ReMastered: Tricky Dick and the Man in Black

Publicidad

Otra excelente entrega de esta serie que analiza hechos controversiales o misterios no esclarecidos del mundo de la música.

Tricky Dick and the Man in Black explora los hechos insólitos que precedieron a una de las canciones emblemáticas de la carrera de , What Is Truth.

En su autobiografía, tal vez por una cuestión de humildad, Johnny no le dio relevancia al tema pero los acontecimientos que dispararon la creación de esta canción retratan con claridad la clase de persona que era.

En 1969 la Guerra de Vietnam atravesaba su peor momento con un ejército norteamericano, cuya tropas empezaban a cuestionar el sentido de seguir combatiendo al Viet Cong.

En los Estados Unidos la presión de movimientos sociales y la marcha de protesta de la juventud, que por entonces incluía veteranos de guerra de ese conflicto, dividieron a la sociedad de ese país y el clima de tensión en todos los ámbitos era enorme.

Washington estaba atascado en Vietnam y se negaban a salir del lugar por la deshonra que les generaba el fracaso de la intervención militar.

Mientras los políticos discutían millones de personajes morían en esa región del continente asiático.

Con el objetivo de conseguir un mayor apoyo de la sociedad Richard Nixon, presidente norteamericano de ese momento, decidió invitar a Johnny Cash para una presentación en vivo en la Casa Blanca.

El objetivo era muy claro.

Apoderarse de la cultura de la música country cuyos mayores seguidores en el sur y centro de ese país estaban alineados con el apoyo a las tropas.

Sin embargo, la invitación de Cash no escondía otros fines.

Johnny, al igual que Waylon Jennings, Willie Nelson, Kris Kristofferson, Merle Haggard y Jessi Colter, entre otros pertenecía a esa rama musical conocida como el Outlaw Country, que explotaría en los años ´70, cuyos artistas se rebelaron contra el género country que sonaba en los años ´60.

En general melodías tranquilas y suaves cuyas letras trataban temas irrelevantes sobre historias de amor fallidas o se referían a los paisajes naturales estadounidenses.

Los Outlaws restablecieron las referencias sociales y políticas con un sonido más rocker influenciado por las bandas sureñas de aquellos días.

Dentro de este grupo Johnny Cash era el máximo referente, sobre todo por aquellas canciones populares que expresaban simpatía por los marginales.

Un tiempo atrás había grabado el famoso disco en vivo desde la cárcel de Folson Prison y su imagen y carrera era muy respetada en el ambiente del rock y la contracultura hippy.

Cuando se anunció la convocatoría de Cash a la Casa Blanca esto generó un gran revuelo porque el músico iba a cantar prácticamente para la encarnación humana de Satán.

Nixon tenía el objetivo de manipular a Johnny para darle un golpe mediático a los jóvenes que protestaban en las calles y demostrarle que el ícono que respetaban estaba de su lado.

EL gran error del presidente fue el de subestimar al músico y pretender que se sometería a sus manejos mediáticos.

El gran debate estalló cuando Nixon le pidió a Johnny que interpretara en vivo dos canciones country de la cultura redneck que humillaban a los hippies, con el fin de atacar el efecto de las protestas.

Durante meses se debatió en los medios esta cuestión porque nadie sabía cuál sería la postura del músico, quien nunca se había casado con ningún partido político.

¿Apoyaría a Nixon y traicionaría la esencia del Outlaw Country o se negaría a tocar para el presidente y rechazaría la invitación?

Dos meses antes del show en la Casa Blanca Johnny viajó a Vietnam para entretener a las tropas y las cosas que vio en el lugar habrían formado su opinión en torno al conflicto.

En febrero de 1970 se produjo el polémico show, con toda la élite republicana, el presidente, la familia del artistas y los medios de prensa en el auditorio.

Todo el mundo se preguntaba que haría Cash en el concierto.

En algún momento se tendría que manifestar o en apoyo del presidente o de los jóvenes que protestaban en las calles.

A través de una clase magistral de integridad y educación, Johnny le dio un cachetazo público a los halcones republicanos y a Nixon, sin faltarle el respeto a la investidura presidencial.

En lugar de cantar las canciones redneck hizo un par de sus clásico y en la mitad del show presentó su nuevo tema What is Truth.

Una de las más emblemáticas canciones de protesta de la música noteamericana donde Cash en vivo frente a Nixon manifestó el apoyo a los hippies.

El tema no solo criticaba la Guerra de Vietnam, sino que además le daba entidad y validez a los movimientos de protesta.

Encima la interpretación emotiva del artista, quien con su voz gruesa sonaba como una especie de dios profético, le otorgó un marco épico al espectáculo.

En esta tremenda entrega de no sólo se puede ver el momento completo de la famosa canción, sino que además se analiza con detalle las circunstancias en las que Nixon y el compositor llegaron a ese encuentro.

La producción de Netflix dura apenas una hora donde se describe con mucha precisión todo el contexto histórico y político de lo que fue el origen de una obra maestra de este artista.

Una serie brillante de documentales que además alienta a la discusión de estos temas.

Este es el avance de Tricky Dick and The Man in Black.

Publicidad

2 Comentarios

  1. Impresionante lo que hizo El Hombre de Negro en aquel acontecimiento. Cash parecía ser una paradoja en sí misma, había tenido una crianza conservadora y muchos de sus pensamientos se acercaban a esa línea, pero siempre le ganó su costado rebelde y el empatizar con los desprotegidos y los olvidados (los nativos americanos, los presos, los jóvenes, etc.).
    Hay que tenerlos bien puestos para cantarles a Nixon y a la élite republicana una canción que se titula «¿Qué es la verdad?». La altura con la que lo hizo, esa cachetada artística que les brindó, fue fenomenal. Gran historia la de este documental.

  2. Lo vi hace un par de meses y no hizo más que aumentar mi admiración por este artista. Su manera de demostrar su posición contraria al gobierno de una manera tan digna y respetuosa es un ejemplo. Me gustó mucho la manera en la que está llevado a cabo el documental porque, si no conocés la historia como era mi caso, te mantiene en suspenso hasta el final. Qué bueno que lo recomiendes así llega a más gente, en materia de documentales hay buen material en Netflix, pero cuesta encontrarlos.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.