BLACK MAMA, WHITE MAMA

Un clásico que protagonizaron en 1972 Pam Grier y Margaret Markov, dos íconos sexuales de aquella década. Volvieron a trabajar juntas en 1974 en un film bizarro producido por el maestro Roger Corman, titulado The Arena, que fue la versión femenina clase B de Espartaco. Black Mama, White Mama es muy divertida y fue escrita por Jonathan Demme, quien años después se convertiría en un respetable director, responsable de filmes como Filadelfia y El Silencio de los Inocentes. Este fue uno de sus primeros trabajos en el cine. Acá aparece también Sid Hail, quien es una presencia clásica en los filmes de Rob Zombie. Otro dato para destacar es que este es el único film del filmado fuera de los Estados Unidos. La historia transcurre en la República de Filipinas.