Dos excelentes rarezas de Hanna-Barbera

A veces las producciones de calidad y los elogios de la crítica no van de la mano con el éxito comercial.

Si reuniera a diez personas y les preguntara por estos dibujos animados sería un impacto descubrir que al menos dos de ellas conocieran estas cosas.

La gloriosa productora Hanna-Barbera es famosa por sus clásicos personajes que entretuvieron con mucho humor a varias generaciones con series como Los Picapiedra, Don Gato, Los Autos Locos o Scooby Doo.

Sin embargo en la década del ´70 la compañía sorprendió a todo el mundo con dos series dramáticas que recibieron la aclamación de la prensa.

Fueron dos experimentos de esta compañía que estuvieron totalmente adelantados a su tiempo, ya que no existían dibujos animados dramáticos por aquellos días en la televisión. Hoy tampoco hay demasiadas opciones de este estilo, exceptuando la producción japonesa.

Hoy quería recordar estos dibujos  porque ambos programas fueron productos brillantemente realizados que en materia de contenido se encuentra entre las grandes obras de esta compañía.

DEVLIN (1974)

Dentro de la cultura norteamericana el nombre de Evel Knievel representa un enorme ícono popular que está a la altura de Elvis, Frank Sinatra y John  Wayne, por mencionar personajes famosos.

Evel fue un motociclista de acrobacias super famoso que trascendió por sus loquísimos y peligrosos saltos en la década del ´60 y ´70.

Una clara influencia de Johnny Blaze (Ghost Rider), el personaje de Marvel que casualmente apareció en 1972 cuando Knievel era una estrella del mundo del espectáculo.

Los saltos en motos de este tipo fueron mundialmente famosos al igual que los palos que se pegó, donde por milagro logró salir vivo.

En este video podemos ver las locuras que hacía Knievel.

Lo cierto es que para 1974 Evel era un auténtico icono popular y este tipo de actividades se pusieron de moda en todo el mundo.

Lo muchachos de Hanna-Barbera aprovechando el fenómeno que había por los saltos en moto desarrollaron esta serie animada inspirada en la figura de Knievel.

Devlin fue un dibujo animado muy loco que se destacó principalmente por el dramatismo que tenía la historia.

La serie contaba las andanzas de un motocilcista de acrobacias que trabajaba en un circo y recorría distintas ciudades y pueblos junto a sus dos hermanos.

Cada episodio presentaba conflictos serios que por lo general se centraban en las relaciones humanas. Por ejemplo, había episodios que lidiaban con el tema del alcoholismo y en otro se narraba como el protogonista lograba reconstruir su confianza y autoestima luego de tener un accidente en un show.

La dirección de esta serie corrió por cuenta de un gran veterano de Hanna-Barbera como fue Charles A. Nichols. Un veterano de Disney que dirigió además Los Picapiedra y Los Supersonicos, entras tantos otros proyectos de esta compañía.

Devlin, como mencioné antes, estuvo totalmente adelantado a su tiempor y por eso le costó bastante llegar al público ya que era un dibujo animado muy raro. No era un serie infantil pero se transmitía en horarios para chicos y termino siendo un fracaso en el ráting.

Esto generó que el programa fuera cancelado luego de 16 episodios. Devlin se emitió de septiembre a diciembre de 1974.

Un Dato Loco: En la desopilante serie Harvey Birdman: Abogado hay dos episodios donde aparece Devlin más viejo.

Acá pueden ver los créditos iniciales.

THESE ARE THE DAYS (1974).

Otro experimento loquísimo de estos muchachos.

Este dibujo animado estuvo muy inspirado por programas de televisión como La Familia Ingalls y Los Walton además de la obra literaria de Louise May Alcott (Mujercitas).

La trama transcurría a principios del siglo 20 en un pueblo llamado Elmsville y narraba la vida cotidiana de la familia Day, conformada por una mujer viuda, su padre y sus tres hijos.

A l igual que Devlin el foco de esta producción estaba puesto en la relaciones humanas y la interacción de los protagonistas con otros vecinos del pueblo.

These Are The Days fue un dibujo aclamado por toda la prensa norteamericana en 1974 por el contenido de las historias y la animación que era realmente muy buena y muy detallada en lo que se refierea a la recosntrucción de época.

La dirección también corrió por cuenta de Charles A. Nichols.

En materia de realización claramente se destacó como una de las producciones más logradas de Hanna- Barbera.

Lamentablemente pese a los elogios de la prensa esta propuesta tampoco tuvo suerte en el rating y se canceló también luego de 16 episodios.

Una pena porque era realmente muy bueno este dibujo en materia de argumentos superaba a varias series live action de ese momento.

La serie se transmitió entre septiembre de 1974 y septiembre de 1975.  Otra particularidad que tuvieron estos dibujos es que cada episodio, sin cortes publicitarios, tenía una duración de 30 minutos que era algo absolutamente atípico en la animación de aquellos días.

Los créditos iniciales de These Are The Days.

Creo que si esta no es la única reseña (en castellano no tengo duda que lo es)  que hay en internet de estos dibujos pega en el palo.  Fueron proyectos muy locos de Hanna- Barbera que logré descubrir a través del canal Boomerang (antes que lo destruyeran con programación basura para infradotados) y siempre me gustaron mucho.

Merecían tener una nota y ser recordados.