Retrospectiva Dark Universe: The Mole People (1956)

Publicidad

Siempre me generaron desconfianza la gente e instituciones que insisten en el concepto que el planeta Tierra es el único lugar del Universo con vida.

Eso no quita que haya muchas teorías disparatadas pero cuando hay un esfuerzo por ridiculizar investigaciones y debates de teorías que tratan estos temas la cosa huele a pescado podrido.

Como si hubiera algo orquestado con el objetivo de cubrir la verdad.

A través de la ficción muchas veces se abordan temas que no se pueden tratar por otros medios y de un modo sútil (y a veces no tanto) contribuyen a despertar un poco al público.

Si nos ponemos a analizar a fondo producciones como Matrix o la serie Invasión extraterrestre tal vez lleguemos a la conclusión que son mucho más que simples cuentitos hollywoodenses para pasar el rato y comer pochoclos.

 The Mole People es una película especial del que suele ser tomada como un chiste y lidia con algunas temáticas interesantes.

La trama gira en torno a la teoría de la creencia intraterrestre que afirma que dentro del planeta Tierra existirían civilizaciones subterráneas más avanzadas.

Una de las teorías más populares entiende que hay dos aperturas a ese mundo ubicadas en cada uno de los polos y que se mantiene en secreto en una conspiración organizada por los principales dirigentes mundiales y la NASA.

Tal vez sea todo un gran disparate o tal vez no..

¿Quién sabe?

En estas cuestiones creo que es necesario mantener la cabeza abierta, lo que no significa dejarse llevar por cualquier cortina de humo.

En lo personal me llama mucho la atención la cantidad de referencias literarias que exploraron este temas en el pasado.

La más impactante de todas es la saga Pellucidar del maestro Edgar Rice Burroughs que narra la existencia de un mundo subterráneo en la Tierra donde un grupo de reptiles dominan a los humanos.

Julio Verne (Viaje al centro de la Tierra) y Edgar Allan Poe (La narración de Arthur Gordon Pym) también lidiaron con estas cuestiones y son tan sólo algunos de los ejemplos clásicos.

En 1956 el Dark Universe trabajó este concepto en una película de ciencia ficción producida por William Alland, responsable de It Came From Outer Space, Tarantula!, The Creature from Black Lagoon y todas las producciones taquillera que estrenó Universal en esa década.

The Mole People fue un proyecto interesante porque tomaba la teoría de la creencia intraterrestre y la combinaba en la trama con elementos de las mitología mesopotámica.

La particularidad de esta propuesta es que los productores se tomaron en serio estos temas y por esa razón el film tenía un comienzo muy diferente.

La primera escena presentaba al académico Frank Baxter, de la Universidad de California, quien le explicaba al público que la premisa de la trama estaba inspirada en teorías reales.

A continuación resumía las ideas elaboradas por Cyrus Teed y John Symmes, los pioneros en investigar esta cuestión a fines del siglo 19.

Luego el relato se adentraba en el terreno de la ficción con un divague notable.

John Agar y Hugh Beaumont interpretan a dos arqueólogos que investigan una ruinas sumerias y caen por una hendidura cuando los sorprende un terremoto.

Los protagonistas terminan atrapados en un mundo subterráneo habitado por una civilización albina, que creen que ellos son dos enviados de la diosa Ishtar.

Sin embargo, cuando el sacerdote que lidera a estas personas descubre que los intrusos no tienen ninguna característica divina ordena ejecutarlos y a partir de ahí se gesta el conflicto principal.

La película fusiona de un modo interesante la aventura con la ciencia ficción y el terror, representado en unos humanoides mutantes que son los encargados de hundir este film en términos argumentales.

El primer acto de The Mole People es realmente muy bueno y explora conceptos interesantes.

En esta parte de la película sobresale el espectacular diseño de producción, donde se destacan los escenarios de la civilización subterráneo.

La labor fue muy ambiciosa y estaba plagada de elementos relacionados con la cultura babilónica.

El director Vorgel también realizó un gran trabajo en su narración con las atmósferas claustrofóbicas en las caverna que exploraban los arqueólogos.

El tema con este film es que desde que se presentaban los mutantes el relato abandonaba la ciencia ficción para centrarse en el terror y las inclusión de los monstruos se sentía forzada.

Los mutantes quedaron en el recuerdo por haber aterrado a los niños de los años ´50 y es justo admitir que para las cosas que se hacían en Hollwood en aquellos años eran efectivos.

Lamentablemente con su participación la historia también se volvía más ridícula y el final que le daban a la trama era horrendo.

Con otro guionista The Mole People habría tenido una mayor repercusión porque la premisa que proponía era muy interesante.

De todos modos, para tratarse de una producción clase B, filmada con 200 mil dólares en apenas 17 días, tenía sus méritos y no le fue mal en los cines, debido a que Universal la estrenó en función doble con Curucu, Beast of the Amazon.

A continuación pueden ver el avance original.

 

Publicidad

5 Comentarios

  1. Hola Hugo, con respecto al mundo subterráneo ¿leíste la saga Túneles?¿sabés si hay algun proyecto para hacer la película?. Siempre son muy buenos tus artículos, gracias.

  2. Túneles me la recomendó una amiga Javier, que es lectora de este blog.
    Si ella lee este comentario seguramente nos tira alguna información.

    No estoy al tanto de esta serie que todavía no leí.

  3. «A través de la ficción muchas veces se abordan temas que no se pueden tratar por otros medios y de un modo sútil (y a veces no tanto) contribuyen a despertar un poco al público». Me quedo con esta frase. Tal vez sirva para un rankign de libros y películas que tienen un mensaje entre líneas para el los espectadores.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.