Retrospectiva Dark Universe: Abbott y Costello contra el hombre invisible (1951)

Publicidad

No deja de ser una curiosidad que dentro de la extensa carrera de Abbott y Costello las películas más elogiadas de su filmografía, tanto por la prensa como el público, fueron las que protagonizaron en el .

Los motivos de esta elección residen en que fueron producciones que no repitieron la misma fórmula argumental o chistes y en cada producción los protagonistas interpretaron personajes diferentes. Por eso también eran tan divertidas.

Algo que no ocurría con sus trabajos fuera de la franquicia de terror en las que cuesta bastante encontrar diferencias notables entre los numerosos títulos.

Abbot y Costello contra el hombre invisible fue otro gran suceso comercial y mucho fans de la dupla la consideran la mejor obra de los artistas.

En esta oportunidad los productores tomaron al personaje del hombre invisible para crear un film que estaba más cerca del género de suspenso que del terror.

La pareja de comediantes interpretan a dos detectives privados novatos que terminan involucrados en un caso de homicidio.

Tommy Nelson es un boxeador amigo de Abbott y Costello que es acusado de haber matado a su manager.  Los protagonistas están convencidos que al pugilista le tendieron una trampa los mafiosos que manejan el negocio de ese deporte y deciden ayudarlo a demostrar su inocencia.

Tommy descubre la fórmula para volverse invisible a través de su tío científico y la usa para ayudar en la investigación a los protagonistas.

El título en castellano de esta película y el afiche promocional era engañoso porque en realidad el Hombre invisible en este caso no fue retratado como un villano sino como el aliado de los detectives.

Esta fue la segunda película dentro de la serie del personaje que se enfocó en la comedia, luego de La mujer invisible, de 1940.

Más allá del dominio de la comedia de enredos de Abbott y Costello esta película en su momento fue muy popular y elogiada por los efectos especiales que en 1951 estuvieron a la vanguardia de lo que se hacía en Hollywood en ese momento.

Stanley Horsley que había trabajado en las entregas previas de este personaje en esta producción pulió su labor y sorprendió con secuencias increíbles que impactaron al público.

La escena más famosa de este film tiene lugar cuando Costello participa en una pelea de box profesional y enfrenta a su oponente con la ayuda del Hombre invisible.

Los efectos especiales de Horsley fueron impecables y crearon una secuencia muy divertida que era muy efectiva.

La dirección corrió por cuenta de Charles Lamont el clásico colaborador de Abbott y Costello, quien en este caso optó por dejar en un segundo plano las situaciones de comedia física para centrarse más en el misterio de la historia.

El film narraba una buena propuesta dentro del género en 82 minutos con los protagonistas en el pináculo de sus carreras.

Por ese motivo no fue una sorpresa que Universal obtuviera otro éxito comercial a través de la fusión del Dark Universe con los comediantes más populares que tenía Hollywood en 1951.

Este era el avance original del film.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.