La hija del capitán:La obra de Alexander Pushkin

Publicidad

Una joya de la literatura rusa.

Nunca fui muy amigo de los escritores rusos clásicos, ya que si bien brindaron muy buenas historias, por lo general los libros tienen un punto en común que une a la mayoría de los autores.

Los relatos son absolutamente deprimentes!!

Cuando a los rusos les pinta el bajón no hay con que darles y hay algunos libros que después de leerlos te alientan a buscar una guillotina.

Sin embargo, existió un autor que recomiendo leer,  que fue realmente magnífico y brindó obras maravillosas sin la necesidad de exagerar con las situaciones dramáticas.

Me refiero al Gran Alexander Pushkin, probablemente el poeta más grande en la historia de Rusia que además se destacó como uno de los autores de prosa más importantes del siglo 19, que fue la Era Dorada de la literatura de este país.

Pushkin fue un verdadero revolucionario de la cultuura europea, que no sólo modificó la lengua literaria de su país, sino que además tuvo una enorme influencia en los artistas que vinieron después como Tolstói, Dostoievski y Gógol, entre tantos otros.

Su trabajo en la prosa, tanto los cuentos en como las novelas, son realmente fabulosos y hay una obra en particular que no tiene desperdicio.

«La hija del Capitan» (1836) es una tremenda novela histórica que particularmente es la que más me gusta de su bibliografía.

Lo que me encanta de este libro es que presenta una gran historia romántica de aventuras totalmente influenciada por la obra de Walter Scott, que es uno de mis autores clásicos favoritos.

La trama tiene como contexto histórico la famosa rebelión de los cosacos liderada por Yemelyan Pugachev contra el reinado de Catalina II, que transcurrió entre 1773 y 1774.

Pedro Andréich Grinief es un joven que al cumplir los 17 años es enviado por su padre al ejército. Como la familia cuenta con conexiones entre los militares lo convierten enseguida en oficial y lo destinan a la fortaleza de Bielogorsky, donde no hay mucha actividad.

El tiempo libre, sin preocupaciones ni amenazas belícas,  genera que Pedro se termine enamorando de María Ivanovna, la hija del capitán del castillo. Justo cuando los jóvenes empiezan a desarrollar su relación se desata la sangrienta revuelta de Pugachev y el sitio queda en manos de las tropas rebeldes.

Los padres de María son asesinados y la joven termina encerrada con las tropas enemigas, lideradas por un soldado que el pasado le propuso matrimonio a la joven. Para salvar y rescatar a su amor Pedro entonces debe relacionarse con las tropas de Pugachev con el riesgo que puede ser condenado a muerte por conspirar contra Catalina II.

La novela es muy interesante ya que el autor describe la traición de ciertos rusos durante el conflicto y la deserción de los cosacos a favor de Pugachev.

Durante el transcurso de la historia el protagonista salva su vida en más de una ocasión gracias a los rebeldes y esto genera que logre comprender mejor las motivaciones de las tropas insurrectas.

Pushkin previemente había estudiado en detalle este conflicto para su ensallo «Historia de la revuelta de Pugashev» y en este caso brindó una excelente novela donde retrata al famoso rebelde ruso como un ser despiadado y sanguinario, pero también justo y generoso.

Es interesante lo que hizo con este personaje histórico porque no lo demonizó, sino que por el contrario, lo hizo más humano.

La peligrosa amistad que entablan Pedro y Pugashev es uno de los aspectos más interesantes del libro.

La influencia de Scott en esta novela se percibe claramente en el modo en que Pushkin trabajó el romance y lo combinó con la acción.

La verdad que no hay mucha diferencia entre el amorio de Pedro y María con el que tenían Ivanhoe y Lady Rowena o Quentin Durward y la condesa Isabel en la obras del escritor escocés.

Lo que diferencia a Pushkin de Scott es claramente el estilo narrativo.

Mientras que el escocés desarrolla grandes descripciones y monólogos de sus personajes, Pushkin es mucho más dinámico y va directamente al grano.

Algo que me impactó de este libro es que a diferencia de otras obras clásicas de la literatura rusa «La hija del Capitán» tiene una narración muy dinámica que hace que la lectura sea totalmente absorvente y te devores el libro en poco tiempo.

Es como que Pushkin no necesitaba hacer una novela de 800 páginas para ser profundo.  Esta obra es una de las novelas más importantes en la historia de Rusia, sobre todo en lo que se refiere a este período histórico, y no deja de ser una tremenda propuesta de romance y aventuras que no supera las 200 páginas.

Lamentablemente este fue la último trabajo de este gran escritor que falleció muy joven a los 37 años al ser herido  mortalmente en un duelo por el militar francés Georges d´Anthes, quien había manifestado que la esposa del escritor era infiel.

Ambos hombres salieron heridos del duelo y Pushkin murió dos días después como consecuencia del disparo recibido en su cuerpo.

De esa manera llegó a su fin un tremendo artista que hasta el día de hoy sigue siendo considerado el gran padre de la literatura rusa.

Recomiendo conseguir «La hija del Capitán» que es una gran libro. Hay muy buenas ediciones en las liberías que inclusive presentan esta historia junto con otros cuentos del autor.

Si son seguidores del género de la novela historica con esta propuesta no los va a a decepcionar.

Publicidad

1 Trackback / Pingback

  1. Los libros del 2011 | HUGO ZAPATA

Los comentarios están cerrados.