Reseña de Bruce Springsteen ´s Letter to You

Publicidad

En la sección musical de mi colección de dvds tengo cuatro documentales que son sagrados y representan mis grandes favoritos.

Woodstock, The Last Waltz, de Martin Scorsese sobre The Band, Mad Dogs and English Men, con Joe Cocker y Leon Russell y Blood Brothers: Bruce Spirngsteen and The E Street Band.

En 1995 por primera vez en su carrera, Springsteen abrió la puerta a la intimidad de su banda para registrar en una película el reencuentro con sus compañeros tras la sopresiva separación de 1989.

El motivo de la reunion era grabar cuatro nuevas canciones para la recopilación de hits que saldría a la venta en febrero de ese año.

Durante esa sesión surigirían dos grandes obras maestras de su obra como Blood Brothers y (mi gran favorita) Secret Garden.

La particularidad de este film (que hoy es un rareza complicada de conseguir) es que se emitió una sola vez en la televisión norteamerica, en marzo de 1996, en el Disney Channell.

Recién en el 2001 se editó en dvd y fue por esa época que se lo compré a un sujeto que vendía películas por mail.

Desde entonces no lo volví a encontrar en ningún lado.

La película dirigida por Ernie Fritz, responsable de Roger Waters: In The Flesh Live y Burning Down the House (David Bowie) tuvo la particularidad de mostrar sin filtros la intimidad de una sesión de grabación y la relación que tenían los músicos en la vida cotidiana.

Durante cuatro días asistimos al enorme trabajo que hay detras de la producción de una canción, donde los músicos en ocasiones tenían dificultades para encontrar el tiempo adecuado de una melodía, el riff de una guitarra o ese acorde mágico que podía cambiar por completo una obra.

Fritz nos permitió ver la grabación de los temas con la banda en vivo, sin cortes de edición, dentro de un espectáculo que era extremadamente sencillo como pieza documental.

Sin embargo, pese a las limitaciones técnicas, el film conseguía brindar una experiencia muy especial por ese acceso a la privacidad del estudio.

Desafío a cualquier fan de Bruce y le apuesto plata al que vea esta película en la actualidad y no se emocione con lagrimas en la secuencia final con todos los musicos celebrando con un baile el final de la sesión.

Tras las muertes de Danny Federici y Clarence Clemons el momento tiene un enorme impacto emocional.

Por entonces Bruce tenía 45 años y se percibía a todos sus compañeros alegres por el reencuentro y la expectativa del regreso que recién se concretaría en el 2000.

Dos décadas después volvemos a encontrar al grupo en una sesión de grabación, dentro de un nuevo documental que no es otra cosa que la continuación espiritual de Blood Brothers.

En Letter To You todos ese músicos que tenían cuarenta y pico en el film anterior ahora transitan una etapa muy diferente de sus vidas donde la mayoría ya alcanzaron los 70 años.

Sin embargo, algunas cosas no cambiaron.

Al igual que en Blood Bothers la primera escena de la película retrata la tradicional rutina de trabajo de Bruce resumida en la siguiente imagen.

Bruce toca una canción en la guitarra acústica mientras sus compañeros toman apuntes sobre los arreglos que tendrá cada instrumento en la grabación.

Aunque aparecen más viejos y en algunos casos como Stevie Van Zandt, con varios kilos de más, la camaradería entre ellos sigue intacta.

Cuando se juntan la magia surge otra vez pese a que el clima de la grabación se desarrolla en un atmósfera diferente a la que vimos en Blood Brothers.

Las pérdidas de Danny Federici y Clarence Clemons dejaron un herida que no terminó de sanar y está presente en esa melancolía que rodea al grupo y se expresa en el espíritu de la mayoría de las canciones de Letter to You.

Una meditación sobre la muerte, la experiencia de envejecer y el recuerdo de esos amigos que ya no están.

Hay un momento de esta película que refleja a la perfección esta cuestión y muestra al histórico manager John Landau conmovido hasta las lágrimas, mientras escuchan la toma de I´ll See You in My Dreams.

Cuando la canción que recuerda a Danny y Clarence termina no hay celebraciones por el trabajo completado sino un silencio donde se nota como los afectó esas perdidas.

Bruce también recuerda a George Theiss, el amigo con el que fundó su primera banda y falleció hace poco de una enfermedad terminal.

Todas esos hechos trágicos que experimentó le dieron a Letter To You un espíritu nostálgico que está muy presente en el sonido de las canciones, que no por causualidad transmite ecos de The River y Darkness on the Edge of Town.

Una de las razones por la que muchos fans tal vez abrazamos con más entusiasmo este disco que los últimos trabajos de Bruce, que también tenían su méritos.

Sin embargo acán encontramos a la banda sonando otra vez en su plenitud con las nuevas incorporaciones de Charles Giordano y Jake Clemons, ya consolidado como el legado de Big Man en el saxo.

Desde los aspectos ténicos el documental obviamente es completamente superior a Blood Brothers gracias a esa impronta cinematografica que le aportan el director Thom Zimmy y la tremenda fotografía en blanco y negro a cargo Joe DeSalvo, Charles Libin y Antonio Rossi.

El film cubre la grabación de Letters to You que tuvo lugar en la casa de Springsteen en noviembre del años pasado durante cuatro días.

Una particularidad interesante de esta producción es que a través de la narración de Bruce se ahonda más en las temáticas y experiencias que inspiraron a cada canción.

Inclusive esos viejos temas de 1973 como If I Was a Priest, Janey Needs a Shooter y Song for Orphans que finalmente cobraron vida en este disco.

El documental presenta a modo de números musicales las diversas grabaciones de las canciones con toda la banda reunida en el estudio, algo que no ocurría desde 1984, cuando hicieron de ese modo Born in The USA.

Un aspecto donde el film tal vez se queda corto (y por eso me quedo con Blood Brothers) es en el retrato de la construcción de las canciones que en la producción previa estuvo mejor detallado.

Si bien hay momentos de ese tipo la intimidad de la grabación está contenida por la edición y la narración en off de Bruce.

Durante el visionado del film me pasó algo loco.

El documental estaba a punto de terminar y empecé a impacientarme al punto de la desilusión por el hecho que mi tema favorito de Letter to You había quedado afuera.

Todas las canciones habían tenido su secuencia musical menos Burnin´ Train.

¿Cómo era posible que la dejaran afuera?

El documental empieza a concluir con un tono melancólico mientras la narración de Springsteen se contrasta con un paisaje navado y mi desconcierto absoluto.

Escucho a Bruce desde que tengo seis años y ya sé que no importa la oscuridad que exploren sus trabajos siempre se despide con una energía positiva y esa cuota de luz y esperanza.

¿Donde demonios estaba Burnin´ Train? ¿Por qué la ignoraron?

Al final resultó que la dejaron para el gran final donde podemos disfrutar a la banda en su máximo potencial con la batería de Max en llamas.

Los críticos de música pueden analizar estas cosas desde una objetividad y distancia que para mí es imposible de conseguir en cualquier cosa que se relacione con Bruce.

Lo que siento con Letter to You, además que es el mejor álbum con la E Street Band desde The Rising, es que estos artistas ya no tienen más nada que probar y quienes somos fans tenemos que disfrutarlos con alegría mientras los tenemos vigentes.

En un año de mierda como el 2020, donde hay pocas cosas para celebrar, tenemos un tremendo disco para disfrutar y otra vez Bruce es responsable que esos malos momentos de la vida puedan ser llevaderos, e inclusive por 58 minutos, hasta placenteros.

 

 

 

Publicidad

3 comentarios

  1. Me alegra que te haya gustado, Hugo. En estos tiempos tan particulares en que me acabo de enterar que uno de mis personajes favoritos, James Bond, aparentemente va a ser una mujer afro (aunque espero investigar más sobre el tema y mantener mi optimismo de que sea un rumor infundado o inexacto), discos como este nos permiten mantener la esperanza de que no todo está perdido. Yo me iría un poco mas atrás y diría que es el mejor disco desde Tunnel of Love. O al menos, el disco en que volví a sentir ese escalofrío y ese sentimiento tan placentero del auténtico sonido de la E-Street, que parecía que se había perdido. Y la comprobación como fan de que Bruce a su edad, todavía puede entregar grandes discos o quizás, otra obra maestra. Con respecto a lo que comentás, Burnin´’Train también es mi tema preferido y creo que estuvo genial incluirlo al final, (aunque si recuerdo bien, creo que no estan todas las canciones, creo que falta Rainmaker, que en realidad se entiende la omisión, porque es un tema muy diferente al resto y quizás quede extraño en el documental). Un abrazo, Hugo.

  2. No soy fan de Bruce, pero entiendo lo que te pasó con Burnin´ Train, a mí me pasó lo mismo con Don’t Stop Me Now de Queen y Bohemian Rapsody, la película terminaba, estuvo todo buenísimo, pero no escuchaba MI tema, hasta que sale así, con la voz pelada de Freddie y ahí largué la lágrima contenida. Que lindo cuando la música te lleva para esos lados.

  3. Nacho me hiciste reír con este comentario. No, James Bond no será una mujer negra. Aparentemente en la nueva película mientras él esta retira una agente femenina tiene el código 007, pero James Bond seguirá siendo el mismo. Si después sacan un spinoff con otro personajes es otro tema, pero Bond seguirá siendo el mismo. Hubo mucha confusión con ese tema.
    Abrazo.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.