Reseña de The Last Dance

Publicidad

Calificación: A

Una de las mejores series documentales que se concibieron en el último tiempo que corona a los realizadores de ESPN entre los reyes de las temáticas deportivas.

En el último tiempo me enganché muchísimo con la serie 30 for 30 de este canal que narra la historia detrás de diversos hechos históricos y culturales relacionados con diversas ramas deportivas o ídolos populares.

Aunque se trate de disciplinas que no sigo me parecen fascinantes estas películas por la investigación periodística que presentan y los temas que se trabajan.

En breve empezaré a sacar notas sobre las cosas que estuve viendo en el último tiempo.

No obstante, creo que The Last Dance llevó la calidad de estas propuestas a otro nivel.

No soy seguidor de la NBA ni tengo un equipo predilecto.

Lo único que veo es la competencia de volcadas y habilidades el fin de semana de las estrellas.

Recuerdo también haber seguido en los ´90 los partidos de los Bulls con que se trasmitían por canal 9 antes que apareciera ESPN en el cable.

Pese a todo The Last Dance consiguió que disfrutara los diez episodios como si se tratara de un thriller policial.

No voy a ponerme a analizar cuestiones deportivas porque no es lo mio pero si quiero centrarme en la realización que me pareció brillante

El director Jason Hehir construye un relato que se enfoca en un tema en particular, la última temporada de la dinastía Jordan en los Bulls, para desarrollar numerosas subtramas relacionadas con este deporte y sus protagonistas.

Queda la sensación que varios momentos de esta producción podrían generar otros documentales independientes.

Podemos citar la historia de los Detroit Pistons en los ´80 y su juego sucio que trae al recuerdo la película de Paul Newman, Slap Shot (1978), sobre un equipo de hockey sobre hielo que obtenía popularidad en el público y el rechazo de los deportistas, debido a sus tácticas violentas.

Dennis Rodman, el Keith Richards de la NBA también podría tener su propia biografía y tengo pendiente para ver el especial de 30 for 30.

Todavía sigo riendo por la escena en que abandonó la concentración de uno de los partidos más importantes de su carrera para participar de un programa de lucha libre con Hulk Hogan.

Después vuelve al equipo y la rompe en la cancha. ¿Quién demonios hace algo así?

Hay muchas situaciones de película en este documental que parecen salidos de la imaginación de un guionista.

Especialmente en lo referido a las hazañas de Jordan que todavía son impactantes de ver.

Un aspecto del documental que me gustó mucho es que presenta un retrato honesto del jugador donde se exponen su virtudes como persona y atleta y también sus defectos y esos rasgos de su personalidad que se podían haber escondido debajo de una alfombra.

Esta es la manera en que para mí deben trabajarse las biografías.

Los realizadores encontraron un equilibrio perfecto en la narración que nunca cae en la glorificación de Jordan y tampoco entra en el terreno sensacionalista.

La calidad de las entrevistas fueron de primer nivel y todas las figuras centrales se abrieron con honestidad sobre los temas trabajados.

Estuvo muy bueno también ver las reacciones de Michael sobre otros entrevistados.

Sus gestos ante las palabras del dueño de los Bulls,  quien brinda un divague ridículo a la hora de explicar porque disolvieron el equipo luego de la temporada de 1998, son contundentes.

Por otra parte, el relato de Hehir no se estanca solamente en la figura de Jordan y nos permite conocer las historias de vida de otros jugadores.

El caso de Steve Kerr y su padre asesinado por terroristas en Beirut  fue conmovedor, sobre todo porque se conecta con el homicidio del padre de Jordan, otro hecho que desconocía.

Una de las grandes virtudes de The Last Dance pasó por la extraordinaria la labor de edición y el modo en que dieron cátedra los realizadores sobre el recurso de la narración no lineal.

La serie va y viene permanente en el tiempo con una coherencia soberbia que permite desarrollar diversos tópicos sin que los espectadores se pierdan o queden confundidos.

El tratamiento de las imágenes de archivo fue impecable junto con la edición de los momentos deportivos que se vivieron como una película.

En mi caso particular no tenía idea si los Bulls había ganado el campeonato de 1998 y tampoco quise buscar información.

Por consiguiente viví el documental como si fuera un film de suspenso y la experiencia resultó apasionante.

Algunas cuestiones para resaltar que me llamaron la atención, al margen de la mediocridad del manager Jerry Krause, quien no queda bien parado.

Me pareció muy loco que los jugadores de los Bulls sólo vieran a Jordan en los entrenamientos y luego en la cancha.

-Durante la concentración previa de los partidos Michael se aislaba en una habitación aparte como si fuera un gángster con sus colaboradores.

El propio Steve Kerr comenta que nunca llegaron a tener una interacción personal ni hablaron sobre los que les había ocurrido a sus padres.

-Las palabras proféticas de Jordan en el vestuario tras ganar el último título.

«Si nos vamos nosotros no ganan más».

En efecto, los Bulls continuaron en la perpetua reconstrucción sin chances de alcanzar la época de gloria de este equipo.

-No puedo dejar de destacar la extraordinaria actitud del jugador de Utah Jazz, Karl Malone tras la derrota de su equipo en la final de 1998.

Fuera de las cámaras, cuando el micro de los Bulls estaba a punto de partir del estadio, subió al vehículo y felicitó personalmente a todos los jugadores.

En mi vida vi una cosa así.

Especialmente en un ambiente tan competitivo como la NBA.

El fragmento fue breve pero demuestra que Malone también es un grande fuera de la cancha.

En fin, fueron cinco semanas fantásticas con esta tremenda producción que claramente quedará en el recuerdo entre los mejores documentales que se hicieron en el último tiempo dentro del género deportivo.

 

Publicidad

19 comentarios

  1. Tengo una duda que me pregunto un usuario de Disney en un grupo.
    Espn no es de Disney?
    Porque entonces no pueden poner contenido en netflix.
    Un saludo y buenos días

  2. Algunas cuestiones.

    1- Recuerdo que Rodman La magia de la NBA era el tipo que daba la sensacion todos los fines de semana se iba expulsado o se peleaba con alguien. Un gran personaje que merece un documental aparte sin dudas.

    2- La labor de edicion y el relato es extraordinario. Los capitulos 5 y 7 particularmente creo que ranquean entre lo mejor del año, dificil va a ser superarlos.

    3- Krause no era mediocre y de hecho lo resaltan sus odiadores al final, el tipo simplemente queria (en mi opinion) sentirse el que ganara los titulos y eso iba a ser con otros jugadores. Creo que quizo hacer los cambios de a poco con Jordan como pilar y este queria a todos o nadie. El problema para este es que empujo demasiado y entre todo y nada termino con nada. De hecho lo mas probable es que el propio Krause supiera mejor que nadie el futuro que le deparaba a la franquicia. Tambien es cierto que mantener a esos Bulls era posiblemente muy dificil por no decir imposible considerando los limites que tienen en los sueldos y es algo en lo que nunca hace hincapie el documental ni tampoco los propios protagonistas salvo algunas pocas lineas al final.

    4- Que gran injusticia de la vida que los Jazz no haya ganado nunca un titulo, lo curioso es que por cuestiones de armado del documental quedo muy relegado a los ultimos capitulos siendo uno de los mayores rivales que tuvieron los Bulls ademas de que generacionalmente son los que uno tiene mas presente.

    5- En los deportes estadounidenses la deportividad y el marketing se fusionan como no sucede en ningun otro deporte o lugar (quizas el caso de Cruyff sea uno de los pocos antecedentes por no decir el unico) en ocasiones confundiendose de manera extraña para los que acostumbramos a seguir el futbol (un deporte marketinizado casi al extremo de hecho!!!) pero en este caso es curioso ver por que Jordan tiene un vinculo tan profundo con la marca de la pipa cosa que no se si se habra replicado en otros casos de igual manera.

  3. Hoy salió Horace Grant a decir que editaron mucho las declaraciones para glorificar aún más a MJ. La verdad que el documental es fantástico, aunque lo tilden un poco de parcial con respecto a la figura de Jordan. Se comenta que Michael no dejó que se empiece a producir el documental hasta que LeBron ganó el anillo en 2016 y se empezaba a discutir quién es el más grande de todos los tiempos. Si es así, tuvo un timing perfecto. Imagino que muchos chicos han conocido en su esplendor la magnitud del 23 y de ese equipo con este documental.

  4. Fue de lo mejor de la cuarentena, sobre todo al sacar dos capitulos por semana, mantenes el entusiasmo por la serie(no soy de los q prefieren maratonear).
    Al contrario q vos, sigo la NBA desde el 93 y aunque ya sabia los resultados, el documental te mantiene en vilo por ver q pasa.
    Sobre los Pistons, tenes el de 30 for 30, en solo dos horas te cuenta la historia de ese equipo y el impacto q causo. Esta muy bueno pero da para una miniserie.
    Despues de esta serie se habla mucho de cual otro deportista podria hacer algo parecido, lo q si, el q lo haga tiene q estar dispuesto a abrirse como lo hizo MJ, q no deja tema sin tocar (asesinato del padre, denuncia por apuestas, etc).
    Ya quiero un The Last Dance,pero de Bilardo

  5. Me la habían recomendado pero la verdad que la estaba dejando pasar porque no hay nada que me interese menos que el Basket; ahora me convenciste.

  6. Hugo hacete un documental de la vida de Matias de aca hasta la salida del Snyders Cut, destronamos a Tiger King en dos dias, tres maximo.

  7. La nueva es criticar que Jordan adulteró todo para quedar bien parad. Justo un documental donde se lo ve haciendo bullying a compañeros, irse a las piñas, insultarlos, bajarle la autoridad al DT y bardear en la cara a dirigentes. Además, problemas con apuestas, con la prensa y hasta generar de manera indirecta que un facista gane en su Estado cuando él pudo ir contra él si apoyaba al candidato negro. Si hubiera querido Michel sacaba todo eso, y centrándose solo en lo deportivo, el documental lo hubiera dejado aún mejor parado. Pero no, el tipo expuso toda su mierda en algo hiper masivo porque es parte de su historia.

    Claramente vivimos en un era donde la crítica exagerada está a la orden del día.

  8. Es una gema. Que bueno que lo fueron sacando en la 40tena.
    Yo fui fan de la NBA en esa época, jugaba al basket también, así q seguía todos los equipos y sabía todo.
    Este docu me hizo revivir todo.
    Lo que hizo Jordán no lo hizo nadie por otro deporte jamás, no estoy diciendo q sea menos q Maradona o Messi, pero este dio vuelta todo un deporte, y todo lo q gira alrededor del mismo.
    El 30×30 de Denis Rodman es terrible, x q pasa lo q comentan, se abre a todos los temas, es duro, la relación con la madre, con la hija, cuando se sintió vacío y casi se pega un tiro y lo salvo un tema de pearl JAM.
    Y x supuesto, la bizarra historia de amistad con el líder de Korea del Norte, es todo terrible.

    Hay muchas actitudes como la de Karl Malone (tenían buena relación, jugaron juntos en Barcelona), pero también hay similares de Larry Bird, Magic Johnson, y otros.
    Me faltó más de la rivalidad con Reggie Miller, ahí casi se fajan en serio.

    Muy bueno también las historias de los q fueron de los bulls y después se fueron a otros equipos (Horace Grant y Bj Armstrong).

    Muy buen posteo.

    Saludos

  9. Creo que lo resumiste perfecto Hugo. «Fueron 5 semanas fantásticas». Es sin dudas el mejor documental que ví en mucho tiempo, tiene varias aristas a resaltar y momentos que me encantaron/impactaron. Creo que podría estar horas discutiendo sobre el tema.

    Se mostró auténtico, sincero y eso es lo que importa. No escondió las miserias, sus dolencias -La escena del final siendo campeón del 1996 es perturbadoramente perfecta- y su forma de ser y trabajar.

    Creo que la NBA tiene parva de historias interesantes para contar. Kobe es uno, los Pistons del Jordan Rules es otro, el Big Three de los Spurs…

    El comité olímpico en su momento hizo uno sobre la Generación Dorada, que estba bueno, salvo el mecheado que hacía con los JJOO de la Juventud y un artista de acá que quedaba medio colgado-, pero está bueno.

  10. bueno no sabia si me gustaria este documental xq tampoco soy muy seguidor de la nba , pero la forma en que me lo planteas creo esta enfocada para que a cualquier publico le resulte interesante, gracias por la reseña.

    Al fin se vera a la luz la Snyder Cut de Justice League por HBOMax en 2021.

  11. Hugo, tenes alguna teoría de por qué los «mas grandes» como Jordan o Maradona salieron casi en la misma época y no antes ni despues y que «nunca se los podrá superar»? Será posible que sea por el boom del marketing en esa epoca? Tipos como Pelé o Julius Erving son poco apreciados por esatr en una época donde no había tanta globalización y los nuevos como LeBron y Messi cargan con una sombra demasiado grande sobre ellos? Sería algo interesante para debatir mas alla del deporte

  12. Que gran tema el que planteás Gabriel.
    La verdad que no tengo una respuesta, tendría que pensarlo más. No creo que sea un producto del marketing de la época porque la hazañas de Pelé, Maradona, o Senna son indiscutibles.
    Si tuvieron a favor el hecho de trascender en otro momento de la historia donde la televisión los hizo mucho más masivos.
    A Pelé y Fangio no se los pudo disfrutar de la misma manera pero debe haber algo más en esta cuestión.

  13. El desarrollo de los deportes fue muy importante, el futbol hasta antes de los 70 no habia tomado del todo forma y precisamente es en esa decada donde comienza el proceso que deriva en la que yo llamo hiperprofesionalizacion actual. Messi rompio claramente con esa idea de mejor indiscutible que se habia planteado con Maradona (algo que no ocurrio con Lebron en la NBA) y no seria extraño que tampoco tarde tanto en cambiar de manos.

  14. Hay que reconocer que en los ’80 pegaron ese salto en marketing porque fue una década donde el marketing cambió muchas cosas y en muchas cosas. Había una nueva generación, totalmente distinta a la anterior, con otros hábitos de consumo. Eso también fue un disparador y que muchos deportes llegaron de forma masiva a la TV en muchos puntos del mundo.
    La F1, sin ir más lejos, gracias a la visión de Bernie Ecclestone -personaje para hacer un mini documental excelente- la F1 pasó de adaptarse a los horarios y costumbres de cada país a tener toda una estrcutura organizada para la televisión, con horarios estrictos de largada, duración de carrera, distancias, etc. Esto debe ser, supongo, también por la llegada de la TV por cable que fue un nuevo nicho a explotar y encontrar otras formas de vender productos -dado que en un prinicpio la idea de la TV por cable era tener menor cantidad de publicidad.

    Es un tema recontra interesante para debatir.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.