Reseña de Finch

Publicidad

CALIFICACIÓN: B-

El año pasado Tom Hanks manifestó su descontento con el hecho que sus últimas películas terminaron en plataformas de streaming, ya que fueron propuestas concebidas para ser disfrutadas en una sala de cine.

A raíz de la pandemia el News of the World terminó en para su distribución internacional, le vendió el bélico, Greyhound, a Apple TV y el mismo destino tuvo Finch.

Una producción de Robert Zemeckis con dirección de Miguel Sapochnik (Repo Men) que gestó la productora de Steven Spielberg, Amblin Entertaiment.

Originalmente se iba a estrenar en los cines en octubre del año pasado, pero luego la pospuso varias veces hasta que se la sacaron de encima y la vendieron al sitio de streaming.

Probablemente no les cerraron los números cuando se dieron cuenta que el film no iba a funcionar muy bien comercialmente en este contexto de pandemia.

La idea de encerrarse en un a ver una historia depresiva sobre la aniquilación de la humanidad producto de una castásrofe ambiental no es plan favorito de la gran mayoría del público.

Antes de arriesgarse  e invertir millone de dólares en el lanzamiento de una producción a la que claramente no le tenían fe la despacharon para el consumo hogareño.

Finch no es una mala película pero se siente como una mezcla burda de Náufrago con Soy Leyenda, Chappie (Neil Blonkamp), Wall-E y esa joya que fue A Boy and His Dog (1975), basada en una historia de Harlan Elison con un joven Don Johnson.

Una propuesta ambientada en un mundo post-apocalíptico mucho más entretenida que la obra de Sapochnick, que se olvida enseguida después de un primer visionado.

Hanks encarna a un ingeniero en robótica que sobrevivio un cataclismo solar que devastó a la mayor parte de la humanidad. Tras pasar diez años encerrado en un bunker con su perro, el protagonista crea un robot para que pueda proteger a su mascota.

En los primeros minutos se establece que su salud está muy deteriorada y probablemente no vivirá demasiado tiempo.

A raíz de la amenaza de una tormenta que duraria 40 días, el ingeniero se ve obligado a abandonar su refugio de St Louis para emprende un viaje a San Francisco.

Durante la travesía el hombre le enseña al robot lecciones de vida para que pueda proteger al canino cuando llegue el momento de su muerte.

Más que una propuesta de ciencia ficción, el director elabora una road movie existencialista donde el protagonista intenta transmitirle conceptos de la condición humana a un objeto de inteligencia artificial.

Hanks, quien tiene el carisma y la experiencia, para llevar adelante la película con su interpretación consigue que el espectáculo dentro de todo sea ameno.

Gran parte del film se centra en la relación entre el ingeniero Finch y el robot que se hace llamar Jeff porque quiere vivir la experiencia de ser un humano más.

La premisa no es mala, el problema de este film es la ejecución del director que resulta algo tediosa.

En parte porque la historia no va a ninguna parte y gran parte de las situaciones que atraviesan los dos personajes principales no son interesantes.

La road movie existencialista se trabajó mejor en películas superiores y en este caso tampoco ayudó todo el contexto depresivo que rodea a los protagonistas, donde no hay un mínimo espacio para la esperanza.

Más allá de la labor de Hanks,  quien siempre genera empatía y los efectos visuales con el robot que están bien logrados y cuenta con la interpretación de Caleb Landry Jones (X-Men: First Class), no encontré grandes méritos creativos en Finch para recomendarla con entusiasmo.

Si les atrae la premisa pueden encontrar esra película en el puerto de Jack.

Notas relacionadas

Publicidad

10 comentarios

  1. A mí me gustó, si bien no viene a revolucionar el género y no aporta nada novedoso (tampoco se lo propone) la levanta mucho la presencia de Tom Hanks y tiene un excelente laburo en el diseño de producción y efectos visuales.

    Está bueno el detalle de que tuvieron un perro real y no uno en CGI que es lo más común hoy en día.
    No la sentí tan depresiva salvo cerca del final donde se extendieron un poco con esa cuestión y el desenlace es extrañamente anti-climático.

  2. Si bien no es una genialidad, a mi me gusto la película, su idea contemplativa, incluso yo pensé que iba a tener un final aun mas bajón (SPOILER ALERT: que la pareja final que quedaba era jeff y el rover)…El robot, me recordó un poco al de «corto circuito» en cuanto actitud y diseño… Suma muchisimo Tom Hanks, quien no defrauda nunca, el diseño , los paisajes y que le dieron una vuelta de tuerca de sci-fi a una película que de no ser en ese entorno terminaba siendo una «nomadland»

  3. El final anti-climático tiene relación con varia cosas que no terminan de cuadrar.
    Si toda la existencia del Jeff pasa por cuidar el perro que va a pasar con él cuando se muera.
    Nunca se explora ese tema que es una enorme pifiada que se manda Finch.
    Si bien no llega a ser mala para mí es una película que no tiene personalidad propia y eso me hizo perder el entusiasmo.

  4. Un poco dejaron entrever que el robot está en constante crecimiento, para cuando termina la película no es el mismo que robot que al comienzo. Para mí que cuando el perro muera el robot va a encontrar otro sentido a su existencia, pero es suposición mía.

  5. De temas post apocalipticos…Hugo, viste la serie francesa «El colapso»…es muy buena ( bueno a mi me gusto mucho mas alla de su costado ecologista). Son 8 capitulos de entre 17 a 25 minutos, y la verdad, que termina dando miedo autentico.

  6. La verdad es que uno lee la sinopsis + Tom Hanks y es dificil no hacerse algun tiopo de ilusion, mas siendo que Chapie es una pelicula que me encanto por que acertaba en lo que creo era por lejos lo mas importante de la peli que era el proceso de aprendizaje del robot.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.