Retrospectiva Camelot: El aprendiz de Merlín (2006)

Capítulo 55

Una de las más grandes decepciones que brindó el mito artúrico en el cine.

En 1998 Hallmark sorprendió con la excelente miniserie de Merlín que protagonizó Sam Neil, en uno de los mejores trabajos de su carrera,

Coincidimos en esa nota con varios lectores que aquella producción ofreció una de la mejores representaciones del personaje.

Más allá del gran reparto que reunió el canal, el argumento era muy original y le otorgaba al mago de Camelot un protagonismo que no había tenido en otras producciones de Hollywood.

La miniserie fue un enorme éxito internacional y con el paso del tiempo se convirtió en un clásico dentro de esta temática.

Una década después del estreno de Merlín, Hallmark desarrolló una nueva producción, con Sam Neil en el rol del mago, que resultó una enorme decepción.

El director David Wu, quien había hecho en el 2002 un gran trabajo con la adaptación del clásico de Hans Christian Andersen, La Reina de las Nieves (Bridget Fonda), acá la pifió con una producción mediocre y aburrida.

El gran error de esta propuesta fue que reunió a Sam Neil y Mirancha Richardson (La Dama del Lago) en los mismo roles del film de 1998, pero la nueva película no tenía nada que ver con aquella propuesta.

Esto generó una enorme confusión porque todo el mundo creyó que se trataba de una continuación y en realidad era una historia diferente.

Neil interpreta a Merlín otra vez pero la representación del personaje tiene poco que ver con lo que vimos en la miniserie épica de 1998 y lo mismo ocurre con la Dama del Lago de Richardson.

En esta historia el mago decide dormir una siesta en otra dimensión para revitalizar su cuerpo. Sin embargo, Merlín descansa más tiempo del debido y cuando despierta descubre que Camelot fue destruido por la corrupción.

Todas las personas que conocía están muertas y el Santo Grial desapareció.

Con la ayuda de un joven ladrón a quien adopta como su pupilo, el mago se propone restaurar la gloria pasada del reino.

Cuando Merlín resulta decapitado por un clon de Conan, el villano Rauskaug, la esperanza del Camelot recae en Jack (John Reardon), el hechicero novato.

Sam Neil, quien ofreció en esta ocasión una interpretación desapasionada, tiene un rol muy secundario y el peso del conflicto se centra en su aprendiz que era un héroe aburrido.

La producción tuvo un presupuesto menor al film de 1998 y tanto el diseño de producción como las escenas de acción eran bastantes pobres.

Nunca quedó clara la intención de Hallmark de hacer otra historia de Merlín con Neil si lo mataban enseguida para darle el rol principal a un personaje insulso que no tenía ningún atractivo.

Su entrenamiento se desarrollaba demasiado rápido y la historia del sucesor del mago simplemente no era buena.

Una de las grandes confusiones que generó esta película fue el hecho que Merlín tenía un hijo con La Dama del Lago, algo que contradecía la historia previa de 1998.

Esto se debió a que esta producción ofrecía una interpretación diferente del mago.

Es decir, si bien Sam Neil encarnó otra vez al famoso hechicero, su personaje no era el mismo de la miniserie de los ´90.

Quienes disfrutaron de la primera producción y nunca vieron esta versión del 2006 mi recomendación es que la dejen pasar.

El aprendiz de Merlín es muy aburrida y carece de la magia y entretenimiento que tuvo la obra original.

2 Comentarios

  1. Anduvo con problemas económicos Sam Neil que agarro tanto proyecto basura de mitad de los 2000s para aca?

    Se me viene a la cabeza la película de la historia de la FIFA por ejemplo, Daybreakers, etc…

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*