¡Viva Django!

De todas las películas clandestinas, no relacionadas con la original, que se hicieron con Django esta es por afano la mejor de todas.

  fue el único actor del spaguetti western que brindó la  interpretación  más cercana a lo que hizo Franco Nero en el film original de 1966.

Este es uno de los títulos más importantes en la carrera de Hill que no se puede desconocer a la hora de destacar lo mejor de su filmografía.

Viva Django cuyo título original fue Preparati la bara! y que también se distribuyó como El clan de los ahorcados en algunos países, es una producción de 1968 que dirigió Ferdinando Baldi.

El mismo realizador de  Texas, Adiós, otro clásico con Nero que ya reseñé.

En este caso, si bien la historia no está oficialmente conectada con la película original, Baldi brindó una especie de precuela de Django donde podemos ver al pistolero antes que se convirtiera en el famoso ícono del viejo oeste.

La trama es buenísima.

Al comienzo del film se nos presenta Django como un transportista de dinero profesional que decide retirarse de ese empleo y establecerse en California con su esposa.

Sin embargo sus planes se frustran cuando una banda de pistoleros, que trabajan para un viejo amigo del protagonista, atacan la carreta en la que viajaba y matan a su esposa.

Pasan los años y Django consigue un empleo como verdugo, con la particularidad que no mata a los condenados sino que arma toda una puesta en escena en las ejecuciones para que sigan con vida.

De esa manera va armando un ejército personal para enfrentarse a la banda que mató a su esposa.

Lo que me encanta de esta película es como Hill va construyendo de a poco el personaje como el Mad Max de Mel Gibson.

A principio nos encontramos con un tipo que se llama Django y no tiene nada que ver con el anti héroe que conocemos, sin embargo con el desarrollo del conflicto se va armando de a poco el mítico pistolero que amanos muchos fans de este género.

Los últimos cinco minutos del film son de antología.

Por eso digo que Hill es el único actor que se acercó a encarnar el personaje que había brindado Franco Nero. Más allá que tenía cierto parecido físico con Franco lo que hace Baldi con la dirección es excelente.

Otra cosa que me sorprendió es que el realizador trabaja con el humor en algunos momentos de la trama que están bien elaborado y donde podemos ver el principio de una faceta que Terence Hill desarrollaría más tarde en su carrera.

Viva Django es un film que demuestra por qué Hill es uno de lo grandes actorazos del cine de la últimas décadas. La versatilidad que tiene para componer todo tipo de personajes es genial.

En esta película aparecen también caras conocidas de otros spaguetti westerns como George Eastman (Keoma) y José Torres (Corre, cuchillo…corre).

Tengo que se justo también y más allá de los elogios, no puedo dejar de mencionar que el director Baldi en este trabajo robó de manera burda los créditos iniciales de Por un puñado de dólares, de Sergio Leone.

Prácticamente son una replica con una música distinta.

El film fue incluido en la colección que sacó AVH sobre el género por lo que se puede conseguir con facilidad.

Este es el avance original. Muy loca la frase que puisieron, Terence Hill es el “verdadero Django”.

1 Comentario

  1. cuando la editorial lanzo la primera coleccion abrio la pagina oficial d las sugerencias d pelis q quisieramos q figuren en la segunda coleccion yo fui uno d los q rompi las pelotas para q esta peli la lanzaran! genial la ultima escena,creo q es el unico spaghetti western serio q filmo.
    saludos!!!!

Comentarios cerrados.