El regreso de los tomates asesinos (1988)

Publicidad

Dentro de las películas malas que divierten la saga de los tomates asesinos representa a uno de los grandes referentes del cine clase B.

Más alla de convertirse en una franquicia de culto, la saga es celebrada por la sátira que brindó del género de la ciencia ficción y el terror de los años ´50.

De las cuatro producciones que se hicieron entre 1978 y 1991 mi gran favorita es la segunda parte, El regreso de los tomates asesinos, protagonizada por John Astin, el recordado Homero, de Los Locos Addams y George Clooney, en uno de sus primeros trabajos como actor.

Escrita, producida y dirigida por John DeBello, responsable de la obra original, esta continuación trascendió por el tratamiento del humor a través del metalenguaje y el modo en que destruía la denominada «cuarta pared» para hablarle directamente a los espectadores.

En este film los actores son conscientes que filman una película clase B con un presupuesto miserable y la narración de DeBello rompe todos los códigos cinematográficos para elevar la sátira a otro nivel.

La película tuvo una enorme influencia en el estilo de humor que años después trabajaría Mike Myers en las entregas de Austin Powers y muy especialmente El mundo según Wayne, que le debe muchísimo al estilo de parodia de los tomates asesinos.

En base a esta continuación también se creó luego la genial serie animada de 1991 que retomaba los mismos personajes.

Una particularidad graciosa de este film es que en la trama, a diferencia de la obra original de 1978, no hay una invasión de tomates asesinos, algo que de entrada contradice el título.

El profesor Grangrena (John Astin) en este caso encuentra la fórmula para convertir vegetales en personas reales con el fin de conquistar el mundo con un ejército paramilitar.

Cuando Tara (interpretada por Karen Minstal), un tomate al que convirtió en su amante, se escapa de su laboratorio, esto dispara una serie de enredos delirantes donde el vilano busca impedir que la chica revele sus planes.

La joven encuentra refugio en la casa que comparten un repartidor de pizzas (Anthony Starke, el malo de 18 otra vez) y George Clooney en el rol de un cocinero.

Más allá del delirio de la historia, detrás del humor hay una mirada bastante ácida de los medios de comunicación (que no quedan bien parados) y la industria del cine.

En una escena memorable, en la mitad de la película, la filmación se detiene porque el director se quedó sin presupuesto.

Clooney fuera del personaje propone buscar sponsors para promocionarlos en la historia y de esa manera conseguir el financiamiento que necesitan.

Lo que sigue es una serie de secuencias desopilantes donde no paran de vender productos de marcas importantes de un modo obsceno.

Para hacer el film más atractivo inclusive añaden una pelea con ninjas, que no tiene nada que ver con la trama, por el simple hecho que en ese momento los personajes estaban de moda.

Un momento glorioso de esta propucción si te gusta este tipo de humor.

Clooney tiene momentos muy divertidos con su personaje y ya se podía notar su talento para la comedia que lamentablemente después dejó de lado, para enfocarse más en roles dramáticos.

Creo que el motivo por el que se convirtió en un film de culto se relaciona con el hecho que después de tantos años El regreso de los tomates asesinos genera risas y funciona muy bien como sátira del género.

La premisa absurda y los personajes delirantes construyen un combo muy divertido con el que es imposible pasarla mal.

Si te conectás con los códigos de humor que propone el director esta saga no decepciona, si bien las dos entregas posteriores no estuvieron al mismo nivel que la película de 1988.

A continuación pueden ver el avance original.

 

 

Publicidad

9 comentarios

  1. Clásico bizarro de las tardes de Telefe!. Recuerdo que de muy chico John Astin me daba miedo en esta película, creo que era por los ojos saltones.

  2. Ataaaaack oftheqkillertomatoessss! Ataaaaaaack ofthekillertomatoes! Me hiciste acordar a la serie, como me cagaba de risa con el cualquierismo y con el villano Pútrido Gangrena! Hace tiempo le ando atrás de alguna figura de acción, no sabía que existían y cuando lo supe el dolar se volvió más peligroso que un tomate con dientes

  3. A mi me gusta mucho la caricatura y ya año despues me entere que estaba basada en el regreso de los tomates asesinos y aparecian los mismos personajes , ademas del doctor gangrena, igor y los chicos tambien aparecia el escuadron antitomate jajaja
    aqui George Cloney y no lo digo por que sea Cloney pero por momentos le robaba protagonismo a Anthony Starke que por cierto ahora que lo menciono Hugo era el malo de 18 otra vez, que por cierto lastima que no hiciera peliculas de artes marciales, el tipo sabia tirar algunas patadas ahi.

  4. Es verdad Héctor, Clooney le roba protagonismo a Starke, pero me parece que también tuvo que ver con el hecho que él era más gracioso.
    La cara de piedra que pone cuando se da la pelea de los ninjas y mueve la caja de cereales para que aparezca en la escena es mortal.

  5. Recuerdo en mi infancia cuando veía la serie animada! Y hace poco le mostré el trailer de la primera a mi hijo de 6 años y se mataba de la risa.

    Off-topic: ¿Hugo pudiste ver «the Boys» ?, yo la empece a mirar porque había leído los comics hace años y la verdad es que es algo un poco diferente a todo lo que se hizo con superhéroes.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.