Tráiganme la cabeza de Alfredo García

Con un título así es imposible dejar pasar un clásico emblemático del cine de acción para cualquier seguidor de este género.

Tráiganme la cabeza de Alfredo García es una de las obras más controvertidas del director Sam “Bloody” Peckinpah, que a 36 años de su estreno todavía sigue manteniendo a la prensa dividida, pese a que hoy en día es un indiscutido film de culto.

Lo cierto es que no hay término medio. Algunos la consideran una de las peores producciones de la historia del cine y quienes opinan diferente creen radicalmente lo opuesto y la califican como una obra maestra.

En lo personal no creo que sea ninguna de las dos cosas.

Sí me parece que es un gran exponente del cine que se hacía en los años ´70 dentro del género de acción, que brinda  una propuesta bizarra y entretenida y no defrauda si buscás ver un propuesta de tiros.

La película fue dirigida por un realizador como Peckinpah que es recordado por haber sido uno de los artistas más controversiales que tuvo el cine norteamericano en los años ´ 70.

Filmes de él como La pandilla salvaje (1969), Perros de paja (1971), Pat Garret y Billy the Kid (1973) y La Cruz de Hierro (1975) generaron muchísima polémica por el alto contenido de violencia que tenían estas producciones.

No en vano el director se ganó el apodo de “Bloody  Sam” a raíz de este tema.

Tráiganme la cabeza de Alfredo García,  de 1974, por supuesto no fue la excepción y por eso terminó siendo prohibida en Argentina, Alemania y Suecia, que fueron los únicos países donde no se estrenó el film.

La trama es bastante sencilla.

Un poderoso narcotraficante mexicano al que sólo se lo conoce con el nombre de El Jefe descubre que su hija adolescente quedó embarazada.

El tipo se vuelve loco y quiere saber quién fue el responsable. Luego de una breve tortura, su hija confiesa que el padre del bebé que espera es Alfredo García, un gigoló con el que tuvo una relación y luego desapareció.

El Jefe reúne a todos sus hombres y ofrece un millón de dólares a quien le traiga la cabeza de García.

Un pianista perrdedor de un bar y su novia prostituta se suman luego a la búsqueda del hombre cuando se enteran que todos los delicuentes y mafiosos anadan buscando a don Alfredo.

La película tuvo en su reparto a dos grandes figuras del cine.

El Jefe fue interpretado por Emilio Fernández, una de las principales figuras de la época dorada del cine mexicano.

Un personaje de aquellos que fue guerrillero revolucionario, se escapó de una cárcel usando dinamita y luego hizo carrera en Hollywood como doble de riesgo y actor, donde terminó posando para la famosa estatuilla del Oscar.

Después hizo una gran carrera como director. Esto ya lo mencioné en otra nota. Un día un crítico publicó una reseña donde destruyó una de sus películas.” El Indio” Fernández,  como lo conocía todo el mundo, cuando leyó la nota fue a buscar al crítico y le pegó un tiro en los huevos.

Historia real.

El otro gran protagonista es Warren Oates, quien ya había trabajado con Peckinpah en La pandilla salvaje y acá interpreta al pianista que va tras la cabeza de Alfredo García.

También aparece Kris Kristofferson en un rol secundario, quien fue protagonista de Pat Garret y Billy the Kid.

De acuerdo al director esta fue la única producción de su carrera que pudo presentar en los cines tal cual la había concebido sin que sufriera cortes de censura por parte de los estudios.

Que esta película sea la gran favorita del director japonés Takashi Miike creo que hoy dice mucho de esta propuesta.

Miike es un claro heredero de Peckinpah y no es raro esta elección teniendo en cuenta la situaciones grotescas que presenta el cuento de Alfredo Garcia.

El film fue absolutamente zarpado en materia de violencia para 1974. Con este trabajo el realizador dejó en claro que él era al cine de acción lo que Jim Thompson representaba al policial negro en la literatura.

Por eso muchos seguidores de este director la consideran la película más Peckinpah de toda la filmografía de Bloody Sam.

Tiroteos ultra  sangrientos, violaciones, torturas, mutilaciones, etc.

No le faltó nada para que fuera repudiada fuertemente por la crítica y después resultara un fracaso comercial.

Lo cierto cierto es que en los últimos 30 años, Tráiganme la cabeza de Alfredo García se convirtió en una de las películas más imitadas por  los directores que trabajan en este género.

Desde Quentin Tarantino a John Woo, todos los realizadores en algún momentos siempre presentan un film donde hay una escena que es una clara referencia a este clásico de Peckinpah.

Algo muy loco que no debe dejarse de mencionar es que pese a todo la locura y violencia que tiene la historia esta producción tiene muchos momentos de humor.

De hecho el director en su momento llegó definirla también como una comedia grotesca de acción. Esto es interesante porque demuestra también que Peckinpah no se tomó tan en serio el viaje de autodestrucción que emprende el personaje de Warren Oates, como si lo hicieron muchos medios en 1974.

Te puede gustar o no, lo que nadie puede negar es que Tráiganme la cabeza de Alfredo García es uno de los grandes clásicos del  cine de acción y quienes se interesen por la historia del género no pueden desconocerlo.

3 Comentarios

  1. Hola Hugo la semana pasada me enteré que se hizo una remake de “Perros de Paja” ..para mi completamente innecesaria..pero bueno,sabemos los yankees están sin ideas. El trailer ya estaá disponible. Slds.

  2. Leì por ahi que tambien planeaban una remake de la pandilla Salvaje,…eso serìa imperdonable. Ahì habría que pegarle un tiro en los huevos a su realizador. Leì hace poco un libro sobre Sam llamado hermano perro, muy bueno, es increible como directores como scorsese, lucas, coppola, alaban esta peli (y a mi criterio les sobran motivos)y de un antes y despues de Peckinpah. Saludos hugo!!!!

Comentarios cerrados.