Top 100: Lo mejor del cine gánster

Publicidad

Feliz año nuevo.

En lo que ya se convirtió en una tradición anual de este espacio doy inicio a nueva temporada del blog, la número 12, con una lista épica donde exploro mis géneros favoritos.

Pasó el cine de acción y la fantasía y en esta oportunidad cambiamos drásticamente la temática para centrarnos en una de las ramas más populares en la historia del séptimo arte.

El simple hecho que se pueda armar con facilidad una lista de 300 películas demuestra las numerosas producciones que se hicieron con estos personajes.

¿Por qué nos resulta tan cautivantes las historias del crimen organizado para convertir a este género en uno de los más prolíficos del cine?

En lo personal creo que se refiere a la curiosidad que despierta esa subcultura en las que sus miembros se mueven en la vida con total impunidad ni conceptos morales.

Una moneda que por supuesto tiene dos caras.  Es Henry Hill en Goodfellas entrando en un club con su chica, con tratamiento V.I.P, mientras el resto de los mortales esperan en la calle para conseguir una mesa (con suerte) y es también Tony Montana quebrado y perdido, rodeado de enemigos sin salida en su mansión.

Desde la época de los pistoleros famosos del Viejo Oeste la sociedad consumió con pasión las historias de aquellos personajes que elegían vivir fuera de la ley y por lo general terminaban con un destino trágico.

Los gánsteres famosos del siglo 20 tuvieron el mismo efecto en la gente y por eso no es casualidad que este género continué brindando nuevas propuestas permanentemente en el cine y la televisión.

En esta lista de 100 películas recopilé aquellas producciones que en mi opinión representan las más destacadas del género.

De acuerdo al American Film Institute, el cine gánster comprende los filmes que se relacionan con el mundo del crimen organizado o tienen personajes que pertenecen a estos grupos.

Dentro del género a su vez se desprenden diversas ramas, como las películas de la yakuza japonesa, la Tríada china, los narcos y carteles, la Mafia italiana, inglesa, francesa, rusa y las pandillas relacionadas con la comunidad latina (Latino gang) y afroamericana (Hood film).

Además se toma como subgénero a los filmes que exploraron estas temáticas a través de la comedia y también son parte del cine gánster.

Esta enorme variedad en una misma temática generó que la producción de esta lista se volviera apasionante, ya que abre la puerta a una gran diversidad de relatos.

Antes de comenzar, aclaro que dejé afuera de manera deliberada algunos clásicos que ya había incluido en el top 200 del cine de acción, como los filmes de John Woo y Tráiganme la cabeza de Alfredo García, de Sam Peckinpah, para darle lugar a otros filmes que no comenté.

Lo mismo ocurrió con las series de televisión, ya que no quería mezclar las cosas. Perdón Tony y Silvio.

Me encantó hacer este informe y espero que lo disfruten a lo largo de este mes.

Top 100.

100-96.

100-MANHATTAN MELODRAMA (1934)

Una cuestión apasionante del cine gánster es que su origen tuvo lugar a comienzos de los años ´30, un período en el que delincuentes como John Torrio, Baby Face Nelson, Lucky Luciano o John Dillinger aparecían con frecuencia en la portada de los diarios.

En un punto el género nació como un espejo de la sociedad norteamericana de ese momento, donde las historias que veía el público en una pantalla de cine tenían su reflejo en la realidad cotidiana.

En esta primera etapa, antes que Hollywood promoviera una fuerte censura contra estos relatos, a partir de 1934, encontramos algunas de las películas más fascinantes.

La controversia de estas producciones es que retrataban al gánster como una víctima de las circunstancias sociales que despertaba empatía en el público.

Ese fue el caso de este tremendo peliculón que tuvo como protagonistas a tres de las estrellas populares de ese momento.

Clark Gable, William Powell y Myrna Loy.

La trama se centraba en la amistad de dos niños huérfanos que atravesaban varias tragedias personales y se convertían en hermanos al crecer juntos.

En los primeros 15 minutos del film Mickey Rooney encarna el rol de Gable en la infancia, donde demuestra por qué fue una de las más grandes estrellas de cine de todos los tiempos.

En la últimas décadas de su vida Mickey tenía un ego insoportable y el mismo solía venderse como una de las grandes figuras en la historia Hollwyood. El tema es que tenía razón y ya desde los comienzos de su carrera se podía percibir que era un talento diferente.

En la trama con el paso de los años los amigos toman caminos diferentes.

Blackie (Gable) se convierte en un carismático y seductor delincuente, mientras que Jim (Powell) emprende la carrera de abogacía.

Eventualmente se enamoran de la misma mujer pero las cosas se complican entre ellos cuando Blackie comete un asesinato y Jim resulta el fiscal encargado de condenarlo a muerte.

La palabra melodrama en el título del film no aparecía por casualidad, pero el conflicto era apasionante por las interpretaciones que brindaban los protagonistas.

El clímax entre Gable y Powell es imperdible y ofreció uno de los grandes momentos cinematográficos del siglo 20.  Me refiero a esa clase de escenas que dejaron una huella en la historia de este arte.

Hay dos cuestiones que están muy bien trabajadas en la trama.

El difícil dilema moral que enfrenta Jim a la hora de condenar a muerte a un hermano de la vida y la relación de Blackie con el mundo del crimen. El personaje de Gable entiende que no hay otra salida posible para él que no sea el ambiente de la Mafia, porque ese fue el círculo social con el que se formó como adulto.

Manhattan Melodrama fue un enorme suceso de taquilla al punto que se mantuvo durante dos meses entre las películas más vistas de los Estados Unidos luego de su estreno.

El gánster John Dillinger, quien era un fanático del cine, estaba obsesionado con esta película y arriesgó su seguridad física para verla, en un momento en que era el delincuente más buscado por el FBI.

Por ver esta propuesta se expuso en público y a la salida de la función murió abatido por la policía.

Un hecho que el estudio Metro-Goldwing-Mayer explotó para generar más plata con esta producción.

Debe haber sido fuerte para Dillinger ver esta historia porque el personaje de Clark Gable estaba claramente inspirado en su imagen y tenía una filosofía de vida similar a la del delincuente.

El gánster logró ver la película pero fue traicionado por una de sus amantes ante el FBI y falleció acribillado el 22 de julio de 1934.

99-BOXCAR BERTHA (1972)

Si bien el cine gánster se caracterizó por ser uno de los géneros más misóginos dentro de este arte, al igual que el western y en especial su rama italiana, a diferencia de esos relatos cuenta con mucho más antecedentes con mujeres en roles protagónicos.

Boxcar Bertha fue uno de los ejemplos más famosos y quedó en el recuerdo por representar el debut de Martin Scorsese con esta temática, luego de su ópera prima Who’s That Knocking at My Door, de 1967.

Esta película se desarrolló en la línea de lo que solía ser el cine de explotación de Roger Corman, productor del proyecto, y todavía no encontramos esa identidad personal que tendrían los trabajos del cineasta.

La trama se desarrolla en la Era de la Depresión y tiene como protagonista a Boxcar BerthaThompson, una chica adolescente interpretada por Barbara Hershey, quien se convierte en una fugitiva criminal tras involucrarse con un hombre adulto, interpretado por David Carradine.

Ambos personajes provienen de la clase obrera pero determinadas circunstancias los llevan a emprender un camino oscuro de violencia.

Esta es una película donde uno claramente empatiza con la protagonista ya que en realidad es una víctima del entorno que la rodea y no tiene otra salida.

La dirección de Scorsese se enfoca en el sexo y la violencia y tiene muy poco que ver con lo que haría después en el género.

Sin embargo, Boxcar Bertha quedó en el recuerdo como una de las grandes chicas mafiosas del cine y la película es muy entretenida.

98-BUGSY MALONE (1976)

Tremenda comedia musical de Alan Parker que fue muy popular entre quienes fuimos chicos en los años ´80.

Me dan gracia los sujetos que me dicen, “no porque yo a los seis años ya veía El Padrino“.

Sí, claro y seguro entendías todo.

Mi primer contacto con el género gánster fue esta película fabulosa que presentaba una sátira del cine norteamericano de los años ´30 y ´40, con la particularidad que estaba íntegramente protagonizada por niños.

Un universo de ficción muy loco donde no existían los adultos y los personajes se vestían con las indumentarias típicas de ese período histórico.

La trama se centraba en los esfuerzos de Bugsy Malone, interpretado por Scott Baio, por mantener su reinado de poder ante otros rivales como Fat Sam y Dandy Dan que querían quedarse con sus negocios.

Esta película tiene todos y cada uno de los condimentos de una típica historia de mafiosos con la diferencia que los personajes no disparaban balas sino bolas de crema.

Jodie Foster interpretaba a una chica gánster que encarnaba un viejo amor del protagonista.

La labor de Parker fue increíble porque con mucha creatividad trabajó el género sin excederse con situaciones inapropiadas. Sin embargo, a través del humor y guiños muy sutiles a los adultos, la clásica vida de los delincuentes estaba perfectamente retratada en la trama.

Amo esta película y recuerdo que solían pasarla con frecuencia en los cumpleaños de mis amigos.

No hay otra producción como Bugsy Malone y se destaca entre las propuestas más originales que se hicieron con estos personajes.

Jodie tenía razón en el trailer, nunca más se hizo algo así en Hollywood.

97-YOUNG AND DANGEROUS (1995-2000)

La franquicia más taquillera en la historia del cines gánster que también generó muchísima polémica por el retrato que presentó de los miembros de la mafia china.

Yo tengo una postura tomada frente a esta cuestión que en breve compartiré.

La película original de Andrew Lau, de 1995, tuvo un impacto tan grande en el público juvenil que derivó en cinco continuaciones, dos precuelas, tres spin-off y un reboot en el 2013 que no llegué a ver.

La trama original se centraba en un grupo de adolescentes que se unían a una sociedad secreta de la Triada china e iban cobrando poder con el paso de los años.

Young and Dangerous fue una propuesta muy polémica porque surgió en un momento en que la mafia china no paraba de crecer y estos filmes prácticamente eran una campaña de reclutamiento de miembros.

Ese es un tema delicado.

La película presenta a los delincuentes como tipos cool, que tienen los mejores autos y las chicas más bellas y se hacen respetar a través del uso de la violencia.

Como en otras propuestas asiáticas del género los gánsters de Young and Dangerous, por lo general,  no usaban armas de fuego, sino bates de béisbol y cuchillos.

Las películas de Andrew Lau despertaron mucha polémica en la crítica y los medios de prensa por la manera en que se glorificaba de un modo obsceno a los mafiosos.

Ahora bien, en defensa del director también es justo destacar que estos filmes se desarrollaron dentro de un universo de ficción que no tenían nada que ver con la realidad.

A diferencia de los críticos, el público juvenil chino lo entendió a la perfección.

Young and Dangerous era una adaptación del manga Teddy Boy y el retrato de las pandillas era bastante exagerado, en especial en lo referido a las secuencias de acción.

Algo que influenciaría los filmes de Takashii Miike en la saga Crows Zero, que fueron encarados de un modo similar.

Ningún ser pensante podría creer que lo que se veía en estas historias tenían que ver con el verdadero mundo de la mafia china que era más serio y peligroso. Los espectadores asiáticos tenían claro esta cuestión y las disfrutaron como un entretenimiento más.

Esta fue una de las razones por la que el director Lau no sólo exageró las escenas de peleas sino que además incluyó viñetas del cómic en su narración para establecer una transición entre las escenas.

Es decir que los filmes dejaban permanentemente en claro que el mundo que se retrataba en las tramas era pura ficción. Que después hubiera idiotas que intentaran imitar a los personajes era otro tema, como puede ocurrir actualmente con lo nabos que pretenden emular a Vin Diesel en los filmes de Rápido y furioso.

La tramas de Young and Dangerous son muy entretenidas y no fue casualidad que se estrenaran con éxito durante más de una década.

Una particularidad de la serie es que a medida que los actores fueron creciendo los conflictos también adquirieron mayor madurez y la saga se volvió más interesante.

Un clásico que te guste o no se ganó su lugar en la historia del género.

96-MINBO (1992)

Con la Yakuza no se jode y si te metés con ellos e intentás humillarlos la vas a pasar mal.

Una triste lección que aprendió demasiado tarde Juzo Itami.

Un representante del cine de autor transgresor, cuyos trabajos se caracterizaron por brindar sátiras bastante ácidas de diversos aspectos de la cultura japonesa y sus instituciones.

Itami no dejó títeres con cabeza en su filmografía y se metió con la clase política y la sectas religiosas.

En 1992 tuvo la valentía y también la estupidez de desafiar a la Yakuza, una de las organizaciones más peligrosas que existen en el mundo.

Si bien hoy ya no tienen el mismo poder que en las décadas de 1980 y 1990 y cuentan con menos miembros que en su época de gloria, nunca hay que subestimarlos.

En el mejor momento de la organización, la Yakuza llegó a tener más de 100 mil miembros y 300 mil clanes.

Hoy la facción más importante cuenta con 40 mil miembros y sigue siendo el grupo del hampa más grande del mundo,

El problema no pasa por que se hagan comedias con ellos. Takeshi Kitano realizó películas sobre el tema que tenían humor pero siempre tuvo la inteligencia de no humillarlos.

Juzo Itami los desafió públicamente de un modo absurdo y las cosas no terminaron bien.

Minbo fue una comedia de enredos muy divertida que presentó una sátira brutal del mundo de los gánsteres en Japón.

La trama se centraba en los empleados de un hotel que se revelaban ante las intimidaciones de la Yakuza para mantenerlos alejados del lugar.

Los mafiosos era retratados como matones torpes sin mucho cerebro que sólo operaban a través de la violencia.

Esto no molestó a los jefes de la Yakuza sino el mensaje que le transmitía el director al público.

La película claramente daba a entender que la mafia japonesa era un perro que ladraba pero nunca llegaba a morder, algo que dañaba la imagen de la organización.

Cuando la policía de Japón tuvo conocimiento de este film enseguida le ofrecieron protección al director, ya que entendían que la Yakuza iba a tomar represalias por el mensaje de la historia.

Itami rechazó la protección porque aseguraba que no le tenía miedo a los criminales.

Seis días después del estreno de Mimbo, un grupo de mafiosos acorraló al cineasta en la entrada de su casa y le rompieron la cabeza, además de herirlo en su rostro.

El ataque al artista fue un escándalo internacional y derivó en un gran operativo policial que desbarató varios negocios de la mafia.

En otra palabras, empeoró la situación de Itami que nunca fue perdonado por la Yakuza.

El 20 de diciembre de 1997 el director apareció muerto en la entrada de su oficina. La historia oficial indicó que se trató de un suicidio pero enseguida surgieron las sospechas que todo estaba armado.

Itami había dejado una extraña nota donde se disculpaba con su esposa por haberle sido infiel con otra mujer y explicaba que su decisión de quitarse la vida se debía a la humillación que le había generado a su familia.

La esposa del artista siempre negó que Juzo hubiera sido infiel y para ella, al igual que el resto de la sociedad japonesa, la muerte del hombre estaba vinculada con la mafia.

Durante años esto fue un misterio hasta que el periodista Jake Adelstein reveló la verdad en su libro Tokyo Vice, publicado en el 2009

Juzo Itami, en efecto, fue asesinado por la Yakuza. Un ex gánster que participó del hecho le confesó al periodista que lo llevaron a la terraza del edificio y le dieron dos opciones.

Saltaba de la cornisa y veía si sobrevivía o le volaban la cabeza de un disparo, ya que había sido sentenciado por las injurias de Nimbo.

Itami optó por suicidarse.

Debido a esa investigación el periodista Adelstein también fue amenazado y tiene prohibido el ingreso a Japón, ya que integra la lista negra de la mafia.

Nimbo resultó un éxito taquillero que contó con la aclamación de la crítica internacional pero para Juzo Itami el suceso de su obra tuvo un precio demasiado caro.

Por cierto, ninguna editorial japonesa hasta la fecha quiso publicar el libro de Adelstein para evitar problemas con la Yakuza.

 

Publicidad

3 Comentarios

  1. Que buen arranque!!!
    Que terrible lo que contaste en la película japonesa!
    Y es una buena muestra de que por más énfasis o intento de realismo que pueda mostrar el cine, seguramente ese mundo mafioso debe ser muy distinto.
    Feliz año Hugo… Nos estamos leyendo

  2. Feliz año Hugo y gracias por este top! Arranca genial y la lista ya tiene pinta interesante. Un abrazo y que arranques este 2019 de diez

  3. 5 por entrada??? Esto se va para largo…
    Muy interesante sobre todo las dos opciones asiáticas. Las otras ya las conocía aunque no las vi. Hay una anécdota con la de scorsese, dicen que Casavetes vio la película y le dijo a Martín algo asi como “Pasaste 3 años haciendo una película que es una mierda, no es mala pero simplemente no representa lo que podes hacer, tu próximo proyecto tiene que ser algo como tu primera película, tenes que filmar aquello que conoces mejor” Y parece que le hizo caso porque lo siguiente fue Mean Street.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.