Rainbow Brite

 Dentro de las propuestas animadas, cuyo merchandising, estaba dirigido a las niñas, Rainbow Brite es es una de las grandes series que hubo en los años ´80 por su originalidad y la calidad que tuvo el programa en materia de realización.

Junto con Jem and The Holograms esta fue una de las mejores producciones que surgieron por aquellos días y como ocurría con las historias de las rockeras, Rainbow Brite también podía ser visto por los pibes , ya que era una gran historia de fantasía muy inocente.

Tengo un gran recuerdo de este dibujo y confieso que lo veía, aunque por supuesto no consumía sus productos que fueron muy populares.

En ese momento era un niño y no juzgaba al programa como “un dibujo para chicas”. Simplemente era un dibujo más y me divertía.

Así como los pibes estábamos a full con los muñecos de He-Man y los Transformers las nenas solían coleccionar algo de esta particular heroína que tenía figuritas, cartas,  muñecas,  stickers y todo lo que se te pueda imaginar.

Se estima que la niña que hacía magia con los colores del arco iris facturó a lo largo de la década del ´80, mil millones de dólares.

Realmente fue algo muy groso.

La serie giraba en torno a Wisp una chica de otro mundo que llegaba a la Tierra para devolverle los colores al planeta que era dominado por el Rey de las Sombras, quien buscaba regir un mundo incoloro y oscuro.

Cuando Wizp decide aceptar su misión que le fue encargada por las fuerzas de la luz cambia su nombre por el de Rainbow Brite y con la ayuda de Starlite, un caballo mágico y la ayud los Niños Siete Colores, la heroína vivía distintas aventuras en las que se encargaba de frustrar los planes de los villanos.

Podría escribir un ensayo con toda la simbología que se esconde detrás de ese concepto tan simple.

Este personaje fue creado en 1983 por Woody Kling un famoso productor de la televisión norteamericana que previamente había colaborado con la productora Hanna- Barbera para los dibujos del fantasma Gasparín y Los Harlem Globe Trotters.

Rainbow Brite fue presentada en un comienzo a través de postales y productos de la compañía Hallmark Cards.

Lamentablemente Kling enfermó poco después de crear a Rainbow y falleció afectado por tumores en el estómago y el cerebro. Luego de su muerte su familia demandó a Hallmark Cards por apoderarse ilegalmente del personaje y facturar cerca de un billón de dólares sin que Kling, que estaba enfermo, viera un solo centavo por las regalías.

La familia Kling logró recuperar los derechos del personaje pero el proceso legal fue tan largo que la causa prescribió y Hallmak al  final zafó de tener que pagar el dinero por los daños ocasionados.

El caso de Rainbow Brite es muy loco porque fue un dibujo animado que duró bastante poco.  Se hicieron apenas 13 episodios y dos especiales televisivos que fueron suficientes para que la niña llegara luego a la pantalla grande y facturara millones de dólares en merchandising.

La serie, emitida entre 1984 y 1986, fue producida por Jean Chalopin y Andy Heyward, responsables de El Inspector Gadget, y la dirección quedó en manos de Bruno Bianchi (Gadget, M.A.S.K) y Ozamu Desaki, un legendario artista de animación japonesa que brindó joyas de acción ultraviolentas como Golgo 13.

Un realizador cuyo estilo narrativo marcó a fuego la animación oriental en los años ´70.

La verdad es que en materia de realización Rainbow Brite fue un dibujo muy superior a otros clásicos como He-Man, que presentaban una animación menos fluida y más limitada.

Este dibujo se destacó por los coloridos escenarios que brindaban en cada episodio y una narración bastante dinámica para lo que eran estas producciones en ese momento.  Si hoy volvés a ver los episodios de este programa vas a a descubrir que en esencia fue un animé hecho para los Estado Unidos.

El personaje estaba muy en sintonía con el subgénero japonés de las magical girls que más tarde redefinió Sailor Moon.

De hecho, Rainbow tenía todo los elementos clásicos de estos personajes que se resume en el concepto de niña mágica, acompañada por mascotas parlantes, debe salvar al mundo de fuerzas malignas.

En lo personal, lo que me atraía de esta serie cuando era chico era la manera en que se trabajaba la fantasía a través de la aventura, a diferencia de otras propuestas como Los Ositos Cariñosos que tendían a encaminarse por el lado del humor.

Acá tenías más aventuras y a la vez era una propuesta super inocente y tierna para niños que difundía muy buenos valores, algo que hoy es muy difícil de encontrar en la televisión de estos días.

Los primeros dos episodios de Rainbow Brite, por ejemplo, son bastante oscuros, y la protagonista estaba en constante peligro hasta que le encontraba la vuelta a su misión. Ese tipo de elementos generaban que un chico también pudiera disfrutar este dibujo si se enganchaba con los elementos fantásticos.

Otro dos aspectos importantes fueron la música, a cargo de esa gran dupla que formaron Shuki Levi y Haim Saban (los mismo de Gadget) y el doblaje latino.

En este campo se destacaron los trabajos de Vanesa Garcel que dobló al personaje principal  con sólo 10 años y Alvaro Tarcicio,  la recodada voz de Skeletor que le dio vida al caballo Starlite.

Un dato loco es que la madre de Vanesa, Sylvia Garcel, dobló al gran compinche de Rainbow, Twink. No sé si habrá muchas más serie animadas dobladas por madre e hija en roles principales.

Lo cierto es que el éxito de esta programa fue tan grande que en 1985 el personaje llegó al cine con Rainbow Brite y el ladrón de estrellas que fue dirigida por  Kimio Yabuki, quien desarrolló con Hayao Miyazaki, la famosa serie japonesa de El Gato con Botas, y Bernard Deyriès, responsable de la joya Ulises 31.

La película mantuvo el espíritu de la serie y presentó nuevos personajes, pero fue destruida por los críticos por la sencilla razón que aborrecían todos los dibujos animados que tenían productos en las jugueterías.

El ladrón de estrella básicamente era un capitulo extendido para la pantalla grande, donde había más canciones en la trama de lo habitual.

El film fue producido en apenas tres meses y de esa manera marcó todo un récord en 1985.

Por su inocencia, creatividad y estimulo de fantasía que nos ofreció de niños considero a Rainbow Brite como uno de los grandes clásicos animados de los años ´80.

Estos eran los créditos de la serie.

 

11 Comentarios

  1. Sí, totalmente Bella y lo reconozco como una importante influencia.
    Pero no pasa por el refrito.
    Es algo que evidentemente me marcó de chico y se regeneró creativamente en algo nuevo.
    Muy buena observación, ja ja!.

  2. Diego gracias por ese comentario!
    Todas estas notas de dibujos animados las voy a convertir en tres libros sobre animación de los ´80 ´90 y género de supehéroes.
    Tenía dudas con los gatos samurais porque no sabía si eran demasiado desconocidos, pero con que un lector se acuerde de esa serie ya es suficiente, porque seguramente más gente los va recordar luego.
    Voy a escribir esa nota.

  3. los gatos samurais no era algo serio,tenia mucho humor tonto,yo le llamaria el ‘splack cartoon’ aparte d uno d los peores opening d dibujos animados,aunque nunca me gusto demasiado rainbow brite lo miraba,es q mi corazon le pertenecia a jem! no dudaba en traicionar al lider d los auotobots x ella,jajaja habia otro dibujo q me encantaba era ‘los piratas de las aguas negras’ ojala no haya sido yo el unico q lo miraba!
    saludos!!!!

  4. Yo tambien veia esta serie Hugo, me acuerdo de las tardes q pasabamos con mis primos viendo los “Dibus”, empezaba con Jem luego venia esta serie, Mi pequeño Pony y termina con Patoaventuras. la verda q eran 2 horas gloriosas!!.
    Y yo tambien me acuerdo y muy bien de los gatos samurai(samurai pizza cats), que buena serie!, Una parodia muy buena de las series onda power rangers y no se si la version original lo tenia, pero los comentarios que daba la voz en off eran buenisimos!!, eran muy colgados.
    Otra que veia en esa epoca(por el canal unovision) era los DInoplativos(o algo parecido) una version de las torugas ninjas, solo que eran 5 y eran dinosaurios

  5. Adoraba mi álbum de figuritas de Rainbow Brite!!! Fue uno de mis favoritos. La mascota me encantaba porque no la podías identificar con ningún animal, super rara y tierna. Que recuerdossssss

Comentarios cerrados.