Sólo 8 bits: Super Mario 10 (1991)

Publicidad

La popularidad de Super Mario Bros en 1985 fue tan grande que las continuaciones que lanzó Nintendo en años posteriores no dio a basto para satisfacer la demanda del público con más propuestas con el plomero italiano.

Esto dio lugar a la aparición de un subgénero especial que particularmente adoro y se relaciona con los juegos piratas de Mario.

Se trata de propuestas que no fueron concebidas oficialmente por la compañía japonesa y tomaban videos creados por otras empresas a las que se les incorporaba de manera ilegal la imagen del personaje.

La realidad es que Nintendo jamás pudo frenar esta situación en parte también a que esto no impidió que los juegos oficiales se convirtieran en best sellers.

Por el contrario en cierto punto hasta ayudaron a difundir más la imagen del plomero.

Un tema muy divertido con esta cuestión es que cuando yo era chico y tenía la Family Game en realidad no diferenciaba los juegos originales de los truchos.

Es decir, si el cartucho venía con la imagen de Mario para mí era uno más de la franquicia y en ese momento no reparaba quien era la compañía que lo había realizado.

Tampoco me importaba demasiado, simplemente jugaba y disfrutaba el entretenimiento que ofrecía.

Después descubrí que eran productos ilegales que no contaron con la aprobación de Nintendo, pero ya era demasiado tarde porque por entonces les tenía cariño.

Me encantan los Marios truchos y la consola retro que adquirí hace poco incluyó varios de ellos incluso algunos que desconocía.

En esta nota quiero recomendar uno que me gusta mucho y actualmente me entretiene cuando prendo la máquina para relajar un rato.

Super Mario 10, también conocido como Kung Fu Mari, es una propuesta especial ya que combina el género de plataforma con el de peleas.

Este cartucho lo tenía un amigo mío y resulta muy loco que décadas después lo tengo finalmente y puedo terminarlo.

La particularidad de este caso es que se trata de un infame hack del ´s Action Kung, creado por Hudson Soft para la consola Nintendo en 1990.

Este fue el segundo juego que se hizo en el continente asiático con la imagen del artista, después de Kung Fu Master. que se concibió para promocionar la película Wheels on Meals en 1984.

Por entonces Jackie todavía no había conseguido una proyección internacional importante, eso recién sucedería en 1995 con Rumble in the Bronx, y esto habilitó también a que el juego se pirateara con la imagen de Mario para el público internacional.

En Action Kung Fu, Jackie emprende la misión de rescatar a su hermana de un hechicero que pretender dominar China.

El héroe atraviesa diversos niveles donde se enfrenta a animales encantados, seres sorbrenaturales y ninijas.

 Super Mario 10 es exactamente el mismo juego con la diferencia que la imagen de Jackie fue reemplazada por la de Mario, quien aparece con la clásica vestimenta de Bruce Lee.

De este modo se ofrece una bizarrada hermosa donde el ícono de Nintendo se desenvuelve en una aventura que tiene una profunda iconografía de la cultura china y el cine de artes marciales.

Algo que se marca particularmente en la pegadiza música que es muy amena.

Super Mario 10 no es tan sencillo como parece.

El jugador sólo tiene una vida y puede retomar la partida cuando pierde con cinco opciones de continuaciones, de otro modo hay que tratar de llegar a la final con el menor daño posible y ese es el mayor desafío.

A lo largo de la partida hay pantallas especiales donde el Mario debe cumplir determinados desafíos con el que acumula puntos. Ese te permite luego comprar vidas o habilidades especiales para vencer a los enemigos.

A diferencia de los juegos originales donde el personaje dispara bolas de fuego en este caso tiene la habilidad de proyectar bolas de energía interna, a lo Goku o Ken y Ryu en Street Fighter 2.

También puede ejecutar diversas patadas que sirven para vencer a los enemigos.

Una cuestión por la que me gustó tanto en su momento es que ofrecía una propuesta diferente a la formula Nintendo pese a que era una truchada obscena.

A continuación pueden ver un video de este clásico pirata que es mucho menos sencillo de lo que transmite el jugador de este clip.

Publicidad

7 comentarios

  1. Que loco, no tenia presente a las versiones piratas de Mario! Ahora caigo que si bien Mario oficialmente ha hecho de doctor, piloto de carreras, tenis, etc. jamas lo habia visto en modo karateca. Esta versatilidad del personaje tambien ayuda que lo pongas en juegos piratas y nadie se de cuenta.

    Marcelo – como me gusta el Gaming Historian. Les dejo el link tambien al documental del Mario 2:

  2. Recuerdo que llego en un momento a nuestras manos el Mario Fighter. Se podia elegir entre Mario, Ryu, Guille y Zangief y Chun Lee. Hasta tenia su propio stage lleno de hongos Mario y el poder de Zangief. Sus sprites era muy inferiores al resto. Y al enumerar nuestra lista de Marios existentes lo contabamos como uno mas. Como el Mario de pelea que saco nintendo jajaja.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.