La saga de Matt Helm: The Ambushers (1967)

Publicidad

Para 1967 la única competencia peligrosa que tenía la saga de James Bond era la franquicia de , que con apenas dos películas ya había opacado por completo al resto de los clones de 007.

En Europa las producciones con el agente Harry Palmer, con Michael Caine consiguieron destacarse un poco al tomarse la temática con más seriedad.

Más adelante repasaré en otra nota ese tema, sin embargo se trata de filmes que nunca llegaron a tener el mismo nivel de popularidad que las historias de Helm.

Amparado por la respuesta positiva del público, el productor Irvin Allen en este caso levantó la apuesta en materia de contenidos excéntrico y dentro de la franquicia esta entrega terminó por ser la más bizarra y ridicula de la serie.

En un punto se podría afirmar que The Ambushers de alguna manera representó la génesis del tono que tendía unos años después la saga Bond con Roger Moore.

Por eso no fue casualidad que Live and Let Die, en 1971, tomara elementos de esta producción.

En esta oportunidad Matt Helm debe desenmascarar a un traidor en la agencia de espionaje para la que trabaja en aventura delirante relacionada con un plato volador que inventa el gobierno norteamericano para explorar el espacio y termina secuestrado por el villano.

LAS CHICAS HELM

  SHEILA SUMMERS (JANICE RULE)

Janice Rule interpreta a la principal figura femenina de esta historia que en lo personal me recuerda un poco a la agente 99 de la serie El super agente 86.

Si bien es la asistente de Helm durante el desarrollo del film, luego se termina por convertir en la gran heroína de la película, algo impesado de concebir en la saga de 007, donde las mujeres tenía un rol más secundario.

Durante el acto final la agente Sheila es la que se enfrenta con el villano y el personaje de con el secuaz.

Rule fue un actriz popular de los años ´60 y a partir de 1973 empezó a trabajar menos en el cine para dedicarse a psicología, una profesión que ejerció durante el resto de su vida.

FRANCESCA MADEIROS (SENTA BERGER)

Senta Berger era tan creíble como espía mexicana como Olga Kurylenko en el rol de la agente boliviana en Quantum of Solace.

Sin embargo ese era el modo en que se trabajaba en ese momento en Hollywood, donde los roles hispanos era interpretados por actores norteamericanos o europeos.

El impacto que generó la aparición de la actriz alemana en la serie El agente de Cipol fue tan grande que su participación en un episodio luego se convirtió en la película The Spy with My Face, de 1965, que aprovechó la moda por las historias de James Bond.

Senta logró romper con el encasillamiento que a menudo sufrían las actrices atractivas a las que le daban roles menores para exponerlas como un objeto decorativo,

Para 1970 empezó a producir sus propias películas y hasta la fecho recibió 30 premios como actriz en la industria europea donde luego concentró la mayor parte de su carrera.

En el 2006 volvió a ser noticia con su autobiografía, donde aniquiló a la mayor parte de los hombres que conoció en Hollywood por todos los acosos que padeció.

Al único que dejó bien parado fue Dean Martin, quien aparentemente habría sido uno de los pocos actores que la trató bien.

En esta película está genial como la femme fatale en un rol muy ambiguo donde nunca termina de quedar claro si quiere eleminar a Matt Helm o ayudarlo.

THE SLAYGIRLS

Este es un de los aportes más divertidos de The Ambushers.

Una particularidad de la saga Helm es que a diferencia de Bond las mujeres son la que lo salvan al héroe permanentemente de los peligros.

En esta historia aparecen la Slaygirls, un grupo de asesinas de la CIA belísimas que lo protegen a Martin de los villanos y tienen momentos desopilantes.

El grupo estuvo representado por modelos populares de los años ´60 que en la trama se desenvuelven siempre en grupo.

EL VILLANO

JOSÉ ORTEGA (ALBERT SALMI)

Albert Salmi era tan mexicano como Steve McQueen pero no importó porque le pusieron un bigote mostacho y con eso alcanzaba para hacerlo pasar como latino.

No hay modo de comprarlo en este rol pero son cosas que se relacionan con el contexto cultural de ese momento.

En la trama brinda un villano olvidable que no está a la altura de lo que hizo Karl Malden en la película previa.

Salmi luego tuvo una larga carrera en la televisión donde participó de numerosas series populares.

En 1990 tras una caótica relación con su esposa y situaciones de violencia de género mató a la mujer de un disparo y luego se suicidó.

EL SECUAZ

QUINTANA (KURT KASZNAR)

Otro casting ridículo con un austriaco interpretando a un mexicano.

Un actor con una gran trayectoria en el ambiente de Brodway y que en el cine fue parte de clásicos como Adiós a las armas (1955) y 55 días en Pekín (1963).

En The Ambushers tiene un rol cómico como la mano derecha del villano que resultó otro personaje olvidable.

Sobre todo al compararlo con Ironhead en la entrega anterior. En esta oportunidad no le dieron gran relevancia a los enemigos de Helm en el guión y esa es una de las debilidades del film.

Cabe destacar como Dato Loco que Kurt Kasznar durante la Segunda Guerra Mundial fue uno de los primeros dos fotógrafos que registraron la destrucción que dejaron las bombas atómicas de Iroshima y Nagasaki.

En esta oportunidad los productores covencieron a Dean Martin de viajar a México y gran parte del rodaje se llevó a cabo en la ciudad de Acapulco.

Al repasar la película en la actualidad esta cuestión genera cierta tristeza, ya que se puede ver como era en ese momento una locación hermosa, que hoy sobresale entre los luagres más peligrosos del mundo debido a la violencia narco.

De hecho, la embajada de los Estados Unidos recomendó a sus ciudadanos que no hagan turismo en esa zona del país debido  al alto nivel delictivo que surgió en los últimos años.

The Ambushers incluye todos y cada uno de los estereortipos raciales que se podrían imaginar a la hora de representar la cultura mexicana.

Entre ellos no falta el momento en que los protagonistas se camuflan de los villanos al hacerse pasar por dos mexicanos perezosos que duermen la siesta en la calle.

Un imagen frecuente en los dibujos animados de ese período.

Más alla de esta cuestión la película es muy divertida y Dean Martin, quien aparece mucho más delgado que en los capítulos previos, tiene momentos cómicos estupendos.

El clímax sobre todo es de un delirio absoluto.

La musica en esta oportunidad estuvo a cargo de Hugo Montenegro, quien se hizo famoso en Hollywood por sus covers de los trabajos de Ennio Morricone.

Su versión del tema principal de El bueno, el malo y el feo en 1968 consiguió el segundo puesto en las listas Bilboard entre los 100 temas más escuchados de la radio.

Entre sus obras originales más populares se encuentran las bandas sonoras de la serie El agente de Cipol y el western protagonizado por Elvis, Charro!

La tercera entrega de Matt HJelm se estrenó en diciembre de 1967 y no fue bien recibida por la prensa debido a sus elementos ridículos.

Sin embargo el público la bancó y se convirtió en otro suceso comercial.

El tema es que es muy difícil aburrirse con Dean Martin en este rol y por eso funcionaban tan bien en la taquilla.

A continuación pueden ver el avance original presentado por el propio protagonista con un pucho y un trago.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.