Reseña de Animaniacs 2020

Publicidad

Calificación: B

El regreso de los Animaniacs para la plaforma Hulu ofrece una experiencia nostálgica a los fans de la serie con algunos buenos momentos y grandes decepciones.

En términos generales la experiencia de encontrarse con los hermanos Warner es amena y entretenida, pero tengo mis serias dudas que esto se extienda con más entregas.

 Steven Spielberg fue el productor ejecutivo del proyecto y el desarrollo de la temporada quedó a cargo de Wellesley Wild, guionista de Padre de familia.

Curiosamente Tom Ruegger, el creador de los Animaniacs, se quedó afuera de esta continuación, ya que los nuevos ejecutivos de Warner querían hacer el dibujo animado con un equipo diferente de realizadores.

Grave error que para mí afectó bastante el contenido del programa.

A continuación voy a resaltar primero las características positivas de esta nueva entrega y luego la amarga objeción.

En principio resulta muy satisfactorio que mantuvieron el estilo de animación de los años ´90 y la clase de sátira que hizo trascender a los Animaniacs.

La temporada consta apenas de 13 episodios y el primero es el más sólido de todos.

Los hermanos Warner regresan al famoso estudio después de 22 años para descubrir que el mundo del entretenimiento y la sociedad cambió por completo.

Con toda la anarquía que los caracteriza, en su ingreso a la compañía atropellan a Batman, Wonder Woman, Gandalf y Harry Potter, los personajes insignia que le dieron buenos réditos económicos a la empresa en las últimas décadas.

La gracia de la historia es que ellos se reconocen como productos de los años ´90 que se quedaron afuera de la innovaciones tecnológicas y los cambios de paradigmas sociales.

En un momeno Wacko se traga una tablet con toda la informacion de internet y eso dispara una desopilante secuencia musical donde los protagonistas repasan todos los hechos sociales y politicos que marcaron la primera etapa del siglo 21.

El tema de la brecha generacional también se aplica en el regreso de Pinky y Cerebro que ahora deben actualizarse con las redes sociales y las aplicaciones para concretar sus planes de dominio mundial.

En términos generales la nueva serie dentro de todo se disfruta más que nada por el factor nostálgico, sin embargo también acarrea dos graves problemas que no se pueden ignonar.

En primer lugar la nueva Animaniacs cae en el error de ensañarse con Donald Trump, un lugar común del Hollywood hipster de estos días que ya terminó por cansar.

Durante las cinco temporadas que duró la producción original, Bill Clinton, por entonces presidente de Estados Unidos, apareció una sola vez.

Trump, quien ahora odia a los hermanos Warner, interviene tres veces en la continuación y resulta molesto porque los chistes se sienten viejos y forzados.

La serie se excede con el contenido político que nunca fue el tema central en las aventuras de los personajes.

Cada tanto tal vez había alguna referencia sutil, pero no como en este relanzamiento que tiene una obsesión con el mandatario republicano.

Un tema que además se volvió genérico y no da para más.

Me hubiera gustado ver que los personajes se burlaran más del exceso de corrección política del Hollywood liberal del 2020, pero los realizadores claramente no tuvieron los cojones para hacerlo.

No obstante, el mayor pecado de este proyecto y la gran decepción pasa por eliminar a todos esos personajes secundarios memorables que fueron parte de la obra original.

La enfermera Hola, la ardilla Slappy, el doctor Rascahuele, Tadeo Plots, entre otros, brillan por su ausencia y esto deja muy solos a los protagonistas.

Animaniacs no es lo mismo sin la interacción de los hermanos con todos esos personajes que eran desopilantes y jugaban un papel importante en el contenido humóristico del show.

Todo bien con Pinky y Cerebro pero en esta propuesta después de su tercera aparición empiezan a aburrir y se extraña muchísimo a esas figuras secundarias que le aportaban más diversidad al reparto.

Motivo por el cual cuesta bastante entender a los influencers trasnochados de Estados Unicos que calificaron a esta serie como «el mejor reboot de la historia».

Al margen que no es un reboot sino una continuación, no se entiende como puede ser el mejor cuando erradicaron elementos esenciales del programa.

Señor Peabody y Sherman de Netflix se la come cruda.

En lo personal la nueva producción me dejó sentimientos encontrados.

Tiene sus momentos divertidos pero la experiencia no es la misma y se nota que Tom Ruegger no tuvo nada que ver con el proyecto.

Pueden encontrar la nueva Animaniacs en el puerto de Jack.

 

 

 

 

 

 

 

Publicidad

10 comentarios

  1. Cuando vi los adelantos lo primero qe pensé es «¿Como van a hacer con lo de Hola enfermera en 2020?»
    Fueron por el camino fácil, la eliminaron. Quizas peor habría sido ponerla y mostrar a los hermanos en una actitud mas en línea con los tiempo, hacer una critica a estereotipos viejos…. y toda esa cosa. Pero no quita que la jugaron un poco de cobardes al eliminarla y listo.

  2. Que decepción que en parte Animaniacs haya caído un poco en la corrección política cuando su eje pasa por la anarquía. Este año vas a ser tu reseña de los mejores libros y películas del año?

    Pd: viste el primer capítulo de «The stand» la miniserie basada en la novela de Stephen King’. Un abrazo.

  3. Si Ricardo, pero la de libros este año no llegué a completarla.
    Lo que planeo hacer cuando retome es sacar notas individuales con cada libro total son recomendaciones atemporales.
    En breve estaré viendo The Stand.

  4. Se veía venir.

    Es una pena porque Animaniacs tenía que jugarselá un poco más con la anarquía, pero cayó en lo único que supo hacer Hollywood desde hace 4 años y por lo cual se creen revolucionarios: subirse a un pedestal en calidad de faro de moral, igualdad y justicia y pegarle a Donald Trump, como si fuese la encarnación de las 7 plagas de Egipto con Hitler, Stalin y Mao en un único ser humano. Ya realmente me hartaron.

    Creo que este año -y en MUUUCHO tiempo- el único que les metió una buena cachetada y fue lo más cercano a la anarquía de los Animaniacs fue Ricky Gervais en los Golden Globes 2020. Yo hubiese partido de ahí y seguirles pegando. Pero… son unos tibios, como todo Hollywood.

  5. Tengo entendido que incluso hasta en la nueva Wonder Woman hay palos para Trump con un Pedro Pascal sobreactuado.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.