Taylor Swift: Miss Americana

Publicidad

Otra interesante documental de los productores de 20 Feet from Stardom, un film que ya recomendé en el blog sobre el submundo de las coristas en la industria de la música.

En Miss Americana exploran la intensa carrera que tuvo Taylor Swift en los últimos años y todo el período de transformación que atravesó la artista para conseguir tener un mayor control de su vida.

El caso de Taylor es muy interesante porque su irrupción en el mundo de la música fue muy inusual y el éxito que consiguió no fue progresivo sino que se desarrolló de un modo instantáneo.

Ella debutó en el género de la música country en circunstancias muy inusuales.

A los 14 años se convirtió en la artista más joven de la historia en conseguir un contrato con la discográfica Sony y en el 2005 lanzó su álbum debut que llevó su nombre y presentó 11 canciones compuestas por ella mientras cursaba la escuela secundaria.

No es habitual, especialmente en la industria del género country, que una cantante sea autora de todas las canciones, ya que por lo general los productores tienden a moldear a los intérpretes hasta que logren hacerse conocidos.

Inclusive a una leyenda como Dolly Parton, cuando comenzó su carrera le llevó un tiempo hasta que la dejaron componer todos las canciones de un disco.

En su primer trabajo, Hello, Dolly, de 1967, si bien casi todos los temas fueron escritos por ella, el single que la hizo famosa, Dumb Blonde, lo compuso su productor.

En el caso de Taylor no sólo debutó con un disco creado por ella sino que en poco tiempo colocó varios temas en los top Bilboard.

Desde entonces no paró de crecer y cosechar seguidores, vendió más de 50 millones de discos, se convirtió en la artista femenina más premiada de la historia en los American Music Awards y generó una fortuna de 360 millones de dólares.

Muy especialmente cuando su música se orientó exclusivamente al pop, a partir de su trabajo 1989, editado en el 2014.

Obviamente todos esos logros también tienen un precio.

Al comienzo de Miss Americana se muestra claramente que detrás de todo el lujo, fama y reconocimiento artístico, Taylor está más sola que Thanos en el día del amigo.

Más allá de sus padres, su gato y algún noviecito de turno, que funciona como un parche para tapar agujeros emocionales, la artista lleva una vida cotidiana que no despierta precisamente envidia.

No puede salir de su casa porque la puerta está literalmente sitiada por centenares de fans que se comportan como una horda de zombis y tiene programada todas sus actividades a un período de dos años.

Al ver el film resulta imposible no acordarse del concepto del éxito que manifestó alguna vez Diego Maradona.

Taylor pertenecía a una familia de clase media norteamericana de Pensilvania y un día le pegaron una patada en el culo y de la nada terminó en la cima del mundo del entretenimiento para descubrir que del otro lado de la montaña no hay nada.

Si no te podés juntar a comer una pizza con amigos, porque no los tenés o es imposible movilizarte sin ser perseguida por fotógrafos y fans la fortuna y los lujos eventualmente se transforman en una jaula de oro.

La película de la directora Lana Wilson explora los esfuerzos de Taylor por tratar de llevar una vida más independiente sin el control del séquito que la rodea en un contexto que no es sencillo por cada repercusión pública que genera todo lo que hace.

El documental aborda numerosos temas interesantes como el ambiente tóxico de internet y las redes sociales, los trastornos alimenticios que sufrió la cantante por tratar obtener una imagen determinada  y las presiones adicionales con la que debe lidiar una mujer en el campo del arte y los medios de prensa.

Si Luis Miguel o Robbie Williams aparecen más gordos en el escenario la gente sigue asistiendo a sus shows y no dejan de vender discos por eso.

Una cantante joven especialmente no se puede dar ese lujo porque probablemente terminará siendo humillada en la luz pública y eso tiene una repercusión en su trabajo.

Si los mismos cantantes mencionados cambian de novia cada tres meses nadie los va a criticar y eso no infiere en la cantidad de tickets que vendan para un show.

Si lo hace una mujer se la tilda de atorranta y su imagen es vapuleada.

Miss Americana a través del caso de Taylor Swift analiza la hipocresía de la sociedad en torno a estas cuestiones y también aborda las conductas misóginas entre las propias mujeres, que tienden a ser menos solidarías entre sí de lo que se cree.

Un enorme problema que tiene este documental es su corta duración de 85 minutos que atenta contra la posibilidad de desarrollar todos los tópicos que se trabajan.

El relato de Wilson salta de un tema a otro sin demasiada profundidad y de la nada se pasa de la agresión sexual que sufrió la artista a su compromiso político y su cruzada personal para dar vuelta la elección del gobernador de Tennessee.

En el medio se muestra también el particular proceso creativo con el que ella compone las canciones a través de un I-Phone que podría originar un film aparte.

Creo que a la película le faltó una dirección más enfocada en lugar de abarcar tantas cuestiones a la vez.

Una lastima porque los testimonios de Taylor además dejan mucha tela para cortar en todas estas temáticas y es muy interesante ver la intensa carrera que experimentó en la última década desde su perspectiva.

Más allá de estas objeciones técnicas el documental merece su recomendación y se encuentra actualmente disponible en la programación de Netflix.

 

 

Publicidad

7 comentarios

  1. La situación en el mundo sin estrenos de cine parece ser caldo de cultivo para los documentales dónde el aislamiento no impide entrevistar a alguien para después editar todo en un documental, hace poco me ví el documental de Natalie Wood y está muy bueno. Míralo después a ver qué te parece. Saludos!

  2. Si taylor swift tiene una vida tan desoladora dentro de ese lujo, no me imagino a madonna como estará sufriendo… Jaja
    Han hecho algún documental de la reina del pop?
    Maradona después de todo lo que vivió y aun sigue vivo es porque también se robó la página del hechizo para invocar los poderes de dormamu… Jaja
    Interesante de ver. Gracias Hugo

  3. Opino igual, es muy corto y toca muchos temas que podrían haber sido mucho más profundizados. Hubiera sido genial media hora más.
    Me interesó mucho el tema de que los cantantes country no expresan sus opiniones políticas, que se lo remarca el padre cuando ella quiere apoyar a un candidato. Es obvio por qué lo hacen, pero me chocó mucho cuando se lo dijo.
    Pero si tuviera que elegir un tema a desarrollar, sería el de su proceso creativo.

  4. Una de las razones por la cual Garth Brooks sigue siendo el más grande artista modermo de este género. Se cagó en la elite conservadora de Nashville e hizo todo lo que se supone no hay que hacer. Meterse en política, hacer recitales con entradas baratas, apoyar el matrimonio de sexo igualitario, acercar el country a las comunidades latinas, negras y europeas, etc.
    Claro que eso después tiene un costo pero si tenés una base de seguidores importantes como Brooks o Taylor lo podés hacer.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.