Retrospectiva Sherwood: Douglas Fairbanks en Robin Hood (1922)

Publicidad

Para 1916 la industria de Hollywood estaba bastante consolidada y había dos estellas que dominaban por completo la taquilla y la convocatoría a las salas.

Me refiero a Charles Chaplin y Mary Pickford, probablemente la actriz más hermosa en la etapa del cine mudo.

Otra figura que comenzaba a cobrar fuerza era un nuevo actor llamado Douglas Fairbanks, quien había sido descubierto por el director D.W.Griffith, responsable de la controversial película El nacimiento de una  nación (1915), que promovía el racismo y la ideología de la supremacía blanca.

Debido a su experiencia como acróbata, Douglas enseguida llamó la atención por su desempeño en las secuencias de acción de las producciones de aquellos días.

Un auténtico precedente de lo que muchas décadas después sería el arte de Jackie Chan.

Douglas comenzó una relación con Mary Pickford, quien luego se convertiría en su segunda esposa, y junto a Chaplin participaronde  una campaña para vender bonos del ejército, con el fin de ayudar a las tropas en la Primera Guerra Mundial.

El actor por aquellos días obtuvo además una enorme popularidad por su libro de auto ayuda, Laugh and Live, centrado en el poder del pensamiento positivo a la hora de enfrentar adversidades.

Para 1918 su fama era tan grande que en poco tiempo se convirtió en una de las figuras mejores pagas de Hollywood.

Los salarios de Chaplin, Mary y Fairbanks eran tan grandes que llegó un momento que los estudios no pudieron cubrir los costos.

Por esta cuestión, los tres artistas junto con el director Griffith decidieron formar una productora independiente con la que podrían obtener la ganancia total de las películas, además de un mayor contol creativo en los aspectos artísticos.

De ese modo nació lo que hoy conocemos como el sello United Artist.

 

Una división de la compañía fue la productora Fairbanks/ Pickford con la que el primer gran héroe de acción tendría sus mayores éxitos.

El primer proyecto de la pareja fue la primera adaptación de La marca del Zorro (tremenda película) que llevó a la pantalla grande al justicieron de Johnston McCulley que era el suceso literario del momento.

La interpretación de Don Diego de la Vega catapultó la carrera de Fairbanks como el gran astro del género de acción y aventuras.

El segundo proyecto de la compañia fue Los tres mosqueteros con Doug en el rol deArtagnan, que  resultaría otro suceso comercial,

Ya casado formamemente con Mary Pickford, en 1922 la pareja decidió tirar literalmente la casa por la ventana con una nueva adaptación de que se convertiría en la producción más ambiciosa que se había registrado hasta ese momento.

Por entonces sólo Fairbanks se podía dar el lujo de costear una película que tendría un presupuesto de 930 mil dólares, una cifra que para la epoca representaba un riesgo enorme.

La popularidad del actor eran tan grande en todo el mundo que el film se titulo Douglas Fairbanks en Robin Hood.

El nombre del intérprete estaba por encima del personaje e inclusive cuando aparecía por primera vez en la trama los títulos no lo presentaban como Robin sino con el nombre real del artista.

Esta producción fue la primera gran producción de la historia con el justiciero inglés y consolidó las características físicas del personaje con la que sería inmortalizado en la cultura popular.

El sombrero con la pluma, la barbita de mosquetero y el traje de mallas ajustadas se repetirían en adelante en otros medios artisticos.

La dirección corrió por cuenta de Allan Dwan, uno realizador con buena reputación que más tarde impulsaría la carrera de un famoso discípulo: Victor Flemming (El mago de Oz, Lo que el viento se llevó).

Alan Hale obtuvo el rol del Little John, que volvería a repetir en otras dos famosas producciones, Wallave Beery (el recordado Long John Silver de La isla de tesoro de 1934) sobresalió como Richard Lion Heart y Ennid Bennett le otorgó una presencia destacada a Lady Marian.

Esta fue una película muy inusual dentro de la filmografía de Hood ya que tuvo una duración de 127 minutos y los mejores momentos con Fairbanks en el rol del héroe recién llegan en el acto final.

La primera hora del film se va en establecer los orígenes del personaje como el Conde de Huntington y su relación con el Rey antes de partir a las cruzadas.

Durante el acto inicial vemos a Robin a como un noble y su cortejo a Marian mientras e se desarrollan los planes del Príncipe John para quedarse con el poder.

Cuando el protagonista regresa a Inglaterra descubre el desastre en que se encuentra Inglaterra y escapa al bosque de Sherwood donde empieza a organizar la venganza contra el tirano.

De este modo Fairbanks como guionista establece el modelo clásico del origen cinematográfico del héroe que todavía se utiliza en las producciones actuales de superhéroes.

El Superman de Richard Donner estuvo desarrollado bajo la misma premisa argumental donde el personaje recién se presentaba en la segunda mitad de la historia.

De todas las películas que se hicieron sobre Robin Hood esta es la que más relevancia le dio al rey Richard I, un rol que luego tendría una participación más secundaria en producciones posteriores.

La puesta en escena fue descomunal y Fairbanks ofreció un espectaculo muy imponente en lo referido a la representación de ese mundo medieval, que tal vez no era muy realista ni se regía por un riguridad histórica pero resulta muy atractivo de ver en el cine.

El castillo que hizo construir con todos esos decorados enormes y las vestimentas elaboradas en 1922 no la podía podía pagar ninguna otra productora.

Obviamente el gran atractivo pasaba por la extraordinarias secuencias de acción donde la estrella sobresalía en situaciones de riesgo que no tenían antecedentes en este arte.

A continuación pueden ver una de las secuencias más famosas de esta película en la que Robin escapa del castillo de Nottingham.

Dentro de la filmografía de Robin Hood esta es la primera obra maestra del ciney trascendió  además por ser el proyecto de un cineasta de autor como era Fairbanks.

Si bien Allan Dwan se encargo de posicionar las cámaras y supervisar los aspectos técnicos, el verdadero director fue Fairbanks, quien además se desempeñó como productor, guionista, actor y doble de riesgo principal.

El film fue un enorme suceso taquillero en todo el mundo e inmortalizó a este artista en el rol por el que sería recordado eternamente.

Por esa cuestiones inexplicables del mundo del espectáculo, pese al éxito comercial esta producción fue la última propuesta de Hood que se estrenó en la era del cine mudo y el personaje tardó 16 años en regresar a la pantalla grande.

Para entonces la industria de Hollywood había cambiado drasticamente y el mundo se preparaba para descubrir al héroe de Sherwood en una de su más aclamadas representaciones.

Continuará.

Publicidad

5 comentarios

  1. Tengo que reconocerte que le pusiste tal garra al post, que me dieron ganas de ver una pelicula muda de 127 minutos.
    Te hago una pregunta medio «off topic». Me pasó al ver Nosferatu (espero con ansias una retrospectiva de Dracula, jeje) que al remasterizar la pelicula, le agregan una paleta de colores según el tipo de ambientación que tenga la escena. Tenés idea porque se suele hacer eso en vez de dejar todo en escala de grises?

  2. Honestamente Gonse no lo sé.
    Pasa con muchas películas mudas. Otro caso similar al que mencionás es el de The Black Pirate, con Fairbanks donde hicieron lo mismo.
    El caso de Nosferatu es muy loco además porque encima hay una versión con melodías de rock onda Marilyn Manson que es muy efectiva.
    Los puristas tal vez la odian pero genera muy buenos climas.

  3. Supongo que no hicieron películas de Hood en mucho tiempo para no perder por goleada en la comparación con la película de Fairbanks en ese tiempo

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.