Reseña de Studio 666

Publicidad

Calificación: D+

en el estudio 666 es una propuesta que probablemente resultará satisfactoria para el nicho de fans más acérrimo del músico David Grohl que busque ver a su ídolo en el cine.

Caso contario cuesta bastante encontrarle algún valor notable a esta producción que resulta decepcionante como sátira del de clase B.

Más que una película de los Foo Fighters el proyecto parece un capricho vanidoso de Ghohl que tranquilamente se podría haber exhibido como un corto de media hora en You Tube o en alguna plataforma de streaming.

A diferencia de la banda , donde sus integrantes le ponen onda a todo, inclusive a un largometraje animado con , en este caso es David quien acapara el protagonismo mientras que el resto de sus compañeros, en piloto automático, tienen participaciones limitadas para no dejarlo solo al baterista.

La idea conceptual no era mala pero lamentablemente no le encontraron la vuelta en la realización y la ejecución resultó fallida.

La película busca rendirle homenaje a través de la sátira al de clásico de los años ´70 Y ´80 y toda la era de los efectos especiales prácticos, como los que solía ofrecer Tom Savini.

La secuencia inicial, ambientada en 1993, evoca el subgénero slasher de aquellos días con una introducción efectiva del gore que más adelante cobra protagonismo.

El problema es que la historia enseguida se desinfla con la introducción de Grohl, quien hace un esfuerzo sobrehumano por intentar ser gracioso y termina saboteado por un guión deplorable.

El resto de los Foo Fighters salen mejor parados al tener una presencia testimonial, donde queda claro que no tenían ganas de trabajar en un largometraje de este tipo.

Las situacioness graciosas son desastrosas y parecen escritos por los guionistas de la franquicia Marvel, campeones mundiales del humor forzado.

Con el correr del tiempo este aspecto del film se vuelve tedioso y como la música de banda tampoco tiene relevancia en la trama, en el estudio 666 se hunde por el peso de su propia estupidez

La dirección corrió por cuenta de B. J. Michaels, quien había hecho un trabajo decente hace unos años en Hatchett 3, con Danielle Harris, y en esta labor presenta una obra incoherente que nunca define lo que desea hacer con el género.

Queda la sensación que la película la fueron armando mientras la filmaban sin tener claro el rumbo que le querían dar a la historia.

Por momentos intentan centrarse en la parodia del thriller sobrenatural, con referencias a Evil Dead y El exorcista, después se mete con el slasher y luego con los misterios de y no consigue ser efectiva en ninguno de esos campos

Lo único rescatable se encuentra en la música incidental, que contó con la colaboración de John Carpenter (quien aparece en un breve cameo) y un par de escenas que juega con los efectos prácticos de los ´80 y están bien realizadas.

El resto es para el olvido.

David Grohl hubiera quedado mejor parado si liberaba esto en You Tube para los fans en lugar de lucrar comercialmente con una comedia de terror mala que ni siquiera difunde la música de la banda.

Comparada con esta producción Meets the Phantom of the Park parece una obra de David Lynch.

 

 

 

Notas relacionadas

Publicidad

5 comentarios

  1. La verdad que ni ganas de bajarla después de esta reseña.

    Si bien la banda me gusta (aunque no me vuelve loco) siempre me parecieron muy originales y divertidos sus videos con lo cual le tenía cierta expectativa a la peli.
    Pero obviamente no es lo mismo hacer un clip de 4 minutos que una peli de hora y media… una lástima

    Gracias por la reseña Hugo!

  2. «Marvel, campeones mundiales del humor forzado.»

    – Me voy a afanar esta descripción de Marvel…. jajaja

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.