Infernal Affairs

200px-Infernal_affairs Infernal Affairs es un peliculón chino dirigido por Alan Mak del  2002 que impulsó la realización de una de las mejores trilogías policiales  que brindó el cine en los últimos años.

Dentro de la cronología de la saga este film en realidad es la segunda parte y continúa los hechos presentados en Infernal Affairs 2.

Si bien Los infiltrados de Martin Scorsese se centró principalmente en esta película, la realidad es que la versión norteamericana tomó elementos de los tres filmes.

Sin embargo, como mencioné en la nota anterior,  las películas tienen poco que ver entre sí.

Infernal Affairs presenta una propuesta diferente en comparación con lo que fue la precuela  desde la realización.

La primera entrega es un film donde los directores se tomaron su tiempo para desarrollar bien la historia de los personajes principales y   la guerra entre la policía y las familias mafiosas de Hong Kong.

En el caso de la continuación, la historia es mucho más atrapante y la narración está más relacionada con el cine hollywondense que el oriental.

La película no da respiro desde la primeras escenas y toda la historia se desarrolla en un clima de tensión constante que los directores lograron mantener durante los 97 minutos que dura el film.

Está bueno destacar este logro de los directores porque lo que hicieron es algo bastante difícil de conseguir.

En mi opinión esta saga ya forma parte de los grandes clásicos orientales de este género junto con la serie épica de Kinji Fukasaku, Battles Withouth Honor & Humanity y Election de Johnny  To.

infernal_affairsLa trama se centra en los dos infiltrados presentados en el episodio anterior.

Yan, interpretado en este caso por Tony Leung (Héroe, Hard Boiled)  es policia y uno de los hombres de confianza del capo Hon Sam.

Ming, interpretado por el director y actor Andy Lau (La casa de las dagas voladoras) es un detective con una carrera en ascenso que en realidad trabaja como informante del mafioso Sam.

En esta historia ambos tienen la misma misión que es descubrir quién es el policía encubierto que trabaja para la mafia y quién es el detective corrupto que sirve a la criminales.

Las filtraciones están en los dos bandos y llegó la hora de la verdad.

Lo mejor de esta entrega son los trabajos de Leung y Lau en los roles principales que se lucen con dos personajes complejos que se vuelven cada vez más interesantes a medida que los conocemos en profundidad con el transcurso de la historia.

A diferencia de Los Infiltrados que tiene un final más redondo, en Infernal Affairs la conclusión es un poco más abierta y deja el terreno preparado para lo que se viene en el capítulo final de la trilogía.

Un peliculón que no tiene desperdicio.

Reitero, si van a disfrutar de esta serie arranquen por  Infernal Affairs 2, ya que la historia se disfruta mucho más si la siguen de manera cronológica.

1 Comentario

  1. que peliculon! creo que es la pelicula que mas bronca me dio ver que masacren en hollywood. ver como se llevaba todos los alagos la version yanqui siendo muy inferior (en mi opinion) a la version original. hasta en las actuaciones, cosa que es raro ver tanta expresividad en actores asiaticos, en esta pelicula por ejemplo en la escena final, Lau en el elevador se ve realmente turbado y se puede sentir la tension. la version yanqui me decepciono en este aspecto, la misma escena parece que a los actores no los mueve mucho, como si fuera un tramite, no se, no me transmitio absolutamente nada…

Comentarios cerrados.