Retrospectiva Dark Universe: The Land Unknown (1957)

Publicidad

Una de las grandes películas infames del que surgieron en la decadente etapa final de la franquicia a fines de los años ´50.

El proyecto estuvo inspirado por un hecho real que también dio lugar a todo tipo de teorías disparatadas y conspiraciones.

Entre agosto de 1946 y comienzos de 1947 el Ejército de los Estados Unidos desarrolló la Operación Highjump en la región de la Antártida, que tenía como objetivo probar equipos militares en esas condiciones climáticas.

Algunos historiadores creen que fue una misión pensada para extender la soberanía norteamericana en ese territorio, algo que en Washington siempre desmintieron y eventualmente no ocurrió.

Lo cierto es que el descubrimiento de aguas cálidas en la región luego dio lugar a varias historias urbanas, la más popular narraba la existencia de una base militar de Hitler escondida en una gran laguna que tenía aguas termales.

Según este delirio, los nazis habían creado en el lugar una flota de ovnis para recuperar el poder desde Latinoamérica.

A partir de este disparate los muchachos del Dark Universe no tuvieron mejor idea que crear una película inspirada por la premisa que la Antártida escondía lugares extraños.

En la trama una operación militar en la región terminaba en una tragedia cuando una tormenta dañaba un helicóptero que transportaba a los intrépido protagonistas.

El grupo se estrella en un cráter volcánico, en cuyo interior se encuentra una jungla militar poblada por dinosaurios.

Jock Mahoney, quien luego cobraría fama como el Tarzán de los años ´60, interpretaba al comandante Harold Roberts, mientras que Shirley Patterson era la periodista que tenía la función de ser la chica rubia atractiva que gritaba en todas las escenas.

Juntos trataban de sobrevivir en este mundo salvaje donde eran acechado por dinosaurios de diferentes especies.

La idea no era para nada mala de no ser que el productor William Alland tuvo que desarrollar el proyecto con un presupuesto muy limitado.

Debido a la falta de recursos económicos, el equipo de efectos especiales tuvo que improvisar diversas manera de darle vida a los dinosaurios con un resultado desopilante.

El aterrador T-Rex que perseguía a los protagonistas no era otra cosa que un tipo disfrazado con un traje.

El resto de los bichos que recreó con marionetas que se veían muy artificiales e iguana reales que a través de la imagen aumentada se hacían pasar por dinosaurios.

Inclusive en 1957 este recurso generó más risas que sustos porque la calidad de las secuencias de acción no era buenas.

La realidad es que el director Virgil Vogel, quien previamente había dirigido The Mole People, hizo lo que pudo con el presupuesto limitado que tenía disponible.

De haber contado con una producción mayor esta película podría tenido un destino diferente, ya que el concepto de aventuras que proponía era entretenido.

Lo más destacado de The Land Unknown residió en la excelente banda sonora de Henry Mancini, Hans Salter y Herman Stain que creaba muy buenos climas de suspenso.

Pese a todo, la película no funcionó comercialmente y representó otro fiasco de esta franquicia que atravesaba su peor momento creativo.

El avance original.

 

Publicidad

1 Comentario

  1. La Antártida ha sido ambiente de historias, como alguna historieta de Sherlock Time y alguna película de X-Files.
    La premisa es buena, habría funcionado con mejores efectos. Ese T-Rex es para reírse.
    Es infaltable lo de la rubia que grita. Y por lo que veo en el trailer, es objeto del deseo, teniendo que ser rescatada.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.