Reseña de Firestarter

Publicidad

Calificación: D+

Firestarter fue una entretenida de horror y ciencia ficción de que se publicó en 1980 y le dio una vuelta diferente al concepto de Carrie con teorias conspirativas y agencias gubernamentales secretas muy propia de los tiempos la Guerra Fría.

En 1984 fue adaptada con Drew Barrimore en el rol protagónico y la dirección de Mark Lester, quien luego tendría una mayor repercusión en el género de acción con clásicos como Comando (Schwarzenegger) y Muerte en el barrio japonés ().

El film que contó en su reparto con las presencias de  David Keith, Martin Sheen y George C. Scott consiguió una mejor recepción cuando llegó a la televisión y el club y en el 2002 tuvo una continuación en una miniserie horrenda realizada por el canal Sci-Fi.

La historia seguía a la niña psíquica en la adultez, un concepto que era interesante pero  terminó desarrollado con un guión mediocre.

Esta producida por la compañía Blumhouse, que desde hace años monopolizó el género de terror en Hollywood, está claramente destinada a los espectadores Millennials que desconocían por una cuestión generacional la existencia del film original.

En parte porque desapareció de los canales de en la tele desde fines de los años ´90.

El público que sigue el género tiene claro que  las propuestas de esta compañía en ocasiones brindan películas decentes como El hombre invisible y Freaky y en otras oportunidades mamarrachos como la de Jóvenes brujas.

Firestarter se suma a la lista negra de Blumhouse al ofrecer un film insípido y desapasionado, producto de la labor de un director inepto que demuestra una incapacidad absoluta para crear situaciones de tensión y suspenso.

Keith Thomas, quien había tenido un debut olvidable con The Vigil (2019, elabora una adaptación tonta de la obra de King con villanos acartonados y una narración sosa donde el argumento se desarrolla de un modo acelerado y los elementos de terror se limitan al uso de efectos digitales artificiales.

Al cineasta le lleva una hora establecer la premisa de la historia y cuando empieza a desarrollar el conflicto central su narración salta directamente al clímax,  para cerrar la película con una torpeza abrumadora.

La recordada escena donde Charlie enfrentaba a los agentes del gobierno en una granja, que en la original tenía lugar a los 36 minutos, en la remake recién se presenta en la última media hora y luego viene el desenlace.

La dirección de Thomas nunca llega a desarrollar la relación padre e hija que era el vínculo más importante de la de King y el suspenso que tenía la persecución que enfrentaban los protagonistas brilla por su ausencia.

Lo único que se puede rescatar de esta película es la banda sonora realizada por y su hijo, que evocan con los sintetizadores el de horror de los ´80 y la labor de Zack Efron, quien después de esto podría sumarse al equipo de remo olímpico de los Estados Unidos.

Junto con Sydney Lemmon (Fear the Walking Dead), quien encarna a su esposa en la trama, son los únicos miembros del reparto que al menos hicieron el esfuerzo de aportarle emociones genuinas a los personajes.

La labor de Ryan Kiera Armstrong, en el rol protagónico, mejora con el transcurso del film y aunque carece del carisma que supo tener en el mismo rol Drew Barrimore, tampoco se puede objetar demasiado su actuación ya que se nota que ni siquiera tuvo una dirección.

Por lejos una de las peores producciones que se gestaron en los últimos años sobre una obra de King, donde se nota la falta de interés de los realizadores por el material y la falta de creatividad para ofrecer un espectálo más entretenido.

Notas relacionadas

Publicidad

3 comentarios

  1. Leo lo del momento de la granja tan cerca del final y no lo entiendo, no lo visualizo.
    Lei hace poco el libro y no es de mis favoritos pero si presenta cosas interesantes, sobre todo cuando va de lleno con la conspiranoica medica gubernamental. Y de eso va el toda la ultima parte.

    King no es dificil de adaptar, pero hay que saber que sirve en texto y que en imagen y saber darle tiempo en pantalla.

  2. Y el tío Esteban había salido a bancarla, debe ser que ni le hicieron el muestreo de prueba. O que está tan acostumbrado a que se manden cualquiera con sus obras, se limita a ver el home banking y listo, lo que sería bastante triste.

  3. Che Arquero hablando del tío Esteban bancada cualquier cosa, ¿no había dicho que la torre oscura era una buena adaptación?? Porque hablando de malas adaptaciones la última película de la Torre oscura se lleva todo los premios.

    P.d.: igual la torre oscura es muy difícil de adaptar.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.