Hannie Caulder: La heroína del spaguetti western

Una muy buena rareza entre los spaguetti westerns que no tiene desperdicio.

Hannie Caulder es un film de acción de 1971 que se destacó por tener como gran  protagonista a Raquel Welch, quien por aquellos días era el símbolo  sexual del momento.

La actriz contaba con la misma popularidad internacional que hoy podríamos encontrar en figuras como Angelina Jolie.

Tenía 31 años cuando hizo este film y nunca lució más espectacular en el cine que como se la vio en esta historia.

El afiche de ella vestida apenas con un poncho es una imagen icónica en la historia del cine.

Hannie Caulder es un propuesta bastante loca ya que se trató de una producción inglesa realizada en el pueblo de Almería, España, donde Sergio Leone y muchos directores más, solían filmar por aquellos días sus películas.

En este caso no hay actores italianos y Raquel Welch estuvo rodeada de grandes figuras como Christopher Lee, Robert Culp, Ernest Borgnine y cameo especial del famoso guitarrista español Paco de Lucia.

Hannie Caulder (Welch) es una campesina que vive una vida tranquila con su esposo en un racho situado en la frontera de Estados Unidos y México hasta que aparecen en el lugar los hermanos Clemens, un trío de delincuentes que cometen delitos en esa zona.

Luego de robar un banco los delicuentes llegan al rancho y violan brutalmente a la mujer además de asesinar a su esposo e incendiar el lugar.

Los Clemens continúan con sus fechorías, mientras Hannie Caulder, que logró sobrevivir el ataque, busca la ayuda de un caza recompensas (Lee) para que la entrene en el uso de armas y la ayude a cobrar venganza.

A partir de ese momento la película presenta a una versión femenina del Hombre sin nombre de Clint Eastwood , que apenas vestida con un poncho, empieza a enfrentarse a los villanos.

El film cuenta además con una participación especial de Stephen Boyd, conocido actor por su papel de Messala en Ben Hur, quien interpreta a un misterioso pistolero llamado The Preacher.

Esta es una película atípica e interesante porque tuvo un director norteamericano, como Burt Kennedy, que estaba acostumbrado a filmar westerns hollywoodneses con John Wayne y en este caso trabajó el género desde una óptica totalmente diferente.

Pese a ser una producción inglesa Hannie Caulder reunió todos los elementos clásicos del spaguetti western.

El film tuvo un alto contenido de violencia y la acción en general estuvo totalmente influenciada por los trabajos de Sam Peckinpah (La pandilla salvaje).

Por ejemplo, la manera en que el director Kennedy trabajó las secuencias de acción en cámara lenta es una réplica de lo que solía hacer Peckinpah en sus proyectos.

De todas maneras lo mejor de todo es Raquel Welch que se ve espectacular en cada escena en la que aparece y es la gran figura de esta historia.

Salvo por algunas excepciones, como Érase una vez en el Oeste, de Leone, las mujeres nunca tuvieron un buen retrato en el spaguetti western donde siempre aparecían representadas como prostitutas.

Hnnie Caulder en ese sentido fue diferente y presentó a una heróina que estuvo a la par de los pistoleros masculinos y hacia el final se termina comportando como Django o Sartana.

Una muy buena película que recomiendo conseguir.

1 Comentario

  1. Estoy de acuerdo en todo. Sólo quiero hacer tres acotaciones.
    1)Quien interpreta al caza recompensas no es C. Lee, sino Robert Culp (magnífico en el papel).
    2) Faltó destacar la notable banda sonora de Ken Thorne. Las escenas más poéticas del film se ven potenciadas por la música, bellísima.
    3) Me hubiera gustado que el film no fuera en tono de semi-comedia (los tres hermanos Clemens parecen los Tres Chiflados…). La historia y la música merecían un tratamiento más serio, más dramático, más de western clásico.

    Y, por supuesto, Raquel Welch está deslumbrante, como siempre.

Comentarios cerrados.