El estrangulador de Boston

Publicidad

xxSEGUNDA PARTE.

-¿Entonces se acercó por la espalda y la estranguló?

-Sí. Manualmente. Noté que la sangre salía de su oído. Era  muy oscura…El oído derecho. Recuerdo que estaba en el living. Era bastante oscuro. Recosté el cuerpo en el piso y luego levanté sus piernas y las ubiqué sobre unas silla. Cada pierna en una silla diferente.

– Ida Irga tenía 75 años. ¿Por qué decidió atacar a una mujer mayor?

-No pasaba por el atractivo. La belleza no tiene nada que ver con esto. Era una mujer, esa era una razón suficiente.

El abogado F.Lee Bailey no era la primera vez que estaba frente a un criminal. Contaba con experiencia y por aquellos días de 1964 era una figura famosa por haber participado en el famoso caso de Sam Sheppard.

Un doctor acusado de de matar a su esposa embarazada en 1954. El hombre siempre se declaró inocente y manifestó que el asesino había sido otro hombre con el que él llegó a enfrentarse durante el incidente.

El caso fue la inspiración de la famosa serie El Fugitivo y Bailey, en un litigio que capturó la atención de todos los Estados Unidos, un tiempo después logró, al presentar pruebas claves, que Sheppard fuera declarado inocente en un segundo juicio.

Eso lo convirtió en un abogado famoso y el futuro le deparaba más historias célebres. Luego defendería a Ernest Medina, el soldado responsable de la infame masacre de My Lai en la Guerra de Vietnam y al actor y ex jugador de fútbol americano O. J. Simpson, en uno de los juicios más mediáticos de los años ´90.

Por aquellos días de 1965 Bailey era el abogado del criminal George Nassar, quien le había manifestado lo que le había confesado Albert DeSalvo.

Había estado frente a asesinos en el pasado pero esta ocasión  era completamente diferente.  DeSalvo describía los detalles de sus crímenes como si se tratara de un tramite bancario.

La pregunta que se hacía el abogado era por qué lo había elegido a él para narrarle los crímenes y el delincuente fue claro al respecto.

“Ya sé que voy a pasar el resto de mi vida encerrado en algún lado. Sólo deseo que sea en un hospital. Si pudiera contarle a alguien mi historia que pudiera escribirla, tal vez podría conseguir algún dinero para mi familia”, manifestó DeSalvo.

No iba a ser fácil lograr que Albert evadiera la pena de muerte, pero tampoco era imposible. Algo le decía a Bailey que este hombre era y un caso así ponía su nombre en la primera plana de todos los medios.

Decidió escucharlo y el criminal empezó a hablar.

Albert DeSalvo había nacido el 3 de septiembre de 1931 en Chelsea, Massachusetts. Se había criado con sus padres Frank y Charlotte junto a sus cinco hermanos.

La vieja misma historia de siempre.

No existen asesinos seriales y delincuentes desalmados que hayan crecido en un ambiente familiar sano y rodeado de amor.

La familia de DeSalvo era un maldito infierno y sus vivencias en la infancia condicionaron el resto de su vida.

Albert creció en un hogar extremedamente violento donde su padre acostumbraba a golpear salvajemente a su esposa y el resto de los chicos.

Era muy común que Frank llevara prostitutas a la casa y tuviera relaciones frente al resto de su familia.

El hombre que era plomero y en mas de una ocasión había golpeado a Albert con un tubo en su espalda, cuando estaba corto de dinero alquilaba a sus hijos como esclavos para que trabajaran en la granja de los vecinos, en la zona rural donde vivían.

Este escenario familiar hizo que la psicología de Albert se deteriora por completo y desde muy chico empezó a perder el rumbo sin que nadie lo contuviera. Su furia interior la descargaba contra los animales. Solía encerrar perros y gatos en jaulas para luego masacrarlos con flechas.

Su madre que no soportaba más los golpes de su marido abandonó a toda la familia para casarse con otro hombre y empezar una nueva vida.

Los chicos DeSalvo estaban a la deriva y en el caso de Albert su adolescencia la pasó encerrado en reformatorios.

ttAl convertirse en adulto se alistó en el ejército y fue en Alemania donde conoció a su esposa Irmgard Beck.

Tuvieron una relación normal hasta que nació su primer hijo que los terminó por separar.

DeSalvo tenía un conexión enferma con el sexo y no podía expresarse de otra manera que fuera a través de la violencia.

Su esposa no podía estar a la altura de su voraz deseo sexual luego de haber pasado por un parto y eso frustraba a DeSalvo.

Para él las mujeres eran sólo cuerpos que estaban disponibles para ser penetrados y cuando su esposa evitó todo tipo de contacto con él, por el comportamiento de Albert en la relaciones, DeSalvo salió a buscar en las calles lo que no podía tener en su intimidad.

Estuvo varias veces detenido por entrar en propiedades y privadas y denuncias de abusos sexuales.

yyEsa era su historia.

Su testimonio fue grabado en 50 horas de cinta de audio que derivaron en un expediente de 2 mil páginas con todos los detalles de los crímenes.

Irmgard Beck quedó shockeada cuando se enteró porque habían detenido a su marido y el motivo por el que lo iban a someter a juicio. Había tenido dos hijos con ese hombre y si bien su relación no pasaba por el mejor momento no podía concebir que Albert fuera responsable de semejante monstruosidades.

Mucho menos que se hiciera cargo de todos esos asesinatos de los que hablaba un país.

¿Por qué haría algo así?

Lo cierto es que Boston necesitaba un asesino  detenido o empezarían a rodar cabezas en las cumbres políticas.

El Fiscal de Distrito Edward Booke lo tenía claro y sabía que la resolución del caso del estrangulador era la plataforma de campaña para lanzar su re-elección en el cargo.

Las dudas sobre si DeSalvo era el estrangulador comenzaron a disiparse. En su testimonio daba direcciones concretas y describía acertadamente a sus víctimas.

La comisión que investigó el caso llegó a las mismas conclusiones que el abogado Bailey.

Albert DeSalvo era el estrangulador de Boston.

Sin embargo, el testimonio del criminal fue tomado como inadmisible por el Jurado ya que no era más que la versión de los hechos de este hombre y no había suficiente evidencia para condenarlo por cada uno de los asesinatos.

No obstante sí lo encontraron culpable de varias violaciones que había cometido, ya que sus víctimas pudieron reconocerlo y por esa causa Albert DeSalvo fue condenado a prisión perpetua en 1967.

Había nacido la leyenda del estrangulador de Boston pero el caso estaba muy lejos de ser un asunto cerrado.

CONTINUARÁ…

Publicidad

5 Comentarios

  1. huu esto se parece mas a un argumento de alguna peli de david fincher!!! me muero por saber como sigue la cosa
    saludos!

  2. Vos no podes hacer esto!!
    TE EXIJO QUE TERMINES LA HISTORIA!! jajaja
    Una vez mas, muy buena la redaccion y el manejo de la informacion para generar suspenso…

  3. Hugo, me hago la peli mental con tus relatos, logras atrapar y traes el suspenso maximo, ya espero la ultima parte. Saludos Genio!!

Comentarios cerrados.