Sólo 8 bits: Monsters in My Pocket (1992)

Publicidad

A  comienzos de los años ´90 el suceso de las Tortugas Ninjas revolucionó literalmente la industria de los juguetes y la animación.

Numerosas compañía en ambos rubros intentaron llegar al mismo target de consumidores con productos que tenían características similares.

Una franquicia que luego obtendría estatus de culto fue Monsters in My Pocket, creada por dos ex empleados de Mattel, Joe Morrison y John Weems.

La particularidad de esta colección es que presentaba pequeñas figuras de plástico suaves con monstruos y criaturas fantásticas de diversas mitologías, además de clásicos del mundo del cine.

El concepto era genial y estaba dirigida a chicos de entre nueve y diez años que ya empezaban a engancharse con las propuestas de horror.

La colección tuvo la suerte de llegar a las jugueterías en la misma época en la que empezaba a cobrar popularidad la serie literaria de R.L.Stine, Goosebumps, motivo por el cual enseguida se convirtió en un fenómeno comercial.

La franquicia generó polémica en su momento en el Reino Unido debido a las protestas de la población hindú por el modo en que se habían distorsionado las figuras de deidades espirituales sagradas como Ganesha, Hanuman y Kalí que aparecían como criaturas diábolicas.

A raíz de esas reacciones negativas, que por cierto eran justas, esas figuras se retiraron del mercado.

De todos modos esto no impidió que Monsters in My Pocket se convirtiera en un notable fenómeno comercial.

En poco tiempo la marca se expandió a todo tipo de productos, que incluyó juegos de mesa, luncheras, cartas, una serie literaria y la colección de cómics editada por la editorial Harvey.

La historieta fue escrita por Dwayne McDuffie y contó con las ilustraciones de Gil Kane y Ernie Colón.

La revista se encargó de darle una una trama a la colección de juguetes y por supuesto incluía a todas la figuras populares.

Warlock, un mago que prentendía dominar a todos los monstruos creaba un hechizo que encogía a todas la criaturas que se opusieran a él.

Un ogro intentaba deterno pero empeoraba las cosas y todos los seres fantásticos terminaban reducidos a figuras diminutas.

De este modo se producía una guerra entre quienes se oponían al régimen de Warlock y sus secuaces.

El escenario de la batalla tenía lugar en la casa de munecas de una niña donde habían terminado todos los monstruos.

A partir de este concepto se desarrolló uno de los productos más populares de la franquicia.

El video juego de .

Hace poco lo encontré en mi consola retro y me trajo gratos recuerdos ya que llegué a disfrutarlo en su momento.

Monsters in My Pocket tuvo una gran campaña publicitaria que tuvo como eje central los cómics de Marvel y DC.

Si buscan revistas de ese período van a encontrar numerosos avisos relacionados con este juego.

Para variar Komami no defraudó y ofreció una propuesta muy entretenida que resistió el paso del tiempo de un modo notable.

Hoy en pleno 2020 sigue siendo una gran producción dentro del género de plataformas y captura la atención de los más chicos del mismo modo en que lo hizo con la generacion de los ´90.

Con un esquema de juego que evoca el clásico Castlevania, esta producción de 8 bits presentaba dos características muy atractivas.

En primer lugar permitía la posibilidad de disfrutarlo en equipo con dos personajes disponibles para elegir.

Los héroes de la historia eran el clásico Nosferatu y Frankenstein.

A lo largo de seis niveles los monstruos en miniatura debían recorrer los diversos escenarios de una casa para enfrentar a los secuaces de Warlock y por supuesto al hechicero en el útimo nivel.

Un detalle que presentó el juego que luego se incorporó en otras propuestas de la época era la habilidad del doble salto que le permitia permitia alcanzar a los personajes una altura mayor.

Monsters in My Pocket no fue concebido para revolucionar su genero pero ofrece un pasatiempo muy entretenido, con la calidad de gráficos a los que nos tenía acostumbrados esta compañía.

Obviamente entre sus grandes virtudes sobresale también la tremenda musica que en este caso ofrecía diversas melodias pegadizas inspiradas en el rock de los años ´60.

El nivel de jugabilidad no es complicado y brinda un momento muy ameno con los dos clásicos monstruos de Hollywood que en este caso sobresalen como héroes.

Poco después que Konami lanzó a la venta este producto, la compañía Hanna-Barbera estrenó un especial de animación (disponible en You Tube) que tenía la función de testear el mercado para una potencial serie de televisión.

Sin embargo el rating no acompañó y el proyecto quedó en la nada.

Actualmente se encuentra en produccion una serie de animación en CGI relacionada con esta franquicia que tiene previsto su estreno para el 2022.

Un fragmento de este gran video juego.

 

Publicidad

7 comentarios

  1. Monster in my pocket! Yo fui de los que tuvo el álbum de Cromi que cuando lo completabas te daban una carpeta, stickers y los dichosos muñequitos! No había otra forma de conseguirlos, así que era el más grosso de la clase. Me acuerdo que me faltaba una figurita y la fui a comprar directamente a Cromi era una de un chiste de Drácula.

    Hoy tengo conocidos que los coleccionan a todos los que pueden, todavía se consiguen y posta que eran unas figuras hermosas, si bien eran de un solo color, tenían buen nivel de detalle.

    Me voy a buscar el juego ahora!

  2. Aca en Argentina salió el albúm de figuritas. Para mi era lo más… las imagenes estaban re buenas y tenían una pequeña descripción de la criatura, de donde provenía y sus debilidades

  3. Genial, conocía la existencia del videojuego, pero jamás lo había visto en acción. Me gustó el gimmick de la «batalla post-crédito» que pusieron en el juego.

    En México tuvimos estas figuras a través de la empresa de dulces Sonrics, incluyendo cartas y comics. Aquí varias imagenes de los artículos relacionados a la franquicia tal como llegó a México:
    http://www.coleccionistamx.com/2016/10/monstruos-de-bolsillo-sonrics-parte-1.html

    ¿Alguién sabe si concluyeron la historía del comic? Me imagino que quedó inconclusa como solía ser en la época… jejeje.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.