Historia de Wonder Woman

Capítulo 18: La era de Diana Prince

Segunda parte: Wonder Woman y el espejo de la realidad

Sí el único atractivo de Wonder Woman pasaba por sus brazaletes mágicos y sus shorts ajustados entonces nunca entendiste nada de este personaje.

Ese fue el mensaje que intentó transmitir el escritor Denny O´Neil durante el período que estuvo a cargo de la historieta, donde además brindó una lección sobre el error de juzgar a un libro por su cubierta.

Las modificaciones que experimentó la heroína fueron extremas y era comprensible que las reacciones de los lectores en un principio resultaran negativas, ya que los cambios siempre generan incomodidad.

En lo personal soy un gran defensor de esta etapa y la labor de O´Neil porque marcó una bisagra en la historia de Wonder Woman.

El contenido maduro de las historias cerró la puerta para siempre a la estupidez y acostumbró a los lectores a que los cómics ofrecieran argumentos con contenido, en lugar de simple pasatiempos infantiles.

Todos los autores que vinieron después de esta etapa (salvo por una excepción que trataremos más adelante) mantuvieron la madurez y seriedad que O´Neil y el ilustrador Mike Sekowsky le dieron a la heroína de DC.

Diana y su mentor en las artes marciales. I-Ching, pasaron a verse involucrados en conflictos de intrigas policiales y espionaje que estaban ambientados en el mundo real de fines de los años ´60.

Es decir que la Guerra Fría entre Estados Unidos y Rusia y el conflicto en Vietnam eran temas que pasaban ser parte del contexto en el que se desenvolvía el personaje.

La princesa amazona aparecía retratada como una mujer vulnerable que trataba de entender el mundo del hombre desde una perspectiva más humana.

Estas aventuras se caracterizaron por tener un realismo que se conectaba con hechos y eventos que eran noticias en ese momento.

Un ejemplo contundente de esta cuestión es el tremendo número 185, publicado en noviembre de 1969, tres meses después del brutal asesinato de la modelo Sharon Tate, perpetrado por el culto que lideraba Charles Manson.

En los meses siguientes a esos hechos terribles que conmocionaron al mundo, en los Estados Unidos se vivió una gran paranoia con el tema de las sectas y los cultos satánicos.

En otra sección del blog (ver crónicas policiales) ya trabajé en detalle la historia relacionada con la Familia Manson que acaparó la atención de los medios durante la segunda mitad de 1969.

Mientras otros cómics de DC presentaban argumentos banales de acción y aventuras, Wonder Woman se metió de lleno con el tema de las sectas.

En esta historia Diana debía proteger a Cathy, una joven adolescente que se había escapado de su casa para terminar capturada por un culto de mujeres que querían convertirla en una esclava sexual.

Las psicópatas que llevan nombres excéntricos como Moose Momma, Pinto y Top Hat se vestían como hippies y de un modo sutil se daba a entender que eran lesbianas y obviamente buscaban a la chica para abusar de ella.

Diana con sus nuevas habilidades en las artes marciales en un principio las alejaba de la joven con facilidad, pero luego el culto llamado Them empezaba a acechar a la amazona para recuperar a su esclava.

En este número apareció por primera vez Tony Petrucci, un policía que la ayudaba en este caso y se convirtió en el primer hombre con el que se relacionó la protagonista luego del finado Steve Trevor.

A partir de este número la editorial empezó a recibir cartas de disculpas de los lectores, quienes empezaron apoyar y elogiar esta nueva etapa que se extendería hasta comienzos de los años ´70.

En otro gran arco argumental, que se extendió durante los números 183 y 184, de 1969, O ´Neil retomó por un breve período las raíces mitológicas del personaje, donde se pudo disfrutar del mundo de las amazonas como no se había hecho desde la Era Dorada en los años ´40.

Diana volvía a Isla Paraíso para liderar la defensa de la tierra de las amazonas, quienes se encontraban en guerra con el dios Ares que buscaba conquistarlas.

La trama insertaba a la protagonista en un conflicto bélico épico, donde se podía disfrutar otra vez la de naturaleza guerrera del personaje.

Aunque en una de las portadas se anunciaba con fines comerciales la supuesta muerte de la heroína, eso nunca llegaba a ocurrir en el conflicto.

O´Neil luego retomó el arco argumental de la organización terrorista de Dr. Cyber que consolidaría a la villana como una de las mejores antagonistas de la amazona.

Diana viajaba a Honk Kong para desbaratar los planes de Cyber, quien buscaba chantajear al mundo con un dispositivo que permitía crear terremotos.

A lo largo de tres números plagados de acción y suspenso la villana terminaba con la cara desfigurada, un hecho que luego tendría repercusiones en historias posteriores.

La cubierta del número 189 (1970) con Diana, al mejor estilo Rambo, defendiendo a unos chicos chinos con una ametralladora, quedó en el recuerdo como una imagen emblemática de esta etapa.

Hoy puede resultar muy extraña porque no estamos acostumbrados a ver a la heroína de esta manera pero dentro del contexto de la trama su actitud tenía sentido.

Dr. Cyber regresaría más adelante con un exoesqueleto tecnológico que aumentaba sus fuerzas y le permitía absorber y dirigir la energía.

A partir de este número en adelante Diana adoptó el color blanco en su diversos vestuarios, un detalle que se convertiría en uno de los elementos más famosos de este período

O´Neil volvió a brindar otra gran historia de máxima actualidad en el número 193 (1971), donde se abordó con un gran conflicto el tema de la justicia por mano propia.

Una temática que unos meses después explotaría en los medios con el estreno de la primera entrega de Harry, el sucio.

Diana en este caso intentaba detener al policía Tony Petrucci para que no ejecutara a los responsables de la muerte de su hermana.

Un drama intenso que elevó el contenido de este cómic a otro nivel. Estas son las cosas que yo le valoro a Denny O´Neil, un escritor que planteaba argumentos que dejaban al lector pensando y despertaba discusiones sobre las temáticas tratadas.

En este período también se registró un sutil regreso de los elementos bondage que empezaban a aparecer en las cubiertas de esta historieta. Algo que no ocurría desde los años ´40.

El número 200 era contundente en ese sentido y presentaba un buen conflicto de suspenso donde Diana se enfrentaba a la nueva Doctor Cyber con la ayuda de Johnny Double, el célebre detective privado creado por Len Wein y Marv Wolfman.

Este tipo de cubiertas que contenían un marcado componente erótico y retrataban a la protagonista en una estado de sumisión despertaría la furia de los movimientos feministas. La gran paradoja es que a William Marston problablemente le hubieran encantado estas ilustraciones.

Continuará.

8 Comentarios

  1. Muy buena reseña Hugo! Sos el único que he leido dandole una visión positiva a esta etapa de Wondy, y esta bueno saber este punto de vista. Las lecturas negativas que he visto de esta etapa veo que se centran en los elementos ésteticos del comic, en especial la transición a las artes marciales, pero sin explicar el contexto que se vivía. Debo reconocer que si fuese lector de Wondy por aquellas épocas, estaría disgustado en un primer momento.

    Por otro lado, en otro lado había visto como basureaban a las Them, considerándolas un estereótipo burdo de las lesbianas. No se sí se da tan así en la historia misma, ya que al parecer va más por el lado de las sectas.

  2. Si, una pavada sin fundamento. El cómic se dedica a tratar el tema de las sectas no a pegarles a las mujeres lesbianas. Otra vez, se quedan en la tontería cuando el punto estaba puesto en otro lado. La queja pasaba por los colores de las vestimenta del personaje en lugar de apreciar la profundidad que se le dio a Diana. Para mí es un análisis superficial. Igual reitero la gran mayoría de los lectores apoyó esta etapa y queda claro en las cartas que llegaban a la editorial. La principal queja vino de gente que no leía con regularidad el cómic.

  3. Muy interesante Hugo!!! La verdad siempre pense que era un personaje mas y gracias a tus articulos me voy enterando de todo…
    Aguardo a ver como sigue y tu critica de la pelicula, que como fan de WW, vas a poder ver un poquito mas que los fuegos artificiales del cine de hoy.
    Saludos

  4. Cuando un escritor tiene el talento de Denny Oneil te puede escribir historias interesante de WW con poderes, de WW sin poderes, de superheroes, de gente comun y hasta de los teletubies. No hay personajes complicados hay escritores mediocres. Por eso detesto los cambios radicales en los clasicos para hacerlos mas “interesantes”. Como el superman azul y rojo, linterna verde parallax, aquaman manco, thor mujer, capitan america agente de hydra, etc, etc…..

  5. Hola!

    Me cruce con este espacio de casualidad buscando algo de información de Wonder Woman, realmente te felicito por tan buen trabajo! Espero con ansias la siguiente parte!

    Solo quería decir eso!

    Éxitos!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.