Reseña de Ip Man 4: The Finale

Publicidad

CALIFICACIÓN: B

Una película que hace rato tenía para ver y fue noticia el año pasado al convertirse en la producción china de artes marciales más taquillera en el continente americano, desde el estreno de Kung Fu Hustle, en el 2004.

En los Estados Unidos consiguió superar los tres millones de dólares en sus primeras semanas de exhibición, pese a tener un estreno muy limitado en apenas 119 salas.

La recaudación general fue de 193 millones de dólares.

El film de Stephen Chow generó un taquilla mayor debido a que Sony luego expandió las salas en todo el continente, incluido Latinoamérica.

Algo que no ocurrió con 4: The Finale.

De todos modos tuvo una gran performance para tratarse de un género que en esta parte del mundo no llega habitualmente a los cines.

Ip Man 4 le otorga un final decoroso a una de las sagas más populares que brindó esta temática en la última década, donde pudimos disfrutar a en un personaje memorable.

Este último film no cambia mi opinión que las primeras dos entregas (especialmente la original) son las mejores de la serie, si bien ofrece un espectáculo muy entretenido que te compra a través de la acción.

Pese a todo, me quedó la sensación que se podía haber hecho algo más interesante con el concepto argumental que escogieron para cerrar la historia.

Al igual que en los filmes previos, los realizadores se alejaron de la biografía de Ip Man para crear un relato de ficción que no se apega a la rigurosidad histórica.

En la vida real el maestro de Wing Chun nunca viajó a los Estados Unidos para visitar a Bruce Lee y me parece que esa idea habilitaba la posibilidad de hacer un film más atractivo.

Me decepcionó un poco que la figura de Lee, interpretado por un gran Danny Chan, quedara relegado a un rol tan secundario cuando se lo podía haber aprovechado mejor.

De hecho, de no haber aparecido en el film la verdad que el conflicto principal no cambiaba en absoluto,  ya que su presencia termina siendo más que nada una cuota de fan service.

Hubiera estado bueno ver a los dos personajes en un relato que los vinculara mejor como dupla.

Lamentablemente la trama fue por otra lado e inserta al protagonisma en la cultura occidental, donde es testigo del racismo que viven los ciudadanos asiáticos en los Estados Unidos.

Por momentos hay un eco de la primera película donde los japoneses y el karate fueron reemplazados por los norteamericanos que no por casualidad practican la misma disciplina.

El tratamiento de la xenofobia la verdad que es bastante superficial con personajes secundarios que parecen terriblemente exagerados.

Hay varias escenas donde los actores occidentales están completamente sobreactuados, como si pertenecieran a una serie de televisión clase B de los años ´70.

Un ejemplo que encontramos en los matones escolares que intimidan a una estudiante asiática en una escuela.

El personaje de , quien siempre sobresale en roles de villano, llega a un nivel de exageración que por momentos trae al recuerdo al Sargento Slaughter de G.I.Joe.

La única diferencia es que el soldado de los dibujos animados no era racista, pero tenía el mismo temperamento.

Esta cuestión es un elemento típico del cine de ese país en general.

Si repasan toda la saga van a notar que los únicos villanos que se redimen son los que tienen un origen chino, mientras que el resto de los extranjeros parecen discípulos fachos del Dr. Hell de Mazinger Z.

Por eso también resulta un poco contradictorio el mensaje de inclusión que intenta brindar cuando el extranjero es retratado como un enemgio nefasto.

El tema con esta película es que más que una conclusión memorable de la franquicia la sentí como una historia de relleno.

En la comparación con las continuaciones previas no sé si es la que más me gusta.

Inclusive el clímax de la tercera entrega tenía un mayor impacto emocional.

A diferencia de Rocky Balboa, donde Stallone se encargó de cerrar el arco argumental del personaje con un conflicto intimista, Ip Man por momentos parece un personaje secundario dentro del gran final que se dispersa en varias subtramas.

Ahora bien, todas estas cuestiones que hacen a los aspectos generales del argumento quedan opacados con la extraordinaria labor de Yuen Woo-Ping en la secuencias de acción, quien a los 75 años vuelve a demostrar por qué es el mejor de la historia en este género.

El suspenso y la intensidad que le otorga a los duelos ofrece un espectáculo visual magnífico que logran hipnotizarte frente a la pantalla.

Más allá de las peleas centrales me gustaron mucho los dos combates de Ip Man con Wan Zonghua, el líder de agrupación que nuclea a los inmigrantes chinos y critica a Bruce Lee por aceptar estudiantes occidentales.

La segunda pelea que tienen, antes de ser interrumpidos por un terremoto, es fantástica y evoca un momento clásico del primer film.

El combate de Donnie Yen con Adkins no decepciona en absoluto y también sobresale la labor de Chris Collins como villano, quien encarna al soldado que desafía a los maestros chinos durante el desarrollo de un ferstival.

En resumen, Ip Man 4 es un drama de artes marciales que le otorga un final decente, pero olvidable, a una saga que brindó momentos magnificos con Donnie Yen.

Me queda por ver Master Z: Ip Man Legacy que la comentaré pronto.

 

 

 

 

Publicidad

10 comentarios

  1. A mi me parecio sinceramente terrible, es un mal episodio de relleno amen de sus fantasticas secuencias de pelea pero incluso peor, de hecho mucho peor como conclusion de una saga que en realidad apenas se da en los ultimos 5 minutos (creo que incluso menos). La idea es mala en especial si tenemos en cuenta que concluia la historia de un personaje (algo por lo cual no podriamos criticar como pelicula en si misma sino como conclusion de la saga)pero la ejecucion es peor y logra arruinar incluso esos pequeños detalles que mejor manejados hubieran al menos aportado algo (la relacion con el hijo o la discriminacion de extranjeros en EEUU).

  2. No la vi todavía, se me arruino el archivo y tengo que bajarla de nuevo, si vi Master Z y no es gran cosa. Es muy raro lo que pasa con Tony Jaa durante la pelicula, pero no te quiero spoilear.

  3. Tal cual Hugo, es un capítulo de relleno más que un episodio final, sentí a la película como forzada en la saga y la más floja de las cuatro.

    Por eso te comentaba hace un tiempo que me resultaba ( a pesar se que son de distintos directores ,de que se superponen argumentalmente en ocasiones y demas) más una película de cierre la producción ip man la pelea final ( 2013, dirigida por Herman yau) que ésta, está mejor trabajada su vejez y demás conflictos.

    Por cierto hay otra peli de ip man por fuera de la saga de cuatro películas, » ip man la leyenda» relata sus inicios en el wing chun y su juventud, creo que es de herman yau también.

    Otra cosa que me llamo la atención es que se olvidaron de envejecer a donnie.. en esa época ip man tenía más de 60 años..jaja

  4. No es la mejor ni la peor pero es un digno cierre para la saga, la pelea entre Yen y Adkins estuvo buena pero fue algo corta.
    Saludos!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.