en el 2021.

Tal vez en los añós ´70 la obra de Savage hubiera tenido una mayor repercusión en el hollwoodense de ese momento pero el mundo avanzó en estas cuestiones y el mensajde la obra ya no es tan audaz.

Kirsten Dunst cuenta con una buena subtrama relacionada con el estrés post-traumático que le ocasionó el suicidio de su esposo y ofrece una muy buena interpretación  hasta que su rol termina relegado a un plano más secundario.

La verdad que no me causó una gran impresión The Power of the Dog que la sentí una obra fría y genérica cuyos personajes se desvanecen enseguida en el olvido.

No quiero dejar pasar un tema que va más allá del contenido artístico.

Repudio absoluto a la escena de matrato físico que ejerce el personaje de Cumberbatch con un caballo que no aporta nada más que hacer sufrir al animal de un modo innecesario.

También hay una castración real de un toro que atrasa 40 años el campo de la realización cinematográfica.

Si la hubieran filmado en Estados Unidos las asociaciones protectoras de animales no lo hubieran permitido pero en Nueva Zelanda las regulaciones sobre estas cuestiones son mucho más flexibles.

De hecho, en la trilogía de El Hobbit de murieron 27 caballos durante el rodaje y los productores quedaron impunes.

En resumen, la nueva obra de Jane Campion se deja ver por la labor del reparto pero carece de esa tensión dramática y por sobre todas las cosas la sutileza de los temas trabajados que fueron parte de sus mejores filmes.

 

 

Notas relacionadas

Publicidad

12 comentarios

  1. Uuuu de esta peli vengo viendo mucha alabanza estos días en redes sociales.
    Hasta interpretaciones y análisis súper rigurosos de un montón de «críticos» virtuales.
    No la pensaba ver y mucho menos ahora.

  2. cuando leí el titulo la primera vez que me entere de esta peli pensé que finalmente habían adaptado «el poder del perro» que mencionaste muchas veces en tus reseñas literarias…hasta que vi los vaqueros y elementos del oeste y dije «que carajo?»

  3. Si tal cual Diegue! A mi me pasó lo mismo, pensé que era la novela narco de Don Winslow hasta que vi las imágenes y se cayó la ilusión.
    Ridley Scott la iba a adaptar pero le ganó de mano Netflix con la serie Narcos: Mexico que desarrolla los mismos hechos verídicos y contexto histórico.

  4. No sabía ese detalle nefasto de los caballos muertos en la filmación de EL SEÑOR DE LOS ANILLOS.
    Habla a las claras que clase de país es nueva zelanda también.

  5. La persona que escribió esta crítica está intentando tan apasionadamente ser única y diferente… Para alguien que leyó y analizó a cada personaje del libro (no sólo los de la película) esta es magnífica. Es entendible que para el ojo acostumbrado a Marvel de estos días que TOTD parezca aburrida y lenta, sin embargo, de mala no se le puede culpar. Sólo he visto dos o tres críticas como esta (en inglés o español) y las tres son sin reales argumentos, sólo intentando destacar en medios que nadie leería si no fuera por un algoritmo. Te recomiendo que leas, observes y analices. Eso hace un crítico profesional 😉

  6. Claudito caiste en el discurso del pavote snob de manual.
    «Como no coinciden con mi visión y mis gustos no entienden nada de cine».
    Lo que me parece desopilante y agradezco que me sacaras una carcajada es que la calificación de la reseña ni siquiera es mala y destaco algunas de sus virtudes.
    El tema es que no te da la cabecita para entender el texto.
    En cuanto a la comparación con Marvel, otra vez el típico discurso del crítico hipster snob, te equivocates de espacio ya que no soy precisamente el mayor fan.
    Sobre todo este año que fue el más flojo de la franquicia.
    Si The power of the dog (que atrasa 50 años en su planteo temático) te parece un propuesta profunda tenés que tomar mucha sopa y mirar más películas antes de darme clases de cine.
    Gracias por las carcajadas y seguí participando.

  7. Eu!! Yo también fui de nlos que pensaba q era la novela Narco..se ve que no.. recuerdo las dos películas q mensionas las vi en su momento y me despertó interés por ver más cine q no fuera acción o scfi y explotará los vínculos humanos, se ve que la directora perdió el toqué o que le habrá pasado?. Esas pelis fue la época dorada de Harvey Keitel con esas pelis y alguna de Abel Ferrara creo

  8. Acabo de ver esta película. Qué estafa maestro. Digna de ganar el Oscar porque estos premios no representan NADA últimamente. Pasará lo mismo que el año pasado; para que gane una mujer llenan de alabanzas una película lenta, pesada, que te inunda de intriga para un simple y muy pobre desenlace. Grande actores para una horrible narrativa. Pobre Kristen su papel de viuda atormentada alcohólica pasa a un segundo plano luego de la mitad de la película. Sucederá lo mismo: mejor película y directora, igual que el bodrio de Nomadland el año pasado. Espero que Belfast, que tampoco fue de mi agrado, le gane el premio. O porque no WSS, o Don’t look up. En fin.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.