Reign of Assassins: Un film de John Woo

Memorable regreso de al cine de artes marciales!

Reign of Assassins es el último trabajo de , quien parece que se enganchó bastante con el subgénero wuxia y sigue haciendo filmes de este estilo.

En este caso nos encontramos con una obra muy diferente a lo que fue la  super épica Red Cliff.

Reign of Assasins es un historia loca que sorprendió a la crítica de Oriente por la manera en que el director combinó la acción con el humor y el romance.

En realidad Woo co dirigió la película con Su- Chao Pin, un cineasta joven que inició su carrera hace unos años.  Si bien Woo estuvo en el set durante todo el rodaje su tarea principal fue la de asesorar a este realizador.

De todas maneras, el film tiene todas las características del cine de Woo por lo que su influencia en esta producción es más que evidente.

Reign of Assassins es una gran historia de amor. La primera hora prácticamente es una comedia romántica y luego se vuelve más dramática y violenta, motivo por el cual también es interesante de ver por estos cambios que se producen en la trama.

La película representó el regreso al género de Michelle Yeoh, tras 10 años desde que protagonizó El Tigre y el Dragón, de Ang Lee.

Si bien trabajó desde entonces en otras producciones de acción, comoTrue Leyend, de Yuen Woo Pin, su labor se centraba en roles secundarios donde no intervenía en combates de artes marciales.

Justamente este fue el motivo por el que un principio ella no quería hacer el film, ya que sentía que estaba demasiada alejada del género y sus habilidades físicas no iban a estar a la altura de lo que demandaba la producción.

A los 48 años Michelle terminó por demostrar por qué es una de las grandes leyendas del cine de acción y sorprende con un trabajo soberbio. No solo por su actuacción, que es  excelente, sino en las secuencias de acción donde hace cosas maravillosas.

Podemos decir que Michelle Yeoh dejó en claro por qué es Michelle Yeoh.

En este film interpreta a Zeng Jing, una ex asesina a sueldo que esconde los restos de un monje budista que se creer posee poderes mágicos.

Luego de varios años de buscarla por todas partes sus compañeros criminales la encuentran  y se proponen eliminarla para recuperar el cadáver del monje,  motivo por el cual la protagonista debe abandonar la vida pacífica que tenía.

La primera parte de la historia, como mencioné antes, se concentra principalmente en la nueva vida del personaje principal y tiene más momentos de humor y romance.

Cuando Michelle Yeoh se re encuentra con sus viejos colegas la película entonces se vuelve mucho más dramática y la acción cobra un mayor protagonismo.

Si bien hay elementos fantásticos dentro del relato las secuencias de artes marciales son mucho menos voladas que las de Red Cliff.

En ese sentido Reign of Assassins es un film más clásico donde podemos disfrutar de Michelle Yeoh en momentos fabulosos que traen al recuerdo grandes clásicos de ella como Wing Chun, Tai Chi Master o Holy Weapon.

Muy especialmente en lo que se refiere a las peleas con espadas.

También se destaca el trabajo del coprotagonista Jung Woo-sung, actor coreano que pudimos ver en las excelentes producciones Daisy y The Good, The Bad, The Weird.

Este film fue comparado con El Tigre y el Dragón por la manera en que retrató las relaciones sentimentales de los protagonistas y las filosofías orientales y la verdad que tiene ese punto en común con el trabajo de Ang Lee, aunque su narración sea menos poética.

En cierta manera el último trabajo de Woo trae de regreso el subgénero wuxia a sus  raíces, que siempre tuvo estas características, aunque con el paso del tiempo las tramas se fueron enfocando más en la acción y los personajes y conflictos dejaron de ser tan desarrollados.

Esto empezó a  cambiar de manera radical en 1994 con el estreno de Ashes of Time de Wong Kar Wai, que tuvo una enorme influencia en los filmes de esta clase que se conocieron en los últimos 15 años.

Lo cierto es que Reign of Assassins rescata este estilo de cine con una gran historia de amor que además tiene suspenso y grandes momentos de acción que no defraudan a ningún seguidor de las artes marciales.

Me gustó mucho esta película y la recomiendo.

Acá pueden ver el avance.