Reseña de Candyman

Publicidad

Calificación: B

Candyman fue una película que en 1992 le otorgó un soplo de aire fresco al sobrenatural y en especial al subgénero slasher.

Inspirada por un cuento de (creador de ), la obra del director Bernard Rose sorprendió con una gran exploración de la mitología de las leyendas urbanas y el racismo en los Estados Unidos.

Eventualmente se convirtió en una propuesta de culto que quedó en el recuerdo por la interpretación de Tony Todd en el rol del villano y la tremenda banda sonora de Philip Glass.

Lamentablemente los productores luego no supieron explotar el potencial del personaje y expandieron la franquicia con dos filmes horrendos que carecían de la calidad artística de la entrega original.

La nueva película que llega a los cines esta semana se establece como una continuación directa de la obra de Rose y contó con la producción de Jordan Peele.

Un cineasta obsesionado con el racismo y la constante victimización de la comunidad negra norteamericana que hasta ahora no se le cayó una idea en su filmografía, más allá de repetir una y otra vez estas temáticas.

Esta versión de Candyman adapta el concepto del personaje en los tiempos del Black Live Matters donde obviamente el tema de la brutalidad policial no podía quedar afuera.

En este contexto lo mejor que le pudo pasar al proyecto fue que la dirección quedara a cargo de Nia DaCosta, quien supo encontrar un balance más equilibrado entre el de género y el sermón del comentario social que en manos de Peele hubiera sido infumable.

DaCosta, quien actualmente trabaja en Capitana 2, debutó hace unos años con el neo western Little Woods (con Lily James) y en este caso ofrece un film decente que se conecta con la obra original.

Si no tienen muy presente la primera Candyman lo ideal sería repasarla antes de ver esta película para apreciar mejor los detalles que vinculan a las dos historias.

De hecho, el origen del nuevo protagonista representó una subtrama de la producción del ´92.

De todos modos para quienes no llegaron a verla el argumento también incluye un resumen de los acontecimientos previos que se narran a través de secuencias de con siluetas.

Uno de los aportes artísticos más inspirados de esta continuación.

La película de la directora DaCosta encuentra sus mejores momentos en aquellas ocasiones que se mete de lleno en el género de horror con el fin de indagar la mitología del folclore urbano.

Si bien por momentos se siente una maquillada, la trama le da una vuelta diferente al concepto de Candyman, aunque eso acarrea como desventaja que la participación de Tony Todd se limite a un cameo.

La gran debilidad de esta película, más allá del trillado comentario de justicia racial del guión de Peele, es que no hace demasiado por enriquecer los conceptos presentados en la obra original.

Cuenta con un buen reparto y una puesta en escena prolija pero tanto la historia como los personajes son olvidables y carecen del atractivo necesario para entusiasmarse con un resurgimiento de la franquicia.

No obstante, en una temporada floja para el género de horror, el film sobresale entre los pocos estrenos decentes que llegaron al cine  y es una opción para tener en cuenta.

Publicidad

9 comentarios

  1. No le tenia mucha Fé, asi que me voy a hacer un repaso de la original (si la puedo encontrar en algun lugar).
    Asi como esta semana hice con la saga de Jason, que empece viendo Viernes 13 parte 1 en HBOMax y termine viendo la parte 5 en PlutoTV.

  2. ¡Hola Hugo! Justo ayer te vi en la función de prensa y quería consultarte por estos puntos que señalás a ver si estaba exagerando pero no quise molestar. A esta altura lo de Peele resulta muy molesto, cada producción en la que está metido (sea como director o productor) asusta poco y denuncia mucho. Es entendible, pero el terror queda desplazado en un rol casi inexistente.
    La película original también realizaba ciertas denuncias sobre las problemáticas urbanísticas en relación al pueblo afroamericano, pero no de manera tan panfletaria. Estaba todo puesto cuidadosamente para que el público realice su propia lectura.
    Una pena porque la dirección de DaCosta fue bastante interesante.

    ¡Abrazo enorme!

  3. Hola Ignacio, repasemos.
    La primera escena de la película es la imagen de unas siluetas que muestran a un policía persiguiendo con un bastón a un chico supuestamente negro.
    Después salvo por una escena de flashback donde se da a entender que Candyman mató a unas chicas negras, todas las víctimas son blancas; mujeres y policia violentos.

    A esto sumale que hizo lo mismo es Get Out, Us y las series La dimensión desconocida y Lovecraft County y queda claro que tiene un resentimiento enorme con el tema de la opresión blanca que no lo puede superar. El panfleto está por encima del arte.
    No obstante, lo peor de todo es que retrata a la comunidad negra en una victimización permemanente y después lo aclaman en la prensa!
    Infumable.
    Abrazo!

  4. Hola Hugo y ponete a pensar que esta película se iba a estrenar el año pasado y se filmo en el 2019 antes de todo el quilombo del año pasado con el Black Lives Matters… Osea imagínate si la hubieran filmado el año pasado capaz se le pasaba de rosca a Peele el panfleto en el guión…

    Saludos!

  5. Y digo Hugo no será que la comunidad sufre mucho y que generalmente son los que más muertes y hostigamiento ante la policía?
    Más allá de que no vi la película, me extraña que digas que está obsesionado como si no hubiera razones para ello

  6. Pero el hostigamiento no lo descubrió Peele Rodri, existe hace más de 200 años y en el cine abundan los directores que trabajan el tema con más neuronas.

    Peele tampoco representa a toda la comunidad negra ni sus opiniones sobre ese tema.
    Sus panfletos políticos tiene una marcado perfil racista que tampoco le importa esconder.
    Recordemos que declaró jamás le daría un rol protagónico a un actor blanco.

    Una cosa es preocuparse por una problemática social y plantear una reflexión al respecto (como lo hizo la primera Candyman o Ryan Coogler en Fruitvale Station) y otra muy distinta es quemarle la cabeza a la gente una y otra vez con el mismo panfleto resentido que usa en todas sus producciones: Los blancos tienen la culpa de todos los males de la humanidad.

  7. Creo que es la única película del genero de terror que me causo un impacto muy grande y me dio miedo de verdad.
    La vi por cable en el 93 con 10 años y realmente recuerdo que me cague en las patas. Ya había consumido slasher como martes 13, freddy o halloween. Si bien había escenas que ponían mi coraje a prueba nunca me sentí incomodo mirandolas y me encantaban.
    Candyman realmente me traumo. Hoy es una de mis favoritas y con el correr de los años la valore muchísimo más.
    Esperaba de esta secuela/remake algo decente, por suerte parece que lo lograron.
    Saludos!

  8. Uf… Si esta peele olvidate… Me tiene harto ese tipo q es un declarado racista anti blanco sin duda. Pretende q todo lo q haga sea panfleto adoctrinador, y esta seguro q no zafa de esa impronta.
    Ni a ganchos gastar una entrada en el cine para esto. Internet a full y listo

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.